Anuncios

Crisis y fuerza vuelan juntas en cinta

Nueva York, EU., abril 9 (EL UNIVERSAL).- Sean McNamara retrata en su nueva película, "Mientras haya esperanza", los resortes humanos que tenemos para sobreponernos a las adversidades y lograr nuestras hazañas.

La historia está basada en la vida de Dough White, quien ante la repentina muerte del piloto del avión en el que volaba con su familia, tuvo que tomar las riendas de la aeronave y conseguir un aterrizaje de emergencia.

Para Heather Graham, quien interpreta a Terri White, la pareja de Dough, algo en lo que pensó mucho para desarrollar esta historia fue en reflexionar sobre el regalo de la desesperación.

"Cómo esos momentos te hacen crecer como persona y encontrar esta especie de conexión espiritual, como la energía que podemos ver en el filme. Lo sé porque ha habido etapas en las que esto me ha sucedido y puede ser algo muy poderoso", dijo.

Para Heather, lo más significativo que ha aprendido cuando ha atravesado por momentos complicados es a pedir ayuda a las personas más cercanas.

"En esta película hay un fuerte mensaje de fe, de la importancia de apoyarte en aquellos que te quieren", reiteró.

Jesse Metcalfe, quien da vida a Kari, el experimentado piloto al que el controlador aéreo que está manejando la crisis llama para pedirle que le ayude a Doug a pilotar el avión de forma remota, coincide con su compañera.

"Muchas veces puedes tener todo el apoyo que necesitas a tu alrededor pero no lo utilizas. Así que sí, creo que se trata de apreciar todo lo bueno que hay en tu vida, de estar agradecido y de realmente conectar con las personas a las que le importas.

El personaje de Metcalfe en la cinta ya disponible en Amazon Prime, es alguien que pide no ser llamado héroe y quien carga con el peso de haber perdido a su padre y a su padrastro en un accidente aéreo.

"Kari es alguien que tiene este gran peso, él sólo siente que tuvo la suerte de estar en el lugar correcto en el momento correcto y con el conocimiento correcto de ese avión para ayudar a la familia a sobrevivir", ahondó Jesse.

El actor no sabía nada de aviación antes de asumir este papel, por lo que investigó y se empapó del asunto para poder entender ciertos términos.

"Honestamente es algo muy complicado. Lo que sí puedo decir es que es un trabajo muy difícil y que siento un profundo respeto por los pilotos", apuntó.

A ambos actores les encanta volar, de hecho, están planeando obtener sus licencias como pilotos: "Justo hablábamos de ello. Es algo súper interesante", afirmó Jesse, a lo que Heather dijo:

"No puedo negar que ha habido momentos en los aviones en los que sí me he asustado, pero la mayor parte del tiempo me siento cómoda en ellos".

Otra cosa en la que coinciden es en lo motivante que es interpretar a personas reales: "Averiguar quiénes son es divertido", comentó Heather.