Coronavirus en el techo del mundo: se disparan los casos en el Everest

·3  min de lectura
El gobierno de Nepal, decidido a reactivar su lucrativa industria del montañismo después de un cierre total el año pasado, sigue negando que haya un brote en el campamento base del Everest
Prakash Mathema

El brote de coronavirus en Nepal, que está creciendo más rápido que en casi cualquier otro lugar del mundo, se ha extendido al remoto Himalaya, y un número creciente de escaladores dieron positivo después de ser evacuados de los campamentos base del Monte Everest y los picos circundantes.

En las últimas semanas, varios escaladores fueron trasladados en helicóptero del campamento base del Monte Everest después de informar síntomas de Covid-19, y luego dieron positivo al llegar a Katmandú, la capital.

La India y Brasil, los dos países que concentran la mitad de las muertes globales por coronavirus

Este miércoles, los medios de comunicación nepalíes informaron que otros 14 escaladores, incluidos extranjeros y guías sherpas, estaban siendo transportados desde el Monte Dhaulagiri, otro pico importante, a Katmandú para recibir tratamiento después de que se descubrió que algunos estaban infectados.

Los casos han suscitado temores por la seguridad de los escaladores y sus guías nepalíes que siguen adelante con las expediciones en el imponente terreno de gran altitud, donde los médicos dicen que ya son vulnerables a enfermedades, niveles más bajos de oxígeno en sangre y una inmunidad más débil.

El gobierno de Nepal, decidido a reactivar su lucrativa industria del montañismo después de un cierre total el año pasado, sigue negando que haya un brote en el campamento base del Everest
Prakash Mathema


El gobierno de Nepal, decidido a reactivar su lucrativa industria del montañismo después de un cierre total el año pasado, sigue negando que haya un brote en el campamento base del Everest (Prakash Mathema/)

Cientos de escaladores y sherpas están aislados en sus carpas en condiciones ventosas en el campamento base del Everest, tratando de protegerse contra infecciones mientras se preparan para comenzar su ascenso a la cumbre de 8849 metros.

El gobierno de Nepal, decidido a reactivar su lucrativa industria del montañismo después de un cierre total el año pasado, sigue negando que haya un brote en el campamento base del Everest y no ha publicado información sobre el número de escaladores que han sido evacuados.

El gobierno ha otorgado 408 permisos para escalar el pico más alto del mundo, la mayor cantidad en cualquier año desde la primera cumbre registrada en 1953, ganando millones de dólares en regalías.

“Solo he escuchado de algunos casos de neumonía”, dijo Mira Acharya, funcionaria del Departamento de Turismo de Nepal. “No hay casos de coronavirus”.

“Castigo sin delito”: el servicio militar, una temible arma contra la oposición en Rusia

Las infecciones se han disparado en Nepal; pasaron de menos de 100 por día a principios de marzo a más de 7500 el martes, la mayor cantidad que ha registrado el país desde que comenzó la pandemia.

El aumento se produjo al mismo tiempo que el devastador brote en la vecina India, y los escaladores extranjeros podrían haberse infectado al pasar por Katmandú en marzo y abril de camino a las montañas.

Erlend Ness, un escalador noruego, dijo que se enfermó en el campamento base del Everest el mes pasado y fue evacuado en helicóptero y ambulancia a un hospital en Katmandú. “Di positivo en el hospital el mismo día que llegué a Katmandú desde las montañas”, dijo Ness por teléfono desde Oslo, donde los médicos le dijeron que no podía regresar a Nepal este año.

Otro escalador, Steve Davis, relató su traslado aéreo desde el campamento base el mes pasado y la posterior prueba positiva en su blog. Davis permanece en Nepal, donde el gobierno ha prohibido los vuelos nacionales e internacionales como parte de su último bloqueo.

El gobierno de Nepal, decidido a reactivar su lucrativa industria del montañismo después de un cierre total el año pasado, sigue negando que haya un brote en el campamento base del Everest
Prakash Mathema


El gobierno de Nepal, decidido a reactivar su lucrativa industria del montañismo después de un cierre total el año pasado, sigue negando que haya un brote en el campamento base del Everest (Prakash Mathema/)

La semana pasada, Pawel Michalski, un escalador de Polonia, escribió en Facebook que más de 30 personas que tenían dificultades para respirar habían sido transportadas en helicóptero a Katmandú, y “luego se descubrió que eran positivas para el coronavirus”.

El Ministerio de Salud de Nepal advirtió la semana pasada que “los hospitales se han quedado sin camas”, pero las autoridades han dicho que no cancelarán las expediciones.

Rudra Singh Tamang, director general del departamento de Turismo, dijo que los sherpas de élite esta semana terminarían de instalar una cuerda para ayudar a los escaladores a llegar a la cima del Everest.

“Las expediciones no se cancelarán”, dijo Tamang, quien dio positivo por el virus y está aislado. “El Everest es un área aislada, por lo que no hay riesgo de coronavirus”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.