Con estos datos podríamos erradicar los tiroteos masivos mortales en Estados Unidos

·10  min de lectura
Murieron 19 estudiantes y 2 maestras en un tiroteo en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas (AFP vía Getty Images)
Murieron 19 estudiantes y 2 maestras en un tiroteo en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas (AFP vía Getty Images)

Jillian Peterson y James Densley hicieron todos los cálculos pertinentes.

Los académicos analizaron datos de 180 tiroteos masivos dentro de los Estados Unidos y buscaron patrones.

Descubrieron que en el 80 por ciento de los casos, el atacante, casi invariablemente un hombre joven, había sufrido y mostraba signos de algún tipo de crisis personal antes del incidente, y que casi todos tenían la intención de perder la vida. Muchos ya habían contemplado el suicidio.

Uno de los mitos que desacreditaron fue que la mayoría de las definiciones calificarían a los tiradores de enfermos mentales: la psicosis, descrita como cuando las personas pierden el contacto con la realidad, fue un factor en menos del 30 por ciento de los tiroteos.

Uno de los hallazgos más sorprendentes de The Violence Project, y quizás algo obvio en retrospectiva, es que los tiradores no eran extraños, o “monstruos”, antes de que llevaran a cabo sus tiroteos; más bien pertenecían a la comunidad que devastaron: hijos, sobrinos, compañeros de clase y amigos.

“Es instintivo descartar a los tiradores masivos como monstruos: su destrucción es horrible y rebasa los límites de la comprensión”, escriben Peterson y Densley en The Violence Project: How to Stop A Mass Shooting Epidemic.

“Y, aun así, estamos perdiendo. Los monstruos no van a desaparecer. De hecho, cada vez hay más. Y están matando a más y más personas con cada año que pasa”.

Agregan: “Los monstruos no son ‘ellos’, son ‘nosotros’, niños y hombres que conocemos. Nuestros niños. Nuestros estudiantes. Nuestros colegas. Nuestra comunidad. Entran y salen por las mismas puertas seguras que nosotros, pasan por los mismos guardias armados todos los días, como el resto de nosotros”.

Críticamente, los dos académicos, que trabajan desde las ciudades gemelas de St. Paul y Minneapolis, no han creado simplemente una base de datos. Argumentan que mediante el análisis de los puntos en común entre los tiradores, pueden proporcionar herramientas “de escape” para maestros y padres, y oficiales de seguridad escolar, para identificar signos de crisis antes de que se vuelvan mortales e intervengan.

Parte de su aporte a estas técnicas proviene del Servicio Secreto de EE.UU., que ha pasado años después del intento de asesinato de Ronald Reagan en 1987 intentando mejorar todo su enfoque de evaluación de amenazas.

El NTAC (Centro Nacional de Evaluación de Amenazas), dirigido por la Dra. Lina Alathari, se estableció en 1998 y está compuesto por investigadores de ciencias sociales y gerentes regionales “que apoyan y capacitan a nuestros socios en las fuerzas del orden, las escuelas, el gobierno y otras organizaciones de los sectores público y privado para combatir la amenaza en constante evolución de la violencia dirigida que afecta a las comunidades de los Estados Unidos”.

Menos de un año después de publicar su libro, los fundadores de The Violence Project están en conversaciones con varios distritos escolares en las ciudades gemelas para intentar algunas de sus ideas de “escape”.

El trabajo de los dos investigadores llega en un momento crítico para los Estados Unidos, ya que el país sigue luchando para abordar la violencia armada, ya sea a través de regulaciones de armas de fuego o algún tipo de intervención.

Unas 45.000 personas perdieron la vida a causa de la violencia armada en 2020, el último año del que hay datos disponibles, ya sea como resultado de asesinato o suicidio.

Un tiroteo masivo, presuntamente llevado a cabo por un joven de 18 años con ideología supremacista blanca, dejó 10 negros muertos en Búfalo, Nueva York, en mayo. Menos de dos semanas después, 19 estudiantes de primaria y dos maestros fueron asesinados a tiros en Uvalde, Texas, por un estudiante de preparatoria local.

En Texas, el joven armado de 18 años, que fue asesinado por la policía, había amenazado previamente en línea a las niñas, prometiendo violarlas o matarlas, pero fueron ignoradas o se burlaron de ellas porque “los niños bromean así”.

En Búfalo, el presunto pistolero Payton Gendron, de 18 años, que sobrevivió, dijo que quería “cometer un asesinato-suicidio”, cuando se le preguntó sobre sus planes una vez que se graduara.

Llamaron a la policía y el estudiante dijo que estaba bromeando. Tuvo una evaluación psiquiátrica en un hospital, pero fue dado de alta en un par de días, y cuando se graduó dos semanas después, desapareció del radar de sus maestros.

Fue acusado de 10 cargos de crímenes de odio que provocaron muertes.

Quizás lo más sorprendente es que se dice que Ethan Crumbley, el adolescente acusado de atacar su propia escuela preparatoria en los suburbios de Detroit en diciembre de 2021, le envió un mensaje de texto a su madre sobre ver demonios y fantasmas en la casa familiar, se filmó torturando animales y se obsesionó con armas de fuego y propaganda nazi en las semanas previas al tiroteo, en el que cuatro personas fueron asesinadas.

Los dolientes encienden velas en un monumento improvisado fuera del supermercado Tops en Búfalo, Nueva York, donde 10 personas negras fueron asesinadas a tiros por un adolescente (Getty Images)
Los dolientes encienden velas en un monumento improvisado fuera del supermercado Tops en Búfalo, Nueva York, donde 10 personas negras fueron asesinadas a tiros por un adolescente (Getty Images)

Densley, de 40 años, originario de Gran Bretaña y profesor de justicia penal en la Universidad Estatal Metropolitana de St. Paul, le dice a The Independent que el trabajo del proyecto ha sido algo controvertido y que tanto él como Petersen han recibido amenazas de muerte. Él cree que la mayoría de los que hacen amenazas en realidad no se toman el tiempo para entender su trabajo.

“De alguna manera, estamos haciendo las cosas un poco fuera del espacio académico convencional. Hay riesgos inherentes al hacer eso”, dice.

“Pero creo que fuimos muy intencionales cuando estábamos haciendo este proyecto, es decir, este es un tema que necesita la atención del público. Y tiene que haber implicaciones prácticas y políticas”.

Agrega: “Así que no podemos simplemente enterrar esto en un artículo de revista revisado por pares que nadie leerá. Tenemos que estar dispuestos a ser un poco más francos sobre los hallazgos de la investigación y absorber algunos de los riesgos que conlleva”.

Peterson, profesora asociada de criminología y justicia penal en la Universidad de Hamline en St. Paul, pasó varios años trabajando en la ciudad de Nueva York, investigando las historias de vida de los hombres que enfrentan la pena de muerte y asegurándose de que recibieran la asesoría legal adecuada como parte de la Oficina de Defensores para Casos de Pena de Muerte en Nueva York.

Densley dice que trabajaba como profesor en Nueva York al mismo tiempo, tratando de ayudar a los jóvenes que a menudo provenían de entornos difíciles y que querían hacer más.

Al comienzo de su libro, el dúo detalla el vídeo del interrogatorio de Nikolas Cruz, de 19 años, quien en febrero de 2018 disparó y mató a 17 estudiantes y personal en la escuela preparatoria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida.

Su hermano menor pregunta qué pensaría su madre, que murió de neumonía hace tres meses.

“La gente piensa que ahora eres un monstruo”, dice el hermano.

“¿Un monstruo?” el tirador empieza a temblar, escriben.

Jillian Peterson pasó varios años trabajando en la ciudad de Nueva York investigando las historias de vida de los hombres que se enfrentan a la pena de muerte (The Violence Project)
Jillian Peterson pasó varios años trabajando en la ciudad de Nueva York investigando las historias de vida de los hombres que se enfrentan a la pena de muerte (The Violence Project)

En una entrevista con PBS News, Peterson dijo que el análisis de los datos arrojó muchos patrones sorprendentes.

“Estudiamos las historias de vida de 180 perpetradores que mataron a cuatro o más personas en un lugar público”, dijo.

“E identificamos este camino común hacia la violencia que vimos una y otra vez. A menudo comenzaba con algún tipo de violencia grave en la infancia, abuso, abandono. Las diferentes formas de trauma sentaron las bases. Luego, con el tiempo se nota un desarrollo en el que se vuelven aislados, deprimidos, sin esperanza”.

Ella agrega: “A menudo… tienen tendencias suicidas activas o han tenido intentos previos de suicidio. Luego, ese odio hacia uno mismo se volvió hacia el exterior, y los perpetradores descubren a quién culpan por lo mal que se sienten”.

Densley dice que su trabajo se ha visto favorecido por los aportes del Servicio Secreto de EE.UU., una de las agencias policiales de investigación federales más antiguas de EE.UU.

Encargada principalmente de la protección del presidente y el vicepresidente, la agencia ha dedicado mucho esfuerzo y recursos al tema de la evaluación de amenazas, particularmente después del intento de asesinato de Ronald Reagan en 1981, que fracasó por poco.

“La evaluación de amenazas, esta idea de si podemos detectar las señales de advertencia de violencia e intervenir temprano, tiene su origen en la década de 1980 y el trabajo federal realizado para tratar de prevenir los asesinatos de políticos”, dice Densley.

“El Servicio Secreto es el que comenzó a elaborar algunos de los primeros protocolos en torno a la evaluación de amenazas. Y el Servicio Secreto ha seguido haciendo ese trabajo, incluso en el espacio escolar”.

Si buscas en Google las palabras “evaluación de amenazas del servicio secreto en escuelas”, dice, encontrará una serie de protocolos allí y las prácticas recomendadas.

James Densley dijo que el dúo decidió hablar sobre los hallazgos en lugar de “enterrarlos” en las revistas académicas (The Violence Project)
James Densley dijo que el dúo decidió hablar sobre los hallazgos en lugar de “enterrarlos” en las revistas académicas (The Violence Project)

El Servicio Secreto no respondió de inmediato a las consultas de The Independent.

Sin embargo, su sitio web dice que el NTAC (Centro Nacional de Evaluación de Amenazas) se estableció como un componente del Servicio Secreto en 1998 “para proporcionar investigación y orientación en apoyo directo de la misión de protección del Servicio Secreto y a otros con responsabilidades de seguridad pública”.

La agencia publica con frecuencia informes que evalúan la seguridad escolar en la era de los “ataques dirigidos”. Su jefa actual es la Dra. Lina Alathari.

El director del Servicio Secreto, James Murray, escribió en 2019: “Si bien las comunidades pueden promover muchas medidas de seguridad escolar por su cuenta, nuestra experiencia nos dice que mantener las escuelas seguras requiere un esfuerzo de equipo y los recursos combinados de los gobiernos federal, estatal y local, las juntas escolares, las fuerzas del orden y el público”.

El equipo también está colaborando con escuelas en el área alrededor de Minneapolis, y ha estado hablando con directores y administradores del distrito, cuyos estudiantes han crecido en una era de simulacros de encierro por tiradores activos para tratar de mejorar la prevención.

Una de esas escuelas que está trabajando con The Violence Project para probar una serie de nuevos protocolos es Roseville Area Schools, ubicada a menos de 10 millas (16 kilómetros) al noreste del centro de Minneapolis. Tiene alrededor de 75.000 personas en su distrito, y Melissa Sonnek es la superintendente adjunta.

Ella y sus colegas escucharon a Densley hablar con ellos y acordaron incorporar algunas de las ideas del proyecto en sus planes para crear un entorno más seguro.

Una idea fundamental es capacitar a todos los maestros en la concientización básica sobre salud mental, otra es una línea de información anónima donde los estudiantes o los padres pueden enviar cualquier problema o inquietud que puedan tener.

Sonnek dice que también están probando una nueva aplicación para los teléfonos de los estudiantes: la aplicación “Stop It”.

“Esta será una aplicación a la que tendrán acceso los estudiantes de algunas de nuestras escuelas secundarias donde reciban una respuesta a casos de crisis las 24 horas”, dice hablando desde Roseville. “Y alguien responderá cada vez que un estudiante acceda a la aplicación”.

Sonnek dice que ella y sus colegas quedaron impresionados por los datos concretos que les presentaron Densley y Peterson. También les gustó la idea de actuar antes de que surja una crisis para tratar de evitar escenas como las de Uvalde y Búfalo.

“Yo diría que se necesita un enfoque más humano que humanice a las personas, así como nuestra humanidad compartida y cómo estamos conectados entre nosotros”, dice ella. “Creo que todos preferirían evitar que ocurra un tiroteo o prevenir un acto de violencia, en lugar de prepararse reuniendo mucho equipo si sucede”.

Ella dice que hay una parte en el libro del dúo, el último capítulo, que habla de “esperanza”.

Ella agrega: “Y creo que este es el camino para llegar allí”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.