Crece la ofensiva de los gobernadores para que la Casa Rosada suspenda las PASO

·6  min de lectura
Reunión de gobernadores
Reunión de gobernadores

El puntapié inicial, cuentan fuentes oficialistas bien informadas, se dio hace tres semanas, cuando una decena de gobernadores peronistas y tres vicegobernadores se reunió en La Plata, con el bonaerense Axel Kicillof como anfitrión.

La reciente suspensión de las primarias en Salta, sumadas a las de San Juan y a otras muy posibles, como la de Catamarca, fue allí tema de conversación y el puntapié inicial de la ofensiva de los gobernadores para eliminar las primarias, con argumentos económicos a tono con el ajuste en las cuentas que propone el ministro Sergio Massa y con el objetivo declarado de no “cansar” a la sociedad con una multiplicidad de citas electorales. “El Gobierno no está pensando en suspender las PASO”, dijo el jueves pasado la portavoz Gabriela Cerruti, aunque desde despachos cercanos a la vicepresidenta ya no descartan que el oficialismo avance en ese sentido.

Las iniciativas de los gobernadores que siguieron a esa primera reunión, y una presión que reconocen en la Casa Rosada, encendieron la ola de rumores y las alarmas en la oposición, temerosos de que esas iniciativas de los mandatarios provinciales se extiendan, en el tiempo, al escenario nacional, de cara a las decisivas elecciones del año que viene.

¿El oficialismo buscará suspender las PASO nacionales? Mientras niegan algún avance concreto, en el Frente de Todos ya se discuten eventuales alternativas, con una conclusión en común: no está claro qué beneficios obtendría el kirchnerismo con la suspensión, pero sí saben que la herida para la coalición opositora de Juntos por el Cambio sería muy pero muy profunda.

Guardia en casa Rosada. Wado de Pedro
Guardia en casa Rosada. Wado de Pedro - Créditos: @Hernán Zenteno

“Hasta ahora no hay nada, no tenemos claro si realmente nos beneficia o nos perjudica. Falta demasiado para las elecciones”, afirmó a LA NACION uno de los miembros del gabinete más cercanos al presidente Alberto Fernández. Desde el Ministerio del Interior, encargado de la organización de los comicios y que encabeza Eduardo “Wado” de Pedro-cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner-sostienen argumentos similares. “Se mantienen los cronogramas previstos”, afirmaban hasta hace muy poco desde ese ministerio, de cara a un calendario electoral que a partir de febrero empezará a acelerarse hasta las primarias de agosto y las generales de octubre. Sin ser tan enfáticos como semanas atrás, desde el Gobierno no niegan que las inquietudes de los mandatarios provinciales llegaron a los principales despachos y no descartan un cambio de escenario. La oposición escuchó otros rumores adicionales inquietantes, surgidos del Instituto Patria y que hablan de una estrategia de máxima: suspensión de las PASO y adelantamiento de las elecciones presidenciales.

Desde la liga de gobernadores los argumentos en contra de la continuidad de las Paso-establecidas en 2009 por el kirchnerismo son concurrentes. Hablan de un “hartazgo de la gente” con la política y del “ahorro” de fondos que significaría su suspensión para las arcas nacionales y provinciales. “Hay que revalorizar los partidos políticos, volver a la vida interna de las agrupaciones y evitar que se te cuelen en las listas personajes peligrosos”, argumentó uno de los mandatarios provinciales que apoya la eliminación de las primarias, aunque sea en 2023.

En San Juan, el gobernador Sergio Uñac avanzó con la suspensión de las Paso, que evitaría una interna con el sector de su antecesor, José Luis Gioja, quien incluso fue a la Justicia para evitar la suspensión. “Las Paso no están en la agenda de la gente”, dijo el gobernador salteño Gustavo Saénz antes de suspender los comicios en su provincia. Y en Catamarca, el gobernador Raúl Jalil afirma que hay “varios proyectos e ideas”, que incluyen la suspensión de las internas por los mismos motivos.

“Los gobernadores están explorando todas las opciones en un escenario complejo”, afirmó una fuente del oficialismo, que incluyó el desdoblamiento de los comicios provinciales de los nacionales como otra pata de esa estrategia de supervivencia.

Alberto Fernández en San Juan, junto al gobernador Sergio Uñac y al ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi
Alberto Fernández en San Juan, junto al gobernador Sergio Uñac y al ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi - Créditos: @Presidencia

Hay, con todo, un problema clave para el oficialismo. En la legislatura de provincia de Buenos Aires, el oficialismo no tiene número para suspender las PASO provinciales en el principal distrito del país. “La única forma es legislativa y no hay número. Es fulbito para la tribuna”, afirmaron cerca de Massa en relación a la coyuntura bonaerense. Desde el cristinismo y cerca de muchos gobernadores las opiniones no son tan concluyentes.

¿ Y Cristina? En relación a su postura hay opiniones divididas. Están quienes especulan con que, pasado el shock por el fallido atentado contra su vida, apoyaría una suspensión para así poder “digitar” al candidato a sucesor de Alberto Fernández. “Todo lo contrario, ella quiere que haya competencia para subir las acciones del FDT”, sostienen otras voces del oficialismo, que además reconocen el “interés” del kirchnerismo en que el radical Martín Lousteau destrone al macrismo (a través de las Paso, claro) del territorio porteño que controla desde 2007.

Desde la Cámara de Diputados, la oposición sospecha de una movida sorpresiva del oficialismo con ayuda de sus aliados. “Nuestra advertencia fue preventiva, pero ya tres provincias avanzaron y eso no nos deja tranquilos”, afirmó a LA NACION el diputado Juan Manuel López (CC-ARI), uno de los legisladores que ya anticiparon su rechazo. Desde el bloque de Juntos por el Cambio miran hacia los cuatro diputados del Frente de Izquierda y a los dos libertarios, que podrían ayudar al oficialismo a conseguir el quórum que hoy no tiene (le faltarían 11 votos si el bloque se mantiene unido en 118 escaños) para aprobar la suspensión.

Javier Milei llega en el Congreso de la Nación
Javier Milei llega en el Congreso de la Nación - Créditos: @Fabián Marelli

Sospechas

“En un país donde la mayoría de la gente no tiene para comer o comprar remedios, insistir con las Paso obligando a los argentinos a pagar con sus impuestos la interna de JxC, es de una falta de solidaridad e inmoralidad absoluta. La casta al palo!!!”, escribió el martes Carlos Kikuchi, mano derecha del diputado Javier Milei, en su cuenta de Twitter. La sospecha de un eventual apoyo tiene, por ende, razones concretas.

También están en la mira los ocho diputados del Interbloque Federal, entre los que aparecen tres cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti (no tiene Paso en su provincia), dos socialistas santafesinos, los peronistas Graciela Camaño y Florencio Randazzo (impulsor de las Paso desde la gestión kirchnerista) y el lavagnista Alejandro “Topo” Rodríguez. “Las Paso son un mal sistema, pero no la votaríamos hoy para beneficiar a unos y perjudicar a otros. Proponemos votarlo en 2024″, afirmó Rodríguez a este diario.

Más allá de conseguir o no los números, desde el kirchnerismo se muestran escépticos. “Además de conseguir el número en un Congreso que no funciona, necesitás espalda política para defender una suspensión y generar consenso”, especulaban desde el kirchnerismo. Y daban por descontado que el costo político que algunos dirigentes de Juntos por el Cambio (Jorge Macri y Christian Ritondo) pagaron por aquella foto de marzo de 2021 en el Patio de las Palmeras, dónde llegaron convocados a discutir una eventual suspensión de las PASO por la pandemia, será suficiente disuasivo para no volver a acercarse al Gobierno con este tema.