¿Cuándo es el equinoccio de otoño en México y cómo se celebra?

·3  min de lectura

Según el INAOE (Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica) el otoño comenzará en México el jueves 22 de septiembre, en punto de las 20:03 horas, esto significa que la temperatura comenzará a descender, aumentarán las lluvias y las noches comenzarán a ser más largas con días más cortos.

La llegada del equinoccio de otoño tiene lugar cuando el sol cruza el ecuador de la Tierra, por lo que en esta fecha, el día y la noche tienen la misma duración, al igual que sucede con el equinoccio de primavera, en los días de marzo de cada año, cuando hay casi exactamente 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad. El resto del año, el planeta tiene un eje de inclinación de 23,5 grados al orbitar alrededor del Sol.

En el hemisferio norte del planeta, este día, que en otros países puede tener lugar hasta el 8 de octubre, significa la entrada del otoño, que terminará el próximo 21 de diciembre, es decir, es la estación del año más corta.

Sin embargo, varios cambios ocurren durante este periodo del año, como la caída de las hojas de los árboles que, en su mayoría, se quedan casi en las puras ramas, debido a que el descenso de las temperaturas provoca que el suelo se endurezca y tenga menos nutrientes.

Aquellos árboles que tornan sus hojas a colores amarillos u ocres, se debe a que, ante una disminución de los rayos solares, utilizan menos clorofila, que es la que los absorbe y proporciona el tono verde durante la temporada primaveral y del verano.

¿Cómo se celebra el equinoccio de otoño?

A lo largo de la historia, la llegada del otoño representa el inicio de las festividades de cosecha que previenen la escasez del invierno y el descanso de la tierra hasta la siguiente primavera.

En otras culturas, como en Japón, los equinoccios representan el inicio de la temporada de Ohigan u O-Higan, una celebración budista en la cual los japoneses honran a sus antepasados, visitando sus tumbas y realizando ofrendas.

Otros lugares de Asia, como China o Vietnam, celebran el Festival de la Luna, que celebra la abundancia de la cosecha con cenas familiares que tienen como postre típico el “pastel de luna”.

En las comunidades que descendieron de los celtas, como en Reino Unido, el equinoccio de otoño se celebra con una festividad conocida como Mabon que representa el tiempo de cosecha o “día del banquete”, en que se disfruta de los frutos de la tierra que se trabajó durante el año.

En esta fecha, cada año miles de personas se reúnen en Stonehenge, en donde se cree que desde la antigüedad se celebraba esta fecha con una ceremonia ritual.

En México, el equinoccio de otoño, así como el de primavera, se celebra de forma especial en los centros rituales prehispánicos como Chichén Itzá, en donde sobre la pirámide de Kukulcán, la sombra del sol reproduce el efecto óptico de una serpiente emplumada, que representa al dios mayor, descendiendo por las escalinatas que cuentan con 364 escalones que, más la plataforma, completan los días del año.

Se cree que este fenómeno era interpretado por los mayas como el descenso del dios serpiente Kukulcán, que determinaba el inicio y el fin de la temporada agrícola.