Demolerán la escuela del tiroteo de Uvalde: “Nunca se podría pedir a un niño que vuelva”

·5  min de lectura
En esta foto de archivo tomada el 28 de mayo de 2022, una niña deposita flores en un monumento improvisado en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.
En esta foto de archivo tomada el 28 de mayo de 2022, una niña deposita flores en un monumento improvisado en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas. - Créditos: @CHANDAN KHANNA

UVALDE.- El alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, anunció el martes que la primaria Robb, donde el 24 de mayo se produjo la masacre más mortífera en una escuela de Texas, será demolida.

“Nunca se podría pedir a un niño que vuelva o a un profesor que vuelva a esa escuela. Jamás”, dijo el funcionario en una reunión del consejo de la ciudad.

Además, visiblemente frustrado por los constantes cambios en la información publicada sobre lo que ocurrió el día en que 19 niños y dos profesores fueron asesinados a tiros, criticó duramente al Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) y a su jefe, el coronel Steven McCraw.

Los Rangers de Texas, una agencia del DPS, están dirigiendo la investigación sobre el tiroteo y McLaughlin dijo a los residentes que estaba molesto porque él y otros funcionarios de la ciudad nunca fueron informados de cómo va la investigación.

También argumentó que McCraw está haciendo declaraciones engañosas para ayudar a distanciar las acciones de los policías estatales y los Rangers de Texas que respondieron al tiroteo.

“El coronel McCraw ha seguido, llámese como se quiera... mintiendo, filtrando, engañando o confundiendo información para distanciar a sus propios soldados y Rangers de la respuesta. En cada sesión informativa omite el número de sus propios oficiales y Rangers que estaban en la escena ese día”, dijo McLaughlin.

“Fracaso rotundo”

Unas horas antes, el coronel McCraw había comparecido ante los legisladores de Texas, y criticó duramente la respuesta de las fuerzas del orden a la masacre y las decisiones del jefe de policía del distrito escolar de Uvalde, Pedro “Pete” Arredondo.

La policía tenía suficiente personal y armas de fuego en la escuela de Uvalde como para detener al autor de la masacre tres minutos después de que éste entró en el edificio, y habrían descubierto que la puerta del aula en la que se refugiaba no tenía el seguro si se hubieran molestado en revisarla, declaró el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, quien describió la operación policial como un “fracaso rotundo”.

El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, utiliza fotos de puertas para presentar lo que sucedió durante el tiroteo en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, ante el Comité Especial del Senado de Texas, el martes 21 de junio de 2022.
El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, utiliza fotos de puertas para presentar lo que sucedió durante el tiroteo en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, ante el Comité Especial del Senado de Texas, el martes 21 de junio de 2022. - Créditos: @Sara Diggins


El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, utiliza fotos de puertas para presentar lo que sucedió durante el tiroteo en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, ante el Comité Especial del Senado de Texas, el martes 21 de junio de 2022. (Sara Diggins/)

Los agentes policiales armados con fusiles permanecieron en un pasillo de la escuela durante más una hora, esperando en parte más armas y equipo, antes de que finalmente irrumpieran en el aula y mataran al hombre armado, poniendo fin al ataque del 24 de mayo en el que murieron 19 niños y dos maestras.

“No me importa si llevas chanclas y bermudas, tienes que entrar”, declaró McCraw durante una audiencia en el Senado estatal.

Según McCraw, la puerta del aula no se podía trabar desde el interior, y dijo que un profesor informó antes del tiroteo que la cerradura estaba rota. Sin embargo, no hay indicios de que los agentes intentaran abrirla durante el ataque, dijo McCraw. Señaló que la policía, en cambio, esperaba una llave.

“Tengo buenas razones para creer que nunca tuvo el seguro puesto”, declaró McCraw sobre la puerta. “¿Qué tal probar y ver si la puerta está cerrada con llave?”

Las investigaciones a nivel federal, estatal y local de la masacre en la Escuela Primaria Robb se han enfocado en la lentitud de la respuesta policial.

McCraw arremetió contra Pete Arredondo, el jefe de policía del distrito escolar de Uvalde que supuestamente estaba a cargo. “Lo único que impidió que los dedicados agentes entraran en las aulas 111 y 112 fue el comandante que estaba en la escena, quien decidió priorizar las vidas de sus agentes sobre las de los niños”, afirmó.

Arredondo tomó “decisiones terribles”, manifestó McCraw.

Arredondo ha dicho que no se consideraba la persona al mando de la operación y daba por sentado que otra persona había tomado el mando. Arredondo ha rechazado varios pedidos de declaraciones de The Associated Press, y su abogado no ha respondido a una solicitud de comentarios realizada el martes.

El jefe de policía testificó el martes durante unas cinco horas en una audiencia a puerta cerrada con una comisión de la Cámara de Representantes de Texas que también investiga la tragedia, según el presidente del panel.

Al conocer los últimos detalles, los miembros del Senado reaccionaron con furia, algunos tachando a Arredondo de incompetente y señalando que ese retraso costó vidas. Otros presionaron a McCraw para que explicara por qué los policías estatales presentes en el lugar no tomaron la iniciativa. McCraw dijo que los policías no tenían autoridad legal para hacerlo.

El gráfico muestra la secuencia de eventos durante la masacre en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.
El gráfico muestra la secuencia de eventos durante la masacre en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.


El gráfico muestra la secuencia de eventos durante la masacre en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.

El jefe de seguridad pública presentó una línea de tiempo que indicaba que tres agentes con dos fusiles entraron en el edificio menos de tres minutos después del hombre armado, un joven de 18 años con un fusil semiautomático tipo AR-15. Varios agentes más entraron minutos después. Dos de los agentes que entraron en el pasillo al principio resultaron con heridas leves por disparos.

La decisión de no actuar va en contra de lo que la policía ha aprendido en las dos décadas transcurridas desde el tiroteo en la secundaria de Columbine, en Colorado, en el que murieron 13 personas en 1999, dijo McCraw.

“No hay que esperar a un equipo SWAT. Con un agente es suficiente”, declaró.

Agencia AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.