Anuncios

¿Cuántas personas trabajan para los cárteles de la droga mexicanos? Los investigadores tienen una respuesta

Members of the National Guard stand guard at the zone where a car bomb exploded in Celaya, Guanajuato state, Mexico on June 29, 2023. A car bomb seriously wounded at least four members of the security forces in a central Mexican region hit hard by cartel-linked violence, authorities said Thursday. The blast happened when members of the National Guard were inspecting a bullet-riddled abandoned vehicle on Wednesday night in Celaya in Guanajuato state, according to sources at the state prosecutor's office. (Photo by AFP) (Photo by STR/AFP via Getty Images)
Miembros de la guardia nacional apostados cerca del lugar donde este verano se produjo un atentado con coche bomba en el estado de Guanajuato, México, una región duramente golpeada por la violencia de los cárteles. (AFP/Getty Images)

Ovidio Guzmán López se encuentra actualmente en una celda de Chicago a la espera de un juicio por cargos de contrabando de drogas tras su extradición la semana pasada.

Su padre, Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, infame fundador del cártel de Sinaloa, cumple cadena perpetua en una prisión federal de máxima seguridad en Colorado.

Leer en ingles

En México, por supuesto, el crimen organizado sigue causando estragos.

Pero ¿cuántas personas están en la nómina de los cárteles mexicanos?

Un grupo de investigadores han hecho un cálculo de 175.000 personas. Esa cifra, que convertiría a los cárteles en el quinto mayor empleador de ese país, ha aumentado de forma constante durante la última década, según su estudio, publicado el jueves en la revista Science y basado en diversos datos para construir un modelo matemático de la mano de obra.

"Es muy importante comprender la magnitud del problema", afirma Rafael Prieto-Curiel, autor principal del estudio e investigador postdoctoral en el Complexity Science Hub de Viena. "Ayuda a poner el problema en perspectiva".

Otros investigadores que no participaron en el estudio cuestionaron la estimación del empleo, dada la falta de datos precisos y las muchas formas en que la mano de obra podría adaptarse a los cambios en el tráfico de drogas.

Read more: Policía estatal de Baja California enfrenta cargo por drogas tras ser detenido en la frontera

"Es realmente problemático de dónde obtienen sus datos", dijo Benjamin Smith, profesor de historia en la Universidad de Warwick en Inglaterra.

Aunque los cárteles han sido descritos al detalle en series de televisión, libros y casos penales de gran repercusión, aún se desconoce mucho sobre ellos. Las estimaciones de los beneficios anuales comienzan en 6.000 millones de dólares y de ahí van en espiral ascendente.

Además, hace tiempo que los cárteles no sólo se dedican al tráfico de drogas, sino también a otros lucrativos negocios, como la extorsión, el secuestro, el robo de combustible y el tráfico de inmigrantes. Esto implica una economía inmensa y una enorme mano de obra.

La directora de la Agencia Antidroga estadounidense, Anne Milgram, declaró ante el Congreso en julio que las dos organizaciones criminales más poderosas de México -el cártel de Sinaloa y el cártel Jalisco Nueva Generación- contaban con casi 45.000 miembros, entre asociados, facilitadores e intermediarios en más de 100 países. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a menudo escéptico de las políticas antidroga de Washington, se burló de las cifras.

Para el artículo de Science, los investigadores analizaron estadísticas sobre encarcelamientos y decesos durante la última década para llegar a su estimación. Descubrieron que los cárteles mexicanos deben reclutar entre 350 y 370 personas cada semana para reponer las filas mermadas por las bajas debidas a detenciones y asesinatos.

Trabajar para un cártel es "como jugar a la ruleta rusa", dijo Prieto-Curiel.

El estudio presenta un panorama muy fragmentado de 150 cárteles. Muchos son pequeñas bandas regionales que no están necesariamente afiliadas a sofisticados sindicatos transnacionales.

La estimación de 175.000 "miembros activos de cárteles" en México a finales de 2022 incluye tanto empleados a tiempo completo como ocasionales, dijo Prieto-Curiel. Entre sus filas se encuentran campesinos que cultivan amapolas, pistoleros que vigilan laboratorios de metanfetamina y fentanilo, y capos que dirigen redes mundiales de contrabando.

Los autores reconocieron que sus conclusiones son "imperfectas". Los investigadores hicieron una "conjetura educada" sobre qué proporción de víctimas de asesinato y reclusos eran miembros de cárteles, dijo Prieto-Curiel.

Smith, autor del libro de 2021 "The Dope: La verdadera historia del narcotráfico mexicano", señaló que el modelo no recoge el número de policías, militares, políticos y otros funcionarios en nómina de los cárteles.

También cuestionó el valor de utilizar las cifras de encarcelamientos y homicidios en un país donde relativamente pocos asesinos son encarcelados. Además, la identificación de los miembros de los cárteles entre las más de 100.000 personas que figuran como "desaparecidas" en México parece cuestionable.

Aun así, calificó el estudio de "ejercicio útil", ya que proporciona "una indicación de la profundidad y extensión del crimen organizado en México".

Utilizando su modelo matemático, los autores del estudio concluyeron que aumentar la educación y las oportunidades laborales de los hombres jóvenes -que constituyen la mayoría de los reclutas- es el único medio para frustrar a los cárteles y reducir la violencia.

"Hemos convertido a los cárteles en algo deseable", afirmó Prieto-Curiel, señalando el atractivo financiero y la “romantización” del narcotráfico en la cultura popular.

Los autores descartaron el encarcelamiento masivo -la controvertida política que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ha aplicado en su batalla contra las bandas- como estrategia viable en una nación tan grande como México. El modelo sugiere que el número de miembros de los cárteles seguiría aumentando, aunque se duplicara la tasa de encarcelamiento.

El documento no aborda cómo disminuir la demanda estadounidense de estupefacientes, el motor que impulsa el narcotráfico.

En un artículo que acompañaba al estudio, tres expertos estadounidenses calificaron el documento como "contribución importante". Pero criticaron que no reconociera la capacidad de adaptación del crimen organizado, afirmando que los cárteles tienen el músculo financiero necesario para aumentar los salarios o tomar otras medidas para compensar posibles carencias de personal.

"Los miembros de los cárteles no son bolas de billar ni átomos encerrados en reacciones mecanicistas ante choques externos", escribieron. "Los cárteles son organizaciones que se adaptan a las circunstancias dirigidas a menudo por personas inteligentes que pueden alterar su comportamiento en respuesta a las condiciones cambiantes".

Read more: Hijo de "El Chapo" se declara inocente en EEUU tras ser extraditado desde México

También cuestionaron la conclusión de que los niveles de personal de los cárteles han estado aumentando cuando, escribieron, "las tendencias del mercado de drogas podrían sugerir la necesidad de menos personal, no más”. La legalización del cannabis en muchos estados de Estados Unidos ha reducido la demanda de marihuana procedente de México, mientras que la aparición del opioide sintético fentanilo puede haber recortado el mercado de heroína producida en México.

"Tal vez la mano de obra de los cárteles se emplee cada vez más para defender las drogas y a los trabajadores de los ataques de sus rivales, o para intimidar a los funcionarios, y no para producir o distribuir drogas", afirmaba el artículo adjunto.

En general, se percibe que las actividades de los cárteles contribuyen al debilitamiento de la democracia en México, un país de 127 millones de habitantes, al tiempo que aumentan las tensiones entre Estados Unidos y México.

Los cárteles son el principal motor del aumento de la violencia. En 2021, México registró 34.000 homicidios dolosos, más del cuádruple que en 2007, cuando el gobierno lanzó una ofensiva inútil contra los cárteles.

El fentanilo, producido en laboratorios clandestinos mexicanos, ha inundado Estados Unidos en los últimos años, causando decenas de miles de muertes y tensando las relaciones entre ambos países.

Algunos legisladores republicanos han apoyado incluso la idea de enviar tropas estadounidenses para combatir a los cárteles mexicanos.

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.