Coronavirus. Alemania: 300.000 alumnos y 30.000 docentes, en cuarentena

LA NACION
·2  min de lectura

BERLÍN.- Unos 300.000 escolares y 30.000 docentes están en cuarentena en Alemania debido al coronavirus, según datos de la asociación federal de profesores, reportó hoy el diario Bild. Los expertos del sector lo llaman "cuarentena salame" (salami lockdown), porque abarca "fetas" del mundo escolar, en un país que decidió mantener a los alumnos en el aula con clases presenciales al mayor tiempo posible.

Ayer la ministra de Educación federal, Anja Karlikzek, se expresó a favor del uso de los barbijos en clase, también en la escuela primaria, una medida polémica que según un sondeo cuenta con el apoyo de casi la mitad de los alemanes.

Coronavirus: Rusia anuncia que su vacuna contra el Covid-19 tiene un 92% de efectividad

En Alemania hay 40.000 escuelas, 11 millones de alumnos y 800.000 docentes.

"Nuestros políticos confían en las autoridades sanitarias y no en el sistema escolar en sí para proteger a los alumnos de las infecciones", dijo Heinz-Peter Meidinger, presidente de la Asociación de Maestros Alemanes.

Meidinger estima que entre el 2,5 y el 3% de todos los estudiantes en todo el país están en cuarentena porque están infectados o han estado expuestos al virus. El segundo bloqueo a nivel nacional de Alemania, que comenzó a principios de este mes, no incluye escuelas y guarderías, que pueden ser cerradas individualmente por las autoridades de salud si se ven afectadas por un brote.

En su segunda semana de bloqueo, Alemania ha mostrado una marcada reducción en su número de reproducción, lo que significa que si bien el número de nuevas infecciones reportadas diariamente sigue siendo alto (el martes las autoridades sanitarias registraron 18.487 nuevos casos), la tasa de aumento diario parece haberse amesetado.

Según una nueva encuesta, casi la mitad de los adultos encuestados, el 48 por ciento, están a favor del uso de barbijos en las escuelas en todo momento. Actualmente, muchas escuelas permiten que los niños se quiten las mascarillas una vez que están sentados.

Agencia ANSA y The New York Times