Anuncios

Ex primera dama de Honduras dice que su candidatura a la presidencia no es para protegerse

TEGUCIGALPA, Honduras (AP) — La ex primera dama de Honduras, Ana García de Hernández, dijo el jueves que su decisión de buscar la presidencia el próximo año es para mostrarle al mundo la injusticia que se cometió con su esposo —el exmandatario Juan Orlando Hernández, quien recientemente fue condenado en Estados Unidos— y no para intentar protegerse a sí misma de ser procesada, como algunos lo han insinuado.

Durante una entrevista con The Associated Press en la misma residencia de Tegucigalpa donde la policía arrestó a su esposo en febrero de 2022 bajo una solicitud de extradición de Estados Unidos, la ex primera dama sostuvo que su esposo es inocente.

“Yo no estoy buscando la presidencia para protegerme, mi protección viene de Dios”, apuntó García. Aseguró que no teme ser llamada por la justicia de Estados Unidos, aunque aclaró que ella no fue mencionada en el juicio contra su marido en un tribunal del Distrito Sur de Nueva York.

Sin embargo, tampoco descartó que se puedan abrir líneas de investigación en su contra: “Me imagino que las harán”. Si así sucede, se apremió a decir: “Aquí estoy, no estoy huyendo y tampoco estoy diciendo que no voy a enfrentar lo que venga”.

La ex primera dama señaló que, en las conversaciones que ha tenido con el expresidente desde que fue declarado culpable en un tribunal de Manhattan el viernes de la semana pasada, su esposo le dijo que “ésta es una prueba más y vamos a seguir agotando las instancias; el mundo vio la injusticia que se cometió y nosotros tenemos que seguir de pie”.

La detención de Hernández se produjo tres semanas después de que dejara el cargo y fuera extraditado en abril de 2022. Su juicio de dos semanas terminó la semana pasada, cuando fue declarado culpable de coludirse con narcotraficantes y de utilizar a sus fuerzas militares y policiales para permitir que toneladas de cocaína fueran enviadas a Estados Unidos.

“Me dijo, ‘Ana esto no es fácil, mi primera preocupación son ustedes (su familia)…’", declaró García citando las palabras de JOH, como se conoce al exmandatario por las siglas de su nombre.

La ex primera dama anunció el martes durante una conferencia de prensa que buscaría la candidatura a la presidencia por el Partido Nacional, al que pertenecía su esposo y uno de los principales partidos opositores del país. Las elecciones nacionales de Honduras están programadas para el 30 de noviembre de 2025.

“Yo creo que todos tenemos derecho a participar, yo estoy haciendo una oferta política y desde que lo anuncié hasta este momento he recibido muchas muestras de apoyo y solidaridad en todo el país”, replicó García frente a los cuestionamientos a sus aspiraciones presidenciales.

Algunos políticos insinuaron inmediatamente después del anuncio que su candidatura a la presidencia era un intento de protegerse de ser procesada. La ex primera dama no ha sido acusada de ningún delito.

A pesar de los bajos niveles de aprobación con que Hernández terminó su gobierno, la ex primera dama recalcó que tiene opciones reales de convertirse en la candidata oficial del Partido Nacional. E indicó que buscará el apoyo de diferentes sectores para la financiación de su campaña, pero dentro de lo que marca en la Ley de Política Limpia, debido a que no cuenta con los recursos para afrontar su promoción política.

A su juicio, la condena contra Juan Orlando Hernández tiene “una fuerte inclinación geopolítica por decisiones que mi esposo tomó siendo presidente que no fueron del agrado de algunos sectores”.

“Eso no les gustó a algunas personas que está incrustadas dentro de algunas agencias que tienen un interés de que Honduras siga siendo un país de tránsito de drogas”, apuntó. Recordó además el trabajo que el ahora condenado realizó cuando fue presidente de Honduras junto a autoridades de la DEA y del Comando Sur de los Estados Unidos para combatir el narcotráfico.

Según García, el juez que llevó el caso “no permitió presentar al jurado información clasificada y otras evidencias” que a su criterio demuestran la inocencia de Juan Orlando Hernández.

Los fiscales estadounidenses señalaron que la presidencia de Hernández había sido “un narcotráfico patrocinado por el Estado”, pese a que algunos sectores del gobierno de Estados Unidos elogiaron a Hernández durante años por su cooperación en la lucha contra el tráfico de drogas.

El hermano de Hernández, Juan Antonio “Tony” Hernández, fue sentenciado en marzo de 2021 a cadena perpetua en Estados Unidos por cargos relacionados con drogas y armas.

La ahora aspirante presidencial sostuvo que ella y su familia siguen siendo objeto de amenazas a muerte. “Tememos por nuestras vidas, no puedo llevar una vida normal, pero vamos a salir adelante con lo que tenemos, a ser fuerte en las batallas que nos toca enfrentar y a demostrarle al pueblo hondureño que podemos dirigir esta nación”.

Y si no llega a la presidencia, García dijo que no sabe qué decisión tomará. “Yo me ocupo en lo que pasa en este momento, si me empiezo a preocupar por lo que va a pasar me pongo en modo inactivo”.