Covid: cómo evolucionó la vacunación durante los últimos seis meses en el país y una deuda pendiente

·6  min de lectura
Los expertos insisten con la importancia de la inmunización contra el Covid
Los expertos insisten con la importancia de la inmunización contra el Covid

CÓRDOBA.– A mediados de mayo, según confirmó la ministra de Salud, Carla Vizzotti, la Argentina ingresó en la cuarta ola de Covid-19, aunque el número de contagios fue bajando en junio. La anterior ola había sido en diciembre y enero, cuando se expandió la variante ómicron. Desde el 2 de enero hasta el 26 de junio último, la cantidad de vacunas aplicadas en todo el país avanzó 35%. Con menos exigencias para los refuerzos y también con menos insistencia por parte de las autoridades sanitarias, la velocidad de la campaña de inmunización fue estabilizándose.

Al 2 de enero se habían colocado en todo el país 78.208.393 dosis y al 26 de junio, eran 105.471.844 dosis totales. Los números fueron analizados por LA NACION Data sobre la base de los datos abiertos del Ministerio de Salud de la Nación, que puede tener diferencias respecto de los informes oficiales.

BA 2.75: Qué escenarios plantea la nueva subvariante de Covid surgida en la India

Según ese dataset del ministerio, durante el semestre anterior –entre el 2 de julio y el 2 de enero de 2022– las aplicaciones treparon por encima del triple (+259%), de 21.781.425 a 78.208.393, al escalar la inoculación de las primeras y segundas dosis.

Elena Obieta, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología, sostiene que la evolución con las dosis de refuerzo es lenta: “Estamos por debajo de lo recomendable en la cobertura de los refuerzos, que es del 85% para arriba; desde todos los lugares absolutamente posibles tenemos que insistir en que, si pasaron más de cuatro meses de la segunda dosis o del refuerzo, hay que recibir la que corresponde. Seguimos sin las internaciones que teníamos antes de las vacunas, lo que demuestra su eficacia, pero tenemos un incremento sostenido de los casos”.

En el análisis de cómo evolucionó el porcentaje de población vacunada en el país con adicional/refuerzo (el concepto incluye, sin distinguir, la tercera y la cuarta o solo el booster), creció del 14% el 2 de enero al 60% para el 26 de junio, 46 puntos porcentuales. Pero hay diferencias entre provincias. La ciudad de Buenos Aires (CABA) pasó del 22% al 99%; La Pampa, del 29% al 88%; Formosa, del 48% al 88%; San Luis, del 18% al 87%, y Catamarca, del 10% al 72%.

Son los distritos que más evolucionaron fueron la CABA, con 77 puntos porcentuales; San Luis, con 69 puntos porcentuales, y Santa Fe, con 64 (de 13% a 77%).

En la otra punta de la tabla está Misiones, con solo 30% de la población con dosis adicional/de refuerzo; le siguen Chaco, con el 35%, y Tucumán y Salta, con el 39%. En la primera, la evolución fue de 16 puntos porcentuales en seis meses, lo que la convierte en el distrito con el menor aumento en el país.

Aunque en enero Tucumán, Chaco y Salta estaban muy atrás, la primera con 8% y las dos últimas con 9%, la dinámica de colocación de las dosis de refuerzo o adicional fue algo mayor que en Misiones: 28, 26 y 30 puntos porcentuales, respectivamente.

Las subvariantes de ómicron son más contagiosas, pero la vacunación frena su impacto en los pulmones
Las subvariantes de ómicron son más contagiosas, pero la vacunación frena su impacto en los pulmones - Créditos: @GETTY IMAGES

Otras provincias que registraron un crecimiento superior a los 40 puntos porcentuales, pero menor a 60, entre enero y junio en la población con dosis de refuerzo son: Buenos Aires y Santiago del Estero, 47; La Rioja, 46; Neuquén y Córdoba, 43; Catamarca y Entre Ríos, 41; Río Negro y Mendoza, 40; Jujuy, 36; San Juan y Tierra del Fuego, 35; Santa Cruz y Chubut, 33.

En el mundo –hay nuevas olas de contagios con SARS-CoV-2 ahora en Europa y en Israel– muchos médicos llaman al repunte de casos “ola silenciosa” no solo porque salió del foco de los medios de comunicación, sino porque las mediciones oficiales no son tan exhaustivas ya que menos gente se hace hisopados, aun cuando tiene síntomas compatibles con el Covid-19. La Argentina no escapa a este escenario desde que se modificaron los criterios para testear a la población.

Infección

Los casos leves, empujados por las subvariantes BA.4 y BA.5 de ómicron, siguen registrándose. El infectólogo Juan Pablo Caeiro admite que la BA.5 parece ser, hasta ahora, la más evasiva y con más capacidad de reinfectar. Aunque enfatiza que siempre los efectos dependen de la persona, reconoce que los cuadros son menos graves –”en general, se dan en personas vacunadas y eso cambia el punto de partida”– pero molestos. Insiste en la necesidad de mantener los cuidados básicos (barbijo, lavado de manos, distanciamiento) y de vacunarse.

Obieta ratifica que los sublinajes de ómicron parecen ser aún más contagiosos que la cepa original y, además, con capacidad de traspasar la inmunidad de los anticuerpos producidos tanto por la infección natural como por la vacuna: “Lo crucial de la vacunación es que evita, en la mayoría de los casos, los cuadros graves. No impide el contagio, sí que los pacientes sean críticos. El virus parece ir ganando en contagiosidad; afecta la parte superior del aparato respiratorio, pero la inferior parece bloqueada por efecto de las vacunas”.

Entre el 2 de enero y el 4 de junio, en todo el país se registraron 7162 casos de Covid-19 cada 100.000 habitantes
Entre el 2 de enero y el 4 de junio, en todo el país se registraron 7162 casos de Covid-19 cada 100.000 habitantes - Créditos: @Getty Images

El infectólogo Hugo Pizzi plantea que hay “menos gente que tiene las vacunas que debería; hay un volumen importante de indiferentes a lo que hay que sumar porque se están venciendo partidas. Tenemos las vacunas, pero no tenemos los brazos”. A su criterio, deberían existir restricciones para determinados trámites con el objetivo de impulsar la vacunación.

“Las muertes son un drama; están las herramientas para evitarlas –añade–. Tengamos en cuenta las secuelas que deja el Covid-19; las vacunas son clave para frenar esas consecuencias”.

Entre el 2 de enero y el 4 de junio (esa es la última fecha de actualización de la base de datos abierta del Ministerio de Salud), en todo el país se registraron 7162 casos de Covid-19 cada 100.000 habitantes. La ciudad de Buenos Aires, con 15.221 cada 100.000, y La Pampa, con 10.693 cada 100.000, encabezan la tabla general. Los dos distritos son, también, aquellos en los que más evolucionó la colocación de las dosis de refuerzo y con más población vacunada.

Por encima del promedio nacional de casos cada 100.000 habitantes, quedan además San Juan (9677), Córdoba (8855), San Luis (8520), Formosa (8393), Tierra del Fuego (7436) y Catamarca (7427). Misiones, al igual que en crecimiento de vacunación con tercera dosis, aparece última en este listado, con 3100 en el período considerado.

Con la colaboración de LA NACION Data