Los cuatro reveses que sufrió Putin y lo dejaron más vulnerable en las últimas dos semanas de guerra

·5  min de lectura
El presidente ruso Vladimir Putin pronuncia un discurso durante un acto para conmemorar el 1160º aniversario de la creación del Estado ruso en Veliky Novgorod el 21 de septiembre de 2022.
El presidente ruso Vladimir Putin pronuncia un discurso durante un acto para conmemorar el 1160º aniversario de la creación del Estado ruso en Veliky Novgorod el 21 de septiembre de 2022. - Créditos: @ILYA PITALEV

Los avances en la guerra han ido de mal en peor para el presidente Vladimir Putin en las últimas dos semanas. La reciente racha negativa de Rusia comenzó cuando las fuerzas ucranianas recuperaron partes del noreste del país en el contraataque más exitoso de los siete meses de guerra. Desde entonces, los problemas de Moscú han ido en aumento:

1. Señal de debilitamiento

Putin dio ayer un paso al que se había resistido y llamó a filas a 300.000 reservistas, en su mayoría exsoldados. La decisión lo obligó a reconocer, al menos implícitamente, que la guerra no iba tan bien como esperaba. La movilización era “necesaria y urgente”, dijo el mandatario ruso en un discurso televisado a nivel nacional, porque Occidente había “cruzado todas las líneas” al proporcionar armas a Ucrania.

“Después de defenderse principalmente durante meses, Ucrania está ahora dictando la guerra, eligiendo dónde quiere presionar nuevas ofensivas. Rusia está a la defensiva”, había anticipado The New York Times en un análisis de la guerra.

Un soldado de la guardia nacional ucraniana se posa sobre un tanque ruso destruido en una zona cercana a la frontera con Rusia, en la región de Kharkiv, Ucrania, el lunes 19 de septiembre de 2022.
Un soldado de la guardia nacional ucraniana se posa sobre un tanque ruso destruido en una zona cercana a la frontera con Rusia, en la región de Kharkiv, Ucrania, el lunes 19 de septiembre de 2022. - Créditos: @Leo Correa

2. Resucita la disidencia

Los reveses de Rusia en Ucrania han envalentonado a un pequeño, pero creciente, número de disidentes que se manifiestan. Más de 40 cargos electos locales han firmado una petición exigiendo la dimisión de Putin. Una estrella del pop rusa ha criticado la guerra ante sus 3,4 millones de seguidores de Instagram. Ayer, la policía rusa detuvo a más de 1300 manifestantes; en Moscú, las multitudes gritaron: “¡Envíen a Putin a las trincheras!”.

Agentes de policía detienen a un hombre en una protesta contra la movilización parcial anunciada por el presidente ruso, en Moscú, el 21 de septiembre de 2022.
Agentes de policía detienen a un hombre en una protesta contra la movilización parcial anunciada por el presidente ruso, en Moscú, el 21 de septiembre de 2022. - Créditos: @ALEXANDER NEMENOV

3. Los partidarios se impacientan

Algunos partidarios de Putin también se han frustrado y han pedido un esfuerzo bélico más agresivo. Anton Troianovski, jefe de la oficina de The New York Times en Moscú, destacó que algunos de estos halcones estaban particularmente alarmados por el asesinato no resuelto en un suburbio de Moscú el mes pasado de Daria Dugina, una comentarista de televisión pro-Putin, el episodio fue considerado como una señal de la debilidad de Putin.

Estos halcones estaban aún más alarmados por la impresionante retirada del ejército ruso en el noreste de Ucrania este mes, añadió Troianovski.

4. Preocupación entre los aliados

Durante una reunión cara a cara la semana pasada con el presidente chino, Xi Jinping, Putin reconoció que Pekín tenía “preguntas y preocupaciones” sobre la guerra. El comentario sugería que el aliado global más importante de Rusia se había sentido menos cómodo con la guerra.

La India, que mantiene desde hace tiempo lazos militares con Rusia, también se ha vuelto más crítica. El primer ministro indio, Narendra Modi, dijo a Putin durante otra reunión reciente: “La época actual no es de guerra”. El malestar de la India, a su vez, da a China más razones para preocuparse por la guerra: Si la India se acerca diplomáticamente a Estados Unidos y Europa Occidental, crearía un bloque más poderoso para contrarrestar el ascenso de China.

Narendra Modi, Vladimir Putin y Xi Jinping.
Narendra Modi, Vladimir Putin y Xi Jinping. - Créditos: @AP

¿Y ahora?

Estos acontecimientos ayudan a explicar por qué Putin ha optado por llamar a las tropas adicionales. Durante meses, se había resistido a hacerlo, en parte por la preocupación de que la medida aumentara la oposición pública a la guerra. Putin calibró sus comentarios públicos anteriores para restar importancia a la guerra en ocasiones, y las encuestas sugieren que muchos rusos no le prestan demasiada atención. Todavía se ha negado a instituir un reclutamiento militar completo, aunque la orden de ayer era tan amplia que podría ampliarla eventualmente.

Los funcionarios occidentales calificaron la medida como un acto de desesperación y señalaron que Rusia podría necesitar meses para entrenar y equipar a las tropas. Pero Julian Barnes, que cubre las agencias de inteligencia en Washington para The New York Times, opinó que la movilización de tropas ayuda a resolver uno de los mayores problemas militares de Rusia. “Rusia tiene el equipo pero no la mano de obra. Ucrania tiene la mano de obra pero no el equipo”, apuntó.

“La posible contramarcha de Occidente va a ser enviar más tubos de artillería y tanques a Ucrania”, añadió.

Estados Unidos, la Unión Europea y otros aliados ya han enviado miles de millones de dólares en armas a Ucrania. Éstas, especialmente los sistemas de defensa aérea portátil y los misiles de mayor alcance, han sido de enorme ayuda. El presidente Joe Biden, en su discurso de ayer en Naciones Unidas, pregonó esta ayuda al tiempo que advirtió a Putin de que no utilice armas nucleares.

Sin embargo, los líderes ucranianos dicen que necesitan más equipamiento para obligar a las tropas rusas a abandonar el país. El gobierno de Biden ha solicitado al Congreso más fondos para Ucrania.

Una de las cuestiones es si Estados Unidos estaría dispuesto a enviar a Ucrania misiles de mayor alcance y tanques más modernos que los que los aliados han enviado anteriormente. Hasta ahora, Occidente ha optado por no hacerlo, en parte por el deseo de no hacer creer a Putin que una invasión de Rusia era plausible. En ese escenario, Putin podría optar por intensificar sus ataques. Sin embargo, sin más tanques, Ucrania estaría probablemente en desventaja militar.

En medio de todos los problemas de Rusia, ¿ha habido algo que le haya ido bien a Putin últimamente?

“Militarmente, no le ha ido muy bien desde el verano, cuando Rusia tomó el control de la mayor parte del Donbass, en el este de Ucrania”, indicó Barnes. “Dicho esto, la economía rusa va mejor de lo esperado. Las sanciones no han paralizado totalmente las cosas. Los altos precios de la energía hacen que puedan mantener la economía en marcha y el descontento. ¿Pero la movilización parcial desatará ese descontento?”

Por David Leonhardt