Anuncios

Cumbre UE centra su agenda en producción de armas para Ucrania y ayuda a Gaza

Vista general de una reunión del Consejo de Asociación UE-Ucrania celebrada en la sede de la Unión Europea, en Bruselas, el 20 de marzo de 2024. (AP Foto/Virginia Mayo)

BRUSELAS (AP) — Los líderes de la Unión Europea se reunían el jueves para evaluar nuevas formas de ayudar a impulsar la producción de armas y munición para Ucrania y para tratar la guerra en Gaza ante la profunda preocupación por los planes de Israel de lanzar una ofensiva terrestre sobre la ciudad de Rafah.

Las reservas de munición de Ucrania son desesperadamente bajas y Rusia tiene más tropas y mejor armadas. También aumenta la concienciación de que la UE debe velar por su propia seguridad, con la campaña electoral en Estados Unidos suscitando dudas sobre el compromiso de Washington con sus aliados.

Antes de la cumbre en Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, indicó que los europeos “enfrentan un momento crucial. La urgencia, la intensidad y una determinación inquebrantable son imperativo”. Hay nuevos planes sobre la mesa, especialmente para utilizar los beneficios de los activos rusos congelados para comprar armas y munición para Kiev.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, asistirá al comienzo de la cumbre de dos días, en parte para animar a algunos de los socios a reanudar el financiamiento a su agencia de ayuda a los palestinos, el principal proveedor de ayuda humanitaria en Gaza.

La UNRWA se recupera de las acusaciones de que 12 de sus 13.000 empleados en Gaza participaron en la incursión de Hamás del 7 de octubre en el sur de Israel, que provocó la guerra. La agencia despidió a esos trabajadores, pero más de una docena de países suspendieron sus aportaciones, que equivalían a unos 450 millones de dólares, casi la mitad de su presupuesto para 2024.

A principios de mes, la Comisión Europea dijo que entregará 50 millones de euros (54 millones de dólares) a la agencia luego de acordar que permitiría que un grupo de expertos nombrados por el bloque audite su proceso de selección del personal para identificar a extremistas. Alemania es una de las naciones que no ha reanudado su ayuda.

La guerra entre Israel y Hamás ha desplazado al 80% de los 2,3 millones de residentes en Gaza de sus hogares, y la ONU afirma que una cuarta parte de la población pasa hambre. La agencia es la principal proveedora de alimentos, agua y refugio, pero está al borde del colapso financiero.

Además, la preocupación va en aumento ante los planes de Israel de lanzar una ofensiva terrestre contra los insurgentes en Rafah, cerca de la frontera con Egipto, donde se refugian cientos de miles de desplazados.

En un borrador de la declaración de la cumbre, visto por The Associated Press, los líderes subrayarán que una campaña de ese tipo “podría empeorar una situación humanitaria ya catastrófica e impedir la prestación urgente de servicios básicos y asistencia humanitaria”.

Se espera que los líderes del bloque den luz verde también al comienzo de las conversaciones de adhesión con Bosnia una vez se cumplan ciertas condiciones.