Coronavirus: récord de ocupación en las Unidades de Terapia Intensiva del AMBA

José María Costa, Domitila Dellacha
·4  min de lectura
Terapistas asisten a un paciente en la Unidad de Terapia Intensiva de El Cruce, en el Hospital Néstor Kirchner en Florencio Varela, el 13 de abril de 2021
AFP

El total de personas que cursaban anoche el Covid-19 en Unidades de Terapia Intensiva (UTI) -que atiende a los pacientes con mayores complicaciones- llegó a 4366. De esta manera, la ocupación de las UTI en el Área Metropolitana de Buenos Aires llegó al 75%, el nivel más alto desde que comenzó la pandemia en la Argentina.

Durante la primera ola de contagios, el índice de ocupación de camas de cuidados intensivos no había superado la barrera del 70%. Mientras tanto, según indicaron fuentes del ministerio de Salud a LA NACION, desde el domingo que se rompe ese récord. El alto porcentaje de ocupación tiene que ver con que, entre otros motivos, todavía se tratan otras patologías en estas salas que se habían postergado durante 2020.

Con el sostenido aumentos de casos positivos, la gran preocupación de autoridades es mantener a flote el sistema sanitario. En un contexto atravesado por las alarmas que significan una cifra alta, en la ciudad de Buenos Aires hace dos semanas y en la provincia hace una semana se resolvió cancelar cirugías electivas y programadas para así empezar a liberar camas para pacientes con coronavirus que requieran este tipo de internación. En estos días, la tendencia se replica en todo el país y permite entender por qué los índices de ocupación de las UTI se mantienen altos. Otro factor que no estaba presente el año pasado son los internados por “traumas” producto de accidentes de tránsito, ya que la circulación estaba mucho más limitada que ahora.

El año pasado, autoridades resolvieron prohibir operaciones que no fueran urgentes para así mantener el sistema sanitario exclusivo para emergencias y casos Covid-19. Así, si bien el total de UTIs ocupadas hoy alcanza un récord inusitado, el número de pacientes con coronavirus internados en Terapia Intensiva todavía no llega los índices del último año donde pasaron los 5100 casos.

Las provincias más comprometidas

En particular, la jurisdicción porteña arroja una ocupación del 76.4% de su capacidad total. La Provincia, que también rompió su propio récord, alcanzó una ocupación del 66%. Según el monitoreo de camas que lleva adelante el Ministerio de Salud de la Nación.

A nivel nacional, la ocupación de camas UTI promedia el 65.8%, según los datos relevados hasta ayer a la medianoche por todas las provincias del país. En la información epidemiológica informada hoy por el Gobierno nacional, esa cifra descendió a 64,9%.

En este contexto, las provincias más complicadas por el nivel de ocupación en camas de Terapia Intensiva son Neuquén y Mendoza, con un 84 por ciento y Mendoza, con un 79% de sus camas ocupadas. En el lado opuesto, Santiago del Estero, con un 41 por ciento de ocupación; San Juan, con un 39% y Corrientes, con el 34% son los últimos de la tabla. Hasta ahora, 20 de las 24 jurisdicciones a nivel nacional superan la barrera del 50% de ocupación de las UTI. Además, la mitad de las provincias están por encima de la media nacional.

Consultado por LA NACION, el médico infectólogo Eduardo López dijo que hay que tener en cuenta tres variables al momento de analizar los datos. En primer lugar, ver si la vacunación hizo que bajara la cantidad de internaciones graves en adultos mayores; en segundo lugar, analizar el impacto de las nuevas variantes del coronavirus, como la de Manaos, que en Brasil generó un gran número de internaciones en personas más jóvenes; por último, esta segunda ola -según dijo el especialista- tiene las mismas características de la primera en Europa, es decir, muchos casos en poco tiempo. Esta situación provoca un mayor tensión en el sistema de salud que no tendría la capacidad de atender a todos juntos a la vez, como sí se pudo el año pasado, cuando se extendieron en un mayor tiempo.

El récord de ocupación en las UTI llega cuando el AMBA, y otros distritos severamente afectados por el aumento de contagios, se somete a un endurecimiento de restricciones en la circulación. Con el nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), el presidente Alberto Fernández anunció de forma sorpresiva una suspensión de la presencialidad en las aulas, medida que fue rechazada y desafiada por el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. El gobernador de la Provincia, Axel Kicillof, se alineó con el mandatario y se comprometió a un cierre de aulas hasta, por lo menos, el próximo 30 de abril.

Según la información epidemiológica revelada hoy, la Argentina tuvo más de 29.145 nuevos casos en 24 horas y registró un total de 316 fallecidos a causa del virus respiratorio.