Coronavirus: El impacto en la curva de contagios que tendrán las restricciones según los expertos

Alejandro Horvat
·5  min de lectura
SOCIEDAD recorrido por la ciudad para ver como se viaja en el transporte publico Retiro
Ignacio Sanchez

Las restricciones a la circulación y a algunas actividades durante dos semanas, entre ellas la educativa en la Ciudad y 40 municipios de la provincia de Buenos Aires, tienen como objetivo bajar los contagios de coronavirus que han alcanzado cifras récord en los últimos días, según dijo el presidente, Alberto Fernández.

El comportamiento del virus indica que, a mayor movimiento, habrá más contagios. La evidencia científica respalda esa lógica, pero también indica que los lugares que funcionan con protocolos, y especialmente las escuelas, tienen una baja incidencia en la propagación del virus. Los expertos consultados por LA NACION advierten que si no se controla el transporte público y las personas no dejan de reunirse a puertas cerradas, las restricciones causarán un daño económico y social sin generar un beneficio en términos epidemiológicos.

“No se había hablado en reuniones anteriores de que iban a cerrar las escuelas, yo a la luz de los datos hubiera sido más cauto con ese tema, creo que tenían que continuar con las clases presenciales”, opina Eduardo López, infectólogo y asesor presidencial durante la pandemia de coronavirus.

Y agrega: “La gran pregunta es cuánta gente moviliza la escuela, pero bueno, como dije, yo hubiera sido más cauto. En cuanto a las restricciones en general, creo que un buen resultado sería que la curva llegue a una meseta de contagios y fallecidos. La estrategia de cerrar a las 20 la usó Inglaterra, pero junto con una estrategia muy agresiva de testeos”.

Coronavirus: qué no se podrá hacer en la ciudad cuando entre en vigencia el DNU presidencial

Elena Obieta, infectóloga y miembro de la Sociedad Argentina de infectología (SADI), dice algo que suena obvio, pero que en la práctica no lo es. Explica que, si la gente no se reorganiza y todos vuelven agolpados en el transporte público justo antes de las 20, horario en el que comienza el “virtual” toque de queda, o se reúnen todos a tomar algo en los bares entre las 19 y las 20, las medidas no serán efectivas.

La ventaja de este año es que ya pasamos por el año pasado. Ahora sabemos. La desventaja es justamente lo mismo. Ahora sabemos
Tomás Cuesta


Los expertos señalan al transporte público como uno de los principales problemas (Tomás Cuesta/)

“Ninguna medida es efectiva si no se cumple de manera responsable. Yo hablo estrictamente de lo sanitario, luego las cuestiones políticas o económicas son otro tema. Si la gente se sigue reuniendo, esto no va a mejorar. El tema del transporte público es otro problema que claramente hay que solucionar con fuertes controles”, explica Obieta.

Ámbito escolar

La especialista resalta que el ámbito escolar ha demostrado no ser un foco de contagios, por eso es necesario estar atentos a lo que sucede antes de ingresar al colegio, es decir el transporte, o luego de las clases, en los encuentros extracurriculares.

“Los contagios dentro de la escuela son inferiores al 1%. El problema es qué ocurre fuera de la escuela. Pero no podemos tirarle la culpa a un aula que está bien ventilada, los alumnos cumplen la distancia y usan el barbijo. Todas las actividades que están por fuera del protocolo son el problema, por eso hay que prestar atención a esas cuestiones para no perjudicar a las actividades que si están protocolizadas”, agrega Obieta.

En la ciudad, según los registros oficiales y el seguimiento que hace el ministerio de Educación porteño, durante el período que va desde el 17 de marzo hasta el 12 de abril, los casos acumulados de coronavirus en las escuelas fueron 5006. Esto representa el 0,71% del total de las 700.518 personas que asisten a las escuelas. Además, la cantidad de burbujas transcurriendo el aislamiento de manera preventiva es de 945, un 2,1% de las 45.056 burbujas totales. De los casos que se aislaron preventivamente por ser contacto estrecho dentro de una misma burbuja, se positivizaron luego el 0,012%.

Rigen las nuevas restricciones en el AMBA. Estación de trenes de Constitución
Tomás Cuesta


Los expertos señalan al transporte público como uno de los principales problemas (Tomás Cuesta/)

A pesar de los datos, el Presidente explicó que algunas de las razones por las cuales tomó la decisión de regresar a la virtualidad por dos semanas es que “los chicos se intercambian los barbijos” y que “las madres se agolpan en las puertas de los colegios”.

¿Rojo, amarillo o verde? El semáforo de riesgo sanitario en todo el país

Ricardo Teijeiro, infectólogo y miembro de la SADI, indica que restringir la circulación es lo que se hizo en todo el mundo para bajar los contagios. De todos modos, cree que estas restricciones, en el mejor de los casos, van a lograr que los casos lleguen a una meseta en dos o tres semanas, aunque prevé que el nivel de contagios continuará alto.

“Lo peor que nos puede pasar es que esto no sea efectivo, porque todo va a ser progresivamente más restrictivo. No hay mucha vuelta que darle, esto es lo que se hizo en todo el mundo. Las escuelas también tuvieron que cerrar en Alemania, Israel, Gran Bretaña en situaciones extremas, pero la clara diferencia es que allá sí funcionaron durante buena parte del año pasado. Las escuelas han demostrado que no son un foco de contagios, el problema es el movimiento que generan las clases, por eso es fundamental controlar el transporte”, argumenta Teijeiro.

Roberto Etchenique, investigador del Conicet y de la Universidad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, argumenta que para ver cambios en las tenencias se necesitan, al menos, 10 días: “A partir de hoy se empiezan a ver recién las consecuencias del cierre del siete de abril. De hecho, entre el siete de abril y ayer (por el miércoles) la tendencia de casos fue exactamente la esperada matemáticamente dado que hay un crecimiento exponencial. Es posible que en estos días el ritmo baje un poco en los casos diarios, pero no será consecuencia de lo de ayer, sino de lo que pasó hace una semana. Mi impresión es que si se cumplen las restricciones el número de casos diarios puede ir bajando un poco o mantenerse estable. Pero las cifras de los internados y de los muertos va a depender mucho de cómo siga el plan de vacunación y las consecuencias de las decisiones de ayer en cuanto a las internaciones se verán recién dentro de dos o tres semanas”.