Coronavirus: Italia perdió un millón de puestos de trabajo en un año

Elisabetta Piqué
·3  min de lectura
Según el Istat, la tasa de ocupación en un año bajó 2,2 puntos porcentuales, alcanzando el 56,5%
Andrea Pattaro

ROMA.- Mientras Italia pasó a ser a partir de hoy bicolor, con 11 regiones color naranja –con restricciones menos severas– y 9 aún en rojas –el color amarillo decidió suspenderse hasta fin de mes para intentar achatar la curva de contagio–, el Istat, el órgano estadístico del gobierno italiano, volvió a reflejar hoy el desastre económico provocado por el coronavirus, que causó la pérdida de casi un millón de puestos de trabajo.

En los 12 meses que pasaron entre febrero de 2020 y febrero de 2021, el Istat relevó que hay 945.000 personas ocupadas menos: una hecatombe. Y destacó que si no se invierte el rumbo rápidamente, algo únicamente posible a través del plan nacional de vacunación –que sigue siendo demasiado lento–, la situación corre el riesgo de degenerar aún más. El próximo 30 de junio, en efecto, terminará el bloqueo a los despidos, así como los subsidios debido al Covid, la llamada “cassa integrazione”.

EE.UU. vuelve a ser la locomotora y tracciona el repunte de la economía global

“Las reiteradas flexiones coyunturales de la ocupación que se registraron desde el inicio de la emergencia sanitaria hasta enero de 2021 han determinado un derrumbe de la ocupación con respecto a febrero de 2020 (-4,1%, equivalente a -945.000 unidades”, indicó en un documento del Instituto Nacional de Estadísticas. “La disminución involucra a hombres y mujeres, empleados (-590.000) y autónomos (-355.000) y todas las clases de edad”, agregó el informe, que precisó que la tasa de ocupación en un año bajó 2,2 puntos porcentuales, alcanzando el 56,5%.

En el arco de 12 meses, crecen las personas en busca de trabajo (+0,9, equivalente a +21.000 unidades), pero sobre toda las inactivas –que no tienen ni buscan empleo– entre los 15 y 64 años (+5,4%, equivalente a +717.000), según el Istat, que por supuesto no contabiliza la enorme economía informal existente en Italia.

El diario La Stampa recordó que hace un año el exministro de Economía, Roberto Gualtieri, hizo una promesa que no pudo mantener: “Nadie perderá el trabajo por culpa del coronavirus”.

Coronavirus: confirman en Europa un vínculo entre la vacuna de AstraZeneca y las trombosis

En un marco cada vez más alarmante –con la trágica cifra de 111.326 muertos totales– y pese a que desde hace más de un mes está al frente del gobierno Mario Draghi, economista de renombre y expresidente del Banco Central Europeo, hace unos días un estudio de Unimpresa (Unión Nacional de Empresas) advirtió que hay más de 10 millones de italianos que corren el riesgo de caer en la pobreza. Se trata de los 4 millones de desocupados y de los 6,3 millones de ocupados, pero en situaciones inestables y económicamente débiles.

“Para evitar que esta área de malestar social crezca aún más, hay que ir más allá de esos 32.000 millones de euros erogado en el último paquete de ayuda, que no son suficientes. Y esto el gobierno de Draghi debe entenderlo rápidamente”, dijo Salvo Politino, vicepresidente de Unimpresa. “Nuestra sensación es que, más allá de la indiscutida competencia de este ejecutivo, no hay contacto con la realidad”, agregó, al reclamar más ayuda para que “las empresas puedan mantener a sus trabajadores y volver a crecer para emplear”. “Sólo así no tendremos más pobres en nuestro país”.