¿Cuánto cuesta ir a la universidad en Estados Unidos?

·3  min de lectura

En días pasados, Joe Biden anunció una nueva política para los millones de jóvenes con deudas estudiantiles con el fin de aliviar o cancelar el crédito gubernamental que hubiesen obtenido para estudiar una carrera universitaria. Según los números de la Casa Blanca, la medida beneficiará a alrededor de 43 millones de personas.

Para los estadounidenses, asistir a la universidad no es cosa fácil, pues supone una gran inversión que las familias de la clase media, en la mayoría de los casos, no se pueden permitir. Por esta razón, es común que se acceda a préstamos estudiantiles para afrontar el pago de las matrículas, que son de las más altas de Latinoamérica y Europa.

El costo de una carrera universitaria varía según el tipo de universidad, ya sea pública o privada; el estado en que se encuentre el estudiante; y la carrera que se elija estudiar. Además de considerar los gastos de vivienda y alimentación cuando la universidad está lejos del lugar de residencia.

El College Board, una organización que elabora pruebas para preparar a los estudiantes para la admisión a la universidad, reporta que el costo promedio de una matrícula puede ir desde los 3,800 hasta los 38,070 dólares.

El estudio refleja la enorme desigualdad que existe entre la educación pública y privada que, si bien en todo el mundo es similar, en Estados Unidos tiene un nivel desproporcionado.

Mientras la universidad pública de cuatro años, viviendo en el mismo estado, tiene un costo de 10,740 dólares; la universidad privada sin fines de lucro de los mismos cuatro años, asciende a 38,070 dólares. Por su parte, el costo de la universidad pública fuera del estado donde se reside, eleva su costo hasta los 27,560 dólares.

La opción más barata es la universidad pública de dos años, cuyo costo es de 3,800 dólares.

Esto convierte a la Unión Americana en uno de los países más caros para alcanzar la educación universitaria. Alemania, por ejemplo, cuenta con educación superior gratuita, mientras que el costo de la educación privada ronda los 35,000 dólares.

En México, la UNAM, la mejor universidad de Latinoamérica, es gratuita; mientras que la educación superior privada tiene un costo de alrededor de 13,000 dólares al año, es decir, una carrera de cuatro años cuesta poco más de 52,000 dólares, una tercera parte de los más de 152,000 dólares que cuesta estudiar cuatro años en una institución privada de los Estados Unidos.

Corrupción en las universidades

Además del costo de la matrícula y las cuotas de la universidad, quienes desean estudiar una carrera también se enfrentan a la corrupción que existe dentro de las instituciones, como lo reveló la Operación Varsity Blues del FBI, que en 2019 descubrió una estructura de 25 millones de dólares en sobornos y engaños para que los hijos de las familias más adineradas consigan su admisión.

La operación es definida como el mayor caso de corrupción universitaria de la historia de Estados Unidos, e involucra a William "Rick" Singer, el consultor universitario que creó lo que llamó “puerta lateral”, a través de la empresa “The Key”, que conseguía el ingreso a las instituciones a través de sobornos al personal, que modificaba exámenes de admisión y falsificaba biografías de estudiantes.