Demócratas sueñan con ganar Texas tras auge de voto anticipado

Rachel Adams-Heard
·6  min de lectura

(Bloomberg) -- Un increíble aumento de la votación anticipada en ciudades de Texas da esperanzas al sueño de los demócratas de sacudir el sólido control republicano que alguna vez hubo en el estado.

Desde Austin hasta Houston, y en sus suburbios en expansión, la participación electoral está rompiendo récords en Texas, que no ha apoyado a un candidato presidencial demócrata desde 1976. Las encuestas muestran al nominado del partido, Joe Biden, a muy poca distancia del presidente Donald Trump, y el boletín Cook Political Report cambió la posición de Texas el miércoles, pasándolo de “inclinación republicana” a “cara o cruz”. La compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, visitará Houston, Fort Worth y McAllen esta semana.

Casi 8,5 millones de tejanos habían emitido sus votos el miércoles, lo que representa aproximadamente 95% de la votación total en 2016. Los suburbios de rápido crecimiento y cada vez más diversos son lugares donde se evidencian algunos de los mayores repuntes en la votación anticipada, y demócratas señalan que un aumento en la participación electoral femenina es motivo de optimismo. Las mujeres solteras constituyen un tercio de los tejanos que votaron en esta elección y no votaron en 2016, dijo la sede estatal del partido a principios de esta semana.

“Los demócratas estamos votando como si nuestras vidas dependieran de ello”, dijo Cynthia Ginyard, presidenta del Partido Demócrata en Fort Bend, un condado de rápido crecimiento que abarca suburbios de Houston como Sugar Land y Katy y que ha llegado a encarnar los cambios demográficos que los demócratas buscan capturar.

Al miércoles, 61% de todos los votantes registrados en Fort Bend habían emitido sus papeletas, ya sea en persona o por correo, convirtiéndolo en uno de los nueve condados que han superado el conteo total de votos de toda la elección de 2016. El condado favoreció a Hillary Clinton por un margen de 6,6 puntos porcentuales en 2016.

El condado de Travis, que incluye a Austin y sus suburbios en rápida expansión, también ha visto que la votación anticipada excede el total de todas las papeletas de 2016. El condado de Dallas, también demócrata, está acercándose al mismo hito. En el condado de Harris, el más grande del estado que además incluye a Houston, casi 1,3 millones de personas han votado de manera anticipada.

Durante más de 25 años, Texas fue firmemente conservador, con políticos inclinados hacia las armas y devotos como el presidente George W. Bush y Rick Perry, exgobernador y secretario de Energía de EE.UU. Dallas, Austin, Houston y San Antonio eran focos liberales en un radar ampliamente republicano. Pero un auge demográfico impulsado por inmigrantes y nuevas llegadas ha puesto en juego la política del estado.

Corporaciones como Apple Inc. y Toyota Motor Corp. se han expandido, trayendo empleados que llegan con sus ideales políticos. A medida que el costo de vida aumenta en las ciudades, los jóvenes se están estableciendo en lugares como Katy y Round Rock, en el condado de Williamson.

Y desde 2011, Texas ha sido uno de los cinco estados mayoría-minoría. Sus suburbios, como muchas otras partes del país, ya no son enclaves predominantemente blancos. En el condado de Harris, 8.800 personas que votaron de manera anticipada tienen el apellido vietnamita Nguyen, según un tuit de un periodista del diario Houston Chronicle.

Demócratas nacionales sostienen que una participación como esa pone al estado a su alcance. Michael Bloomberg, fundador y propietario mayoritario de Bloomberg LP, la empresa matriz de Bloomberg News, dijo que gastará US$15 millones para apoyar a Biden en Texas y Ohio.

Incluso si Biden se queda corto, ceñir las carreras competitivas para la Cámara de Representantes del estado podría ayudar a los demócratas a redistribuir distritos después del censo.

Señales de precaución

A pesar de todo el asombro ante los votos anticipados y la brecha que se cierra en las encuestas, los expertos advierten que es difícil sacar conclusiones.

“El volumen impresiona”, dijo Jim Henson, profesor de la Universidad de Texas en Austin que dirige el proyecto Texas Politics Project. “Pero al mismo tiempo, creo que hasta que veamos cómo son las cifras reales del día de las elecciones, no está claro si habrá impacto, o qué tanto habrá”.

Es probable que el aumento se deba a la falta de opciones. A diferencia de otros estados disputados, los votantes de Texas no citan el miedo al covid-19 como una razón para votar por correo. Eso significa que residentes temorosos del virus podrían haber votado de manera anticipada para evitar largas filas el día de las elecciones.

Los condados republicanos también han visto un aumento en la votación anticipada, y Denton, en el norte de Texas, había alcanzado 60% de participación al miércoles. En los suburbios de Dallas, el condado de Collin, que se ha convertido en un campo disputado a pesar de que Trump lo ganó por dos dígitos en 2016, registró una participación de 62%.

Después de converger para mostrar que Trump y Biden estaban empatados durante el fin de semana, un promedio actualizado de las encuestas 2020 de FiveThirtyEight se amplió ligeramente esta semana, mostrando a Trump con una ventaja de un punto el jueves.

No obstante, históricamente Texas ha tenido pocas encuestas y los residentes no se adhieren a un partido cuando se registran para votar, lo que dificulta ver quién está emitiendo su voto con anticipación.

En todo el estado, los votantes que participaron más recientemente en una primaria republicana tienen una ventaja de 350.000 votos sobre los que lo hicieron en una primaria demócrata, según Derek Ryan, experto en datos de votantes republicanos en Austin. Pero cerca de 3,5 millones de las personas que votaron de manera anticipada no participaron en las primarias de ninguno de los partidos.

Los hispanos son cruciales

La clave del giro a favor de Biden en Texas es el voto hispano, ya que los latinos representan 30% de todos los votantes elegibles. A nivel nacional, la participación latina en la votación anticipada es más del doble que en 2016. Al igual que el resto del país, se espera que la gran mayoría de los votos hispanos en Texas sean para Biden, y la visita de Harris a McAllen la llevará al corazón de la región fronteriza de cuatro condados de Rio Grand Valley. Pero las encuestas están por todo lado y ha dado lugar a una muestra más fuerte de lo esperado de votantes latinos conservadores.

“En Texas, el voto latino ha tendido a inclinarse hacia los demócratas, pero justamente, se inclina por los demócratas”, dijo Renée Cross, directora senior de la Escuela de Asuntos Públicos Hobby de la Universidad de Houston. “No creo que haya ninguna duda de que la mayoría de los hispanos votarán por Biden, pero la pregunta es cuántos de los que usualmente votan republicano votarán por Trump”.

Dejando de lado la incertidumbre, la votación anticipada y unas encuestas más reñidas de lo habitual son una alerta para los republicanos que pensaban que tenían tiempo antes de que el control del partido sobre el estado peligrara realmente, dijo Brendan Steinhauser, estratega republicano.

“Estamos casi en modo crisis”, dijo. “La base del partido es muy blanca, de edad avanzada y rural, en un estado que es cada vez más joven, más diverso y más urbano. Todo va en contra de los republicanos en este momento”.

Nota Original:Democrats Dream of Flipping Texas With Early Vote Exploding (1)

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.