Coronavirus: Por la atención de otras patologías, las terapias intensivas tienen alta ocupación

Fabiola Czubaj
·5  min de lectura
Esta segunda ola de la pandemia de Covid-19 no solo arrancó con más velocidad que la primera, sino también con un porcentaje de camas ocupadas mucho mayor por otras enfermedades desatendidas el año pasado
Anibal Greco

“No hay camas”, es la frase que se empieza a escuchar por estos días en algunos hospitales, mientras el sector privado alerta que está por encima del 95% de ocupación de las terapias intensivas en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Es que esta segunda ola de la pandemia de Covid-19 no solo arrancó con más velocidad que la primera, sino también con un porcentaje de camas ocupadas mucho mayor por otras enfermedades desatendidas el año pasado.

En el momento de mayor estrés del sistema en la primera ola fue entre agosto y octubre del año pasado, de acuerdo con los registros oficiales. Pero el porcentaje de ocupación informado dependía de la cantidad de camas habilitadas para Covid-19. Así, por ejemplo, septiembre empezó con un uso del 60,7% en el país y 69,2% en el AMBA o 2314 personas internadas.

Así se propaga el virus de Covid en el transporte

Con la apertura de más camas, los porcentajes se fueron acercando al 70% hacia mediados de octubre, con 4287 pacientes en las terapias del país. Entre finales del año pasado y el mes pasado, la cifra de internados en terapia por Covid-19 se mantuvo entre 3200 y 3500 o una ocupación promedio del 50-60% de las camas que los distritos reservaban para la pandemia (el número se desconoce), mientras se atendían otras patologías.

Ayer a la noche, había 3819 internados en el país, con una ocupación cercana a la que había previo al pico de la primera ola: 60,3% para el país y 67,9% para el AMBA, mientras el sistema sanitario se está reordenando para ampliar la capacidad de internación, sobre todo en el sector público. A última hora, y tras una reunión con representantes de la Unión Argentina de Salud (UAS), que reúne a los prestadores privados, el Ministerio de Salud recomendó “reorganizar las cirugías programadas, sostener la atención ambulatoria y las acciones de prevención”.

Mientras la ciudad asegura que aún “tiene margen” en los hospitales, la provincia de Buenos Aires está en pie de alerta. “No es que no vamos a tener camas, ya no las estamos teniendo”, dijo ayer el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán.

Los 80 hospitales que dependen de la Dirección Provincial de Hospitales cuentan con 1100 camas de terapia: 800 están en el Conurbano. En los próximos días, prevén habilitar otras 135, con entre 90 y 100 más a incorporar si es necesario, según explicó Juan Riera, director provincial de Hospitales. A la vez, los hospitales municipales poseen 880 camas más que podrían sumar otras 200. El sector privado aporta otras 2220 camas.

“Hay un aumento muy importante en la demanda”, dijo Riera a LA NACION. “El incremento exponencial de los casos de estos últimos días llevó la ocupación de camas de terapia intensiva en toda la provincia al 65%. Más complicado está el Conurbano, con La Plata y Gran La Plata, donde la ocupación es del 74%”, explicó el funcionario. Mar del Plata y Bahía Blanca también empiezan a dar señales de alerta.

Sector público y privado

“A diferencia de la primera ola, teníamos a hospitales con un 95 o 100% de ocupación, pero con hospitales próximos con mucha disponibilidad de camas, lo que nos permitía agilizar la derivación. Hoy, la ocupación de esos hospitales cercanos ya es alta, del 85-95%. Estamos empezando a derivar pacientes a zonas a más de 100 kilómetros en las regiones sanitarias que están más complicadas”, dijo Riera. “Covid-19 está compitiendo con otras patologías”, que recuperaron la demanda habitual o, en algunos casos, aumentó por la caída de las consultas el año pasado debido a las restricciones. La mitad de la ocupación, hoy, es por otros problemas de salud.

En la ciudad, en cambio, los niveles de ocupación de las camas de terapia están más separados entre el sector público y privado. En los hospitales, el 50,6% de las 450 camas destinadas a pacientes con Covid-19 está ocupado. En los sanatorios y las clínicas, está por encima del 90%, de acuerdo con fuentes del sector privado.

El año pasado, la ocupación de las terapias de los hospitales llegó al 70% en el momento de mayor tensión del sistema, según indicaron ayer desde el Ministerio de Salud porteño.

El sistema sanitario porteño cuenta con 1725 camas de terapia entre el sector público y privado; 1036 estuvieron disponibles solo para casos de Covid-19, incluidas las 450 de los hospitales, como publicó LA NACION. Fuentes de la Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS) estimaron una ocupación de terapias intensivas por pacientes con y sin Covid-19 en el 95% solo en la ciudad.

Ayer, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) dio a conoce un relevamiento en 53 instituciones públicas y privadas del AMBA. La ocupación de 1046 camas -10% de las disponibles en Argentina- en 22 hospitales y 31 centros privados era del 93%.

Según informó la UAS, en el AMBA hay un 90-95% de ocupación de camas en salas generales como en las terapias intensivas, con un 65-70% de pacientes con Covid-19, “que van en aumento”, indicaron. El resto es por otras causas, como las cardiovasculares y oncológicas, en muchos casos asociadas con el retraso en la atención durante 2020.

En tanto, la Federación de Cámaras de Emergencias Médicas y Medicina Domiciliaria (FEM), miembro de la FAPS, estimó que los traslados de pacientes sospechosos o Covid-19 positivo subieron un 44% con respecto de los 14 días anteriores. “Se está experimentando un aumento exponencial en la cantidad de llamados entrantes de las empresas del sector, demoras de más de 10 horas en el envío de un profesional médico a domicilio e importantes demoras en los traslados de pacientes no urgentes, generando retrasos en todo el sistema y malestar en la sociedad”, indicaron a LA NACION.