COVID-19: más evidencia de que el virus se transmite por vía aérea

HolaDoctor



COVID-19: más evidencia de que el virus se transmite por vía aérea

Lo último sobre COVID-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que hay "evidencia emergente" de la transmisión del coronavirus en el aire luego de la publicación de una carta firmada por 239 científicos que instó a la agencia a comunicar mejor sobre la probabilidad de que las personas puedan contraer el virus de las gotas que flotan en el aire.

La doctora Benedetta Alleganzi, responsable técnica de la OMS para la prevención y el control de infecciones, dijo durante una sesión informativa que la agencia ha discutido y colaborado con muchos de los científicos que firmaron la carta.

Alleganzi agregó que no se puede descartar la posibilidad de transmisión por vía aérea "en lugares públicos en condiciones muy específicas, como espacios abarrotados, cerrados y mal ventilados". 

Sin embargo, enfatizó que todavía debe analizarse más evidencia.

En Latinoamérica y el Caribe

Mientras las muertes por COVID-19 en Europa y en los Estados Unidos están tendiendo a disminuir, ésta no es la realidad en Latinoamérica.

La doctora Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud, advirtió que el coronavirus se está propagando "exponencialmente" en muchas áreas de la región.

El número de muertes en Brasil, México y Perú se ha duplicado aproximadamente cada tres semanas.

Un estudio de la Universidad de Washington alertó que la cifra de muertos en Brasil podría ascender a 125,000 a principios de agosto.

Un informe del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas alertó sobre una grave consecuencia socioeconómica de COVID-19: 16 millones de personas en la región están al borde del hambre por la crisis que ha generado la pandemia.

El informe indica que el número de personas que pasan hambre se elevará de 3.4 millones a casi 14 millones en el curso de 2020.

Y esta ola de hambre está afectando especialmente a las áreas megaurbanas, en donde ya el 17% de la población tiene una sola comida al día.

El 69% de los hogares en Latinoamérica y el Caribe se han visto afectados económicamente por la pandemia.

En los Estados Unidos

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ahora advierten que, entre los adultos, el riesgo aumenta de manera constante a medida que se envejece, y no son solo los mayores de 65 años quienes tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente con COVID-19.

Los datos recientes, incluido en su informe semanal, han demostrado que las personas mayores tienen un riesgo máas alto de enfermedad grave por COVID-19. 

La edad es un factor de riesgo independiente para una enfermedad grave, pero el riesgo en los adultos mayores también está en parte relacionado con la mayor probabilidad de que tengan afecciones médicas subyacentes.

LOs CDC explican que ha habido evidencia consistente (de múltiples estudios pequeños o una asociación fuerte de un estudio grande) de que las siguientes condiciones específicas aumentan el riesgo de una persona de enfermedad grave por COVID-19:

  • Enfermedad renal crónica
  • EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica)
  • Obesidad (índice de masa corporal de 30 o más)
  • Estado inmunocomprometido (sistema inmunitario debilitado) por trasplante de órganos sólidos
  • Condiciones cardíacas graves, como insuficiencia cardíaca, enfermedad de las arterias coronarias o cardiomiopatías.
  • Anemia drepanocítica
  • Diabetes tipo 2

Estos cambios aumentan el número de personas que caen en grupos de mayor riesgo. Se estima que el 60% de los adultos estadounidenses tienen al menos una afección médica crónica. 

La obesidad es una de las afecciones subyacentes más comunes que aumenta el riesgo de una enfermedad grave: aproximadamente el 40% de los adultos en los Estados Unidos es obeso. Cuantas más afecciones médicas subyacentes tengan las personas, mayor será su riesgo de sufrir más por COVID-19

Remdesivir

El Departamento de Salud planea comprar la totalidad de la primera producción de la droga remdesivir para usar en hospitales estadounidenses.

Esta medicación que está desarrollando el laboratorio Gilead reduciría el tiempo de recuperación de COVID-19, aunque aún no está claro si mejora las tasas de supervivencia.

Gilead firmó un acuerdo de licencia en mayo para la producción fuera de los Estados Unidos, pero aún se encuentra en sus primeras etapas. Y hay otro en marcha con la Organización Mundial de la Salud para distribuir remdesivir en países en desarrollo, si llega a aprobarse.

Sin embargo, en los Estados Unidos hay una dura polémica. El potencial precio de una terapia con remdesivir superaría los $3,000.

El medicamento se venderá solo en los Estados Unidos hasta septiembre, lo que significa que los pacientes estadounidenses recibirán casi la totalidad de la producción de Gilead, más de 500,000 cursos de tratamiento.

Máscaras sí o sí

Nuevos estudios afirman que si todas las personas usaran máscaras en público, eso podría ser suficiente para prevenir una segunda ola de infecciones y más casos de COVID-19.

Aunque la gente ha adquirido masivamente este nuevo hábito, todavía hay muchos que se reusan a usar los tapabocas.

Dos estudios de las universidades de Cambridge y Greenwich en el Reino Unido concluyeron que esta simple medida de salud pública es eficaz en sí misma, sin necesidad de volver a las cuarentenas estrictas.

Johns Hopkins University creó un mapa de casos , casi en tiempo real, que también puedes ver y seguir aquí:

Qué son los coronavirus

Los coronavirus (CoV) son una amplia familia de virus que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como ocurre con el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el que ocasiona el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV). Un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano.

Cómo se contrae el coronavirus

Los coronavirus se pueden contagiar de los animales a las personas (llamada transmisión zoonótica). Estudios comprobaron que el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano y que se ha producido transmisión del MERS-CoV del dromedario al ser humano. Además, se sabe que hay otros coronavirus circulando entre animales, que todavía no han infectado al ser humano.

Síntomas característicos

Esas infecciones suelen causar fiebre y síntomas respiratorios (tos y disnea o dificultad para respirar). En los casos más graves, pueden causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

También dolor de cabeza y pérdida del gusto y el olfato.

Cómo prevenir el contagio

Las recomendaciones habituales para no propagar la infección son lavarse las manos con frecuencia y cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar (con el brazo, no con la mano). Se deben utilizar máscaras, especialmente en lugares cerrados. 

También se debe evitar el contacto cercano con cualquier persona que presente signos de afección respiratoria, como tos o estornudos. Cumplir con el "distanciamiento social" y permanecer en casa si aparecen síntomas.

Fuentes: OMS, CDC, National Health Commission of China, Johns Hopkins.