Un decreto penaliza la información contraria a la cuarentena en Bolivia

Agencia EFE

La Paz, 11 may (EFE).- Un decreto del Gobierno interino de Bolivia penaliza la información de "cualquier índole" que contradiga la cuarentena por el COVID-19, algo que ha causado críticas desde colectivos de periodistas y medios de comunicación.

"Es un exceso y un grave riesgo para la libertad de expresión", dijo a Efe este lunes el presidente de la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia, Pedro Glasinovic.

LA POLÉMICA ALREDEDOR DEL TEXTO

La norma publicada este pasado domingo 10 de mayo, en el Día del Periodista boliviano, es una modificación a un artículo del decreto de cuarentena de marzo pasado.

El ajuste establece medidas penales contra quienes "inciten al incumplimiento" o difundan información de "cualquier índole" contraria a la norma de la presidenta interina del país, Jeanine Áñez.

Esto se aplica a información "escrita, impresa, artística y/o por cualquier otro procedimiento que pongan en riesgo o afecten a la salud pública, generando incertidumbre en la población", señala el texto.

El día de la publicación del decreto, Áñez publicó un tuit felicitando a los periodistas, asegurando que "sus derechos están garantizados" y que su labor es "fundamental" para la democracia y la libertad de expresión.

PREOCUPACIÓN DE LOS PERIODISTAS

Al respecto, Glasinovic señaló que el decreto es "absolutamente subjetivo" y cuestionó "quién va calificar lo que es bueno y lo que es malo" cuando se publique algo que el Gobierno interino entienda que es contrario a la cuarentena.

El dirigente recordó que en Bolivia "existen normas que rigen el trabajo" de los medios como la Carta Magna y la Ley de Imprenta, además de que "un decreto no está sobre la Constitución".

Desde el ámbito político surgieron también críticas como las del expresidente boliviano Carlos Mesa, que en un video en redes sociales denunció que la disposición del Gobierno es una "una decisión que es autoritaria y que vulnera derechos constitucionales fundamentales", que no se aplica ni en momentos en que se dicta Estado de Excepción.

En rueda de prensa, el ministro interino de la Presidencia, Yerko Núñez, señaló que "los periodistas tienen que estar tranquilos", ya que están "sometidos" a la Ley de Imprenta y el decreto busca "cuidar la vida de los bolivianos".

Núñez recalcó que está dirigido a los ciudadanos que a juicio del Ejecutivo transitorio están tratando de "confundir" en redes sociales, quieren "enfrentar y dividir a los bolivianos" y que son ellos los que "debieran estar preocupados", no los periodistas.

“Lo que es importante es conocer que se está desinformando, se está tratando de confundir por parte de personas que militan en partidos políticos en un momento donde lo único que nos interesa al Gobierno y a los bolivianos es cuidar la vida”, sostuvo.

UN ASUNTO YA OBSERVADO

A principios de abril el decreto de la cuarentena en Bolivia ya había sido cuestionado incluso fuera del país, por organizaciones como Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional, al considerar que amenazaba la libertad de expresión.

Sin embargo, la Procuraduría del país estableció que la norma era "plenamente compatible" con las leyes del Estado Constitucional de Derecho.

Glasinovic recordó que también se manifestaron la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la organización Reporteros sin Fronteras, cuestionando una anterior redacción del decreto que seguía una línea similar.

Todas esas instancias "advierten que no se deben utilizar los estados de emergencia o de alarma en los países para conculcar derechos fundamentales como es el derecho a la libertado de prensa o de expresión", manifestó.

Uno de los que más ha cuestionado la gestión del Gobierno interino en la cuarentena ha sido el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, que lo acusa de usar estas normas para criminalizar a rivales políticos.

También se ha atribuido al MAS un par de convocatorias en días recientes para hacer caceroladas y explotar petardos en contra del Ejecutivo transitorio, el más reciente este la pasada noche.

(c) Agencia EFE