“Cuestionable en este momento de la pandemia”, las críticas de la oposición al recorte en el presupuesto de Salud

·4  min de lectura
La ministra de Salud, Carla Vizzotti
La ministra de Salud, Carla Vizzotti - Créditos: @Captura de video

El achique fiscal que comenzó a ejecutar el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, significará 10.000 millones de pesos menos destinados a la salud. Un dato que resultó llamativo, en plena salida de la pandemia de Covid-19, cuando todavía existen grandes temas pendientes vinculados al impacto que dejó el coronavirus y a otras situaciones sanitarias que se desatendieron en ese período. Es por eso que desde distintos sectores llegaron las críticas al ajuste que tendrá el presupuesto del Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Carla Vizzotti, junto a otras áreas que se verán afectadas, como la cartera educativa, que perdió unos 70.000 millones de pesos.

Voceros del Ministerio de Salud afirmaron que no se trata de un recorte real y que, en la práctica, no se verán afectadas las partidas comprometidas, sino que reasignarán recursos. Sin embargo, desde la oposición apuntaron que no solo este es el momento menos oportuno para recortar presupuesto para la inversión sanitaria, sino que la subejecución de los programas vigentes hablan de una decisión administrativa de reducir los fondos del área.

Una investigación preguntó a los jóvenes si se irían del país y la respuesta fue contundente

“Hay un problema de planificación y de ejecución. Este dinero no lo planificaron gastar y se sacó. Una decisión muy cuestionable en este momento de la pandemia, cuando todavía hay un 50% de la población sin la dosis de refuerzo contra el Covid. Y una baja histórica en la vacunación de calendario. Lo más preocupante no es este último recorte, de 10.000 millones de pesos sobre un presupuesto de unos 169.000 millones dedicados a vacunas. Lo que más me preocupa es la subejecución presupuestaria real. Ya hubo una reducción de 30% del presupuesto del año por una decisión ejecutiva, ya que tenemos prorrogado el presupuesto del año anterior”, dijo Adolfo Rubinstein, epidemiólogo y exministro de Salud durante la gestión de Mauricio Macri.

En la misma línea opinó la diputada de Juntos por el Cambio, Camila Crescimbeni, integrante de la Comisión de Salud: “En el camino necesario a racionalizar el Estado, vemos muy extraña la elección de recortar gastos de capital antes que los gastos corrientes. Y particularmente, limitando prioridades como la inversión en la educación y la salud”, indicó.

Desde el Ministerio de Salud niegan que el recorte afecte la compra de vacunas
Desde el Ministerio de Salud niegan que el recorte afecte la compra de vacunas - Créditos: @WMCORTiNA

Desde la cartera a cargo de Vizzotti explicaron que esta es una medida que busca optimizar los créditos y los recursos vigentes: “Se reasignaron partidas presupuestarias afectadas a políticas que no tenían meta física (ejecución por caída financiera) este año”. Y afirmaron que el presupuesto prorrogado de 2021 tiene una asignación de partidas que no refleja lo proyectado.

Aunque en un comienzo desde el Ministerio de Economía se habló de que esos 10.000 millones de pesos eran un recorte en la compra de vacunas, voceros de la cartera de Salud señalaron que es dinero que estaba asignado a una partida de medicamentos para el Programa Prevención y Control de Enfermedades Transmisibles e Inmunoprevenibles y fueron reasignados para otros fines dentro del Ministerio de Salud. Aunque todavía no se informó para cuáles.

Rubinstein cuestionó: “Una vez que se define un presupuesto y se cuenta con el crédito, se comprometen partidas para el pago de algunos rubros. Esto alcanza el 70% del presupuesto. Y hay un 30% que no está definido, es decir que no sabemos de antemano en qué se proyecta gastar. Además, en este presupuesto, el devengado, es decir, lo que se tiene que pagar porque ya está asignado, hoy es solo el 43% del total. Por eso hablo de subejecución. A esta altura del año debería superar el 65%. En la compra de medicamentos lo devengado es el 26%. Significa que hay mucho del presupuesto que no se está ejecutando. La reducción del presupuesto en la práctica ya se está aplicando desde principios de año”.

“Uno se pregunta dónde están las prioridades, porque el recorte pasó por áreas que justamente no se deberían haber tocado, como educación y salud”, objetó la diputada de Juntos por el Cambio Silvia Lospennato, miembro de la Comisión de Salud de la Cámara baja que ayer presentó un pedido de informes para que el Ministerio de Salud responda qué alcance tendrán los recortes. “Hasta no conocer los detalles no sabemos cuál será el impacto. Pero de todas formas nos llama la atención un recorte así, cuando decidieron no afectar partidas de empresas públicas como Aerolíneas Argentinas, deficitaria, que contrató 170 pilotos nuevos”, apuntó.