Cuba: inquietud y desconcierto por la situación de dos periodistas detenidos en una protesta

·4  min de lectura
Una reciente protesta en La Habana. Cada vez más gente se anima a expresar su descontento
Una reciente protesta en La Habana. Cada vez más gente se anima a expresar su descontento

LA HABANA.- Tres semanas después de debatir cómo contrarrestar la creciente “subversión” en las redes sociales y otros gestos de autonomía democrática de la sociedad civil, el gobierno cubano pasó finalmente a la acción con una redada al viejo estilo a periodistas y activistas en La Habana Vieja, según denunciaron colegas y familiares de los detenidos, en una muestra de fuerza que desató la condena de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y otras entidades.

Los periodistas independientes Mary Karla Ares González y Esteban Rodríguez, que exigían noticias del artista disidente Luis Manuel Otero Alcántara, fueron arrestados durante el fin de semana junto a una docena de activistas cuando manifestaban frente a su casa.

Dos geeks resuelven el misterio de las muertes por Covid en Ciudad de México

Otero Alcántara, del Movimiento San Isidro, había protagonizado una huelga de hambre desde la semana pasada en protesta por la persecución que sufría a manos de las fuerzas de seguridad. Agentes del régimen irrumpieron luego en su vivienda y lo habrían trasladado a un hospital.

El Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) de mediados de abril se ocupó de la "subversión" en las redes
El Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) de mediados de abril se ocupó de la "subversión" en las redes


El Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) de mediados de abril se ocupó de la "subversión" en las redes

Ares González, de Amanecer Habanero, medio de comunicación comunitario del Instituto por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP), y Rodríguez, colaborador de la revista digital ADN Cuba, fueron detenidos con otras nueve personas cuando manifestaban a las puertas de su casa en un gesto de solidaridad con el artista, exigiendo seguridades sobre su situación. Otero Alcántara estaba desde hacía tiempo en la mira del régimen.

El régimen acusa a Ares González, de 28 años, por el supuesto delito de desorden público, que conlleva una sanción de entre tres meses y un año de cárcel, multas en efectivo o ambas penalidades. Esta figura jurídica es utilizada con frecuencia para reprimir la libertad de expresión y acusar a opositores y periodistas independientes. Ares González fue arrestada cuando transmitía en directo por su muro de Facebook la represión policial contra los manifestantes.

Según informó ICLEP, la periodista “está siendo instruida policialmente por un supuesto delito de desorden público, porque reportó en directo la represión de las fuerzas combinadas de la Policía Nacional Revolucionaria y la Policía Política contra las personas que en la calle Obispo en La Habana se manifestaron pacíficamente”.

Ares González quedó recluida en la unidad de instrucción penal de 7ma y 62, en el municipio Playa, La Habana, según lograron averiguar sus colegas y amigos. En el caso del reportero Esteban Rodríguez, en cambio, ni su esposa ni familiares tuvieron noticias desde su arresto, por lo que se considera desaparecido. La policía política no dio respuesta a los reclamos sobre su paradero.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La situación de Ares González, pese a tenerse muchas más precisiones de su localización, también parece pender de un hijo por la falta absoluta de información sobre su confinamiento. “A mi hija la violentaron. La subieron en una guagüita (Bus pequeño) violentamente. Los instructores nos dicen que está bien, pero no nos dejaron hablar con ella. Realmente no sabemos cómo está”, dijeron sus padres.

La represión contra el artista, los periodistas y demás activistas sería una de las primeras muestras en la vida real de los recientes debates del Congreso del Partido Comunista de Cuba. Esa reunión cumbre no solo marcó la despedida oficial del poder de Raúl Castro, sino que expuso de manera cruda, entre sus puntos de discusión, el flanco débil que representa para el régimen el vigoroso activismo mediático independiente en la era digital.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el arresto de los dos periodistas, al tiempo que denunció las campañas de desprestigio en los medios estatales contra quienes ejercen su derecho a la protesta.

La Habana, Cuba
La Habana, Cuba


La Habana, Cuba

“En Cuba prosiguen las restricciones de protestas civiles y la estigmatización hacia los periodistas independientes a través de los medios estatales, tal como lo hemos venido denunciando”, dijo el presidente de la SIP, Jorge Canahuati. También exigió la inmediata liberación de los detenidos y que se informe sobre el paradero de Rodríguez.

“Estamos atentos a la situación porque sabemos que los periodistas ya fueron señalados por las fuerzas de seguridad y policiales, y, lamentablemente, no existe en el país un sistema legal autónomo que proteja el ejercicio de las libertades de prensa y de expresión”, dijo por su parte el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Carlos Jornet.

Cómo China salvó a más de 20.000 judíos durante la Segunda Guerra Mundial

Canahuati y Jornet se refirieron además a la resolución sobre no injerencia y libertad de asociación, surgida de la reunión semestral de la SIP, que reafirma que cuando un Estado obstaculiza el derecho a la libertad de asociación, en cualquiera de sus esferas, “no sólo restringe la libertad de asociación, sino que obstruye la labor de promoción y defensa de los derechos humanos”.

El Movimiento San Isidro que lidera Otero Alcántara, artista de performance, es un grupo opositor que incluye a decenas de escritores, creadores y activistas.

En noviembre, miembros de San Isidro realizaron una huelga de hambre contra la censura y el acoso a creadores y activistas independientes. La policía puso fin a la acción, lo que provocó una inusual manifestación de unas 300 personas frente al Ministerio de Cultura.