Declaran estado de emergencia en California por ola de calor: 50 millones de personas están bajo alerta

·4  min de lectura

Una peligrosa ola de calor se cierne sobre el oeste de EE.UU. y se espera que algunas partes de California alcancen hasta los 115 ºFahrenheit (46 ºCelsius) durante el fin de semana del Día del Trabajo.

Más de 50 millones de personas están bajo avisos, alertas y advertencias de calor, ya que las temperaturas abrasadoras se extienden por California y Nevada, así como por partes de Arizona, Oregon e Idaho.

Se prevé que las temperaturas superen ampliamente los 100 ºFahrenheit (38 ºCelsius) en gran parte de California el jueves, y llegue hasta los 113 ºFahrenheit (45 ºCelsius) en el Valle de Coachella, 111 ºFahrenheit (44 ºCelsius) en el Valle de San Fernando y 102-107 ºFahrenheit (39-42 ºCelsius) en todo el Valle Central desde Bakersfield hasta Redding.

Pero para el lunes y el martes, las temperaturas habrán subido aún más, llegando a 107-111 ºFahrenheit (42-44 ºCelsius) en el Valle Central, y a más de 100 ºFahrenheit (38 ºCelsius) en gran parte del interior de los condados de Los Ángeles y Riverside.

El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el miércoles el estado de emergencia en respuesta a la ola de calor. El operador de la red eléctrica del estado ha advertido de posibles apagones a medida que aumenta la demanda de energía, en gran medida por el aire acondicionado.

Según el operador de la red, California ISO, los residentes deben evitar el uso de los principales electrodomésticos, ajustar sus termostatos más altos y evitar cargar los vehículos eléctricos durante la tarde y las primeras horas de la noche, cuando la red está bajo la mayor tensión.

La declaración de emergencia por parte del gobernador Newsom incluye disposiciones para impulsar temporalmente la producción de energía mientras la ola de calor se agrava.

“Este es el último recordatorio de lo real que es la crisis climática y de cómo está afectando a la vida cotidiana de los californianos”, dijo en un comunicado.

“Aunque estamos tomando medidas para superar la crisis inmediata, esto refuerza la necesidad de una acción urgente para acabar con nuestra dependencia de los combustibles fósiles que están destruyendo nuestro clima y haciendo que estas olas de calor sean más calientes y comunes”.

Las altas temperaturas aumentan el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor. Los golpes de calor, cuando el cuerpo no puede enfriarse, pueden ser extremadamente graves e incluso mortales.

Las temperaturas en California podrían batir récords. Algunas zonas de los alrededores de Los Ángeles batieron el miércoles el récord de temperatura del 31 de agosto, según The Los Angeles Times.

Se supone que Phoenix, Arizona y Las Vegas, Nevada, así como sus alrededores, también alcanzarán temperaturas muy por encima de los 100 ºFahrenheit (38 ºCelsius) durante el fin de semana. Se prevé que las temperaturas en el este de Oregon y Washington, así como en algunas zonas de Idaho, alcancen los 41 ºCelsius (105 ºFahrenheit) el viernes, y que las temperaturas en el este de Montana lleguen a los 100 ºFahrenheit (38 ºCelsius) el sábado.

En algunos lugares, las temperaturas superarán los rangos normales. En San Francisco, por ejemplo, se registrarán máximas de unos 82 ºFahrenheit (28 ºCelsius) este fin de semana. Normalmente, las temperaturas máximas en septiembre rondan los 70 ºFahrenheit (21 ºCelsius).

La ola de calor es consecuencia de una “cúpula de calor”, una masa de aire a alta presión que puede atrapar el calor sobre una región durante días.

El Servicio Meteorológico Nacional ha advertido de que este tipo de calor puede ser increíblemente peligroso, y ha animado a la gente a mantenerse hidratada, a buscar aire acondicionado y a estar atenta a las personas que pueden ser más vulnerables al calor extremo, como los ancianos y las personas con problemas de salud preexistentes.

Se han abierto centros de refrigeración en toda California para ayudar a la gente a encontrar aire acondicionado.

Las altas temperaturas combinadas con la sequedad de los paisajes de California debido a la prolongada sequía están aumentando el riesgo de incendios forestales.

El miércoles se declararon dos incendios en el sur de California, uno en el norte del condado de Los Ángeles y otro en la frontera entre Estados Unidos y México, en las afueras de San Diego.

Ambos incendios se extendieron rápidamente durante la noche y provocaron evacuaciones obligatorias. Al menos ocho bomberos resultaron heridos en la lucha contra el incendio del condado de Los Ángeles, que cerró parte de una ruta importante, la Autopista 5.

En el Parque Nacional de Yosemite, a lo largo de las montañas de Sierra Nevada, y cerca de la frontera con Oregon arde otro incendio extenso.

El incendio de Rum Creek, cerca de Grant's Pass, ha quemado cerca de 15.000 acres (6.000 hectáreas), aproximadamente un tercio del tamaño de Washington D. C., y sigue en gran medida sin control.

Se prevé que las olas de calor extremas empeoren a medida que la temperatura media mundial aumente debido a la crisis climática. Según el principal grupo de expertos en climatología de las Naciones Unidas, las olas de calor que antes se producían una vez cada 10 años se producirán cada dos años si el mundo alcanza un calentamiento de 2 ºCelsius por encima de las temperaturas del siglo XIX. El mundo ya se ha calentado entre 1,1 y 1,2 ºCelsius.