La Corona británica contra la BBC: historia de un desencuentro que podría tener consecuencias

·5  min de lectura

El príncipe Harry fue el primero en arremeter claramente contra ciertos medios de comunicación, en concreto, los tabloides británicos, con los que su mujer, Meghan Markle incluso mantiene una batalla legal en los tribunales. Mientras tanto, el resto de la familia real parecía continuar con su política de no responder a las publicaciones de la prensa que les atañen manteniendo ese equilibrio cordial tan difícil de alcanzar en las monarquías parlamentarias. Pero la cuerda acabó por tensarse demasiado y lo hizo no con los diarios sensacionalistas por excelencia, sino con el buque insignia de los medios británicos: la cadena pública BBC. La situación ha estallado tras la emisión del documental Los príncipes y la prensa, en el que abordan la relación entre los hermanos Guillermo y Harry. Para la familia real, la producción recoge "declaraciones infundadas y exageradas de fuentes desconocidas que se presentan como hechos", y ya antes de ver el primer episodio la Reina, el príncipe Carlos y el duque de Cambridge anunciaban que cortaban toda cooperación con la cadena en el futuro. Sin embargo, las tensiones ya habían comenzado mucho antes y todo apunta a que tendrán consecuencias.

VER GALERÍA

Príncipes Guillermo y Harry
Príncipes Guillermo y Harry

La BBC ha sido escenario de algunos de los momentos que los Windsor más desearián olvidar. Si alguien en la familia tenía claro que los medios de comunicación era un poder al que convenía tener de su lado era el duque de Edimburgo, que en 1969 tuvo la idea de rodar un documental sobre la familia para transmitir una imagen más cercana de ellos. El experimento no salió bien e Isabel II, a la que nunca le había convencido la idea, ordenó retirarlo tras su primera emisión. También en la BBC tuvo lugar la entrevista al príncipe Andrés que precipitó su paso atrás en la vida pública. El duque de York pretendía zanjar las especulaciones sobre su relación con el financiero Jefrey Epstein, pero no logró salir airoso de las incisivas preguntas de la periodista.

Las entrevistas que hicieron temblar la Monarquía británica

En cualquier caso, si hubo una entrevista horribilis para la monarquía inglesa en la BBC es la que dio Diana de Gales a Martin Bashir en 1995 y que hizo inminente su divorcio oficial del príncipe Carlos. La princesa de Gales no eludió ninguno de los temas más conflictivos, empezando por su propia infidelidad con el mayor de caballería James Hewitt o la bulimia que padeció. Pero si por algo será recordada esta entrevista será por la frase que condensa el resúmen más amargo de su relación: "Éramos tres en mi matrimonio y eso es una multitud". Con esta demoledora declaración se refería a la constante presencia de Camilla Parker-Bowles, hoy duquesa de Cornualles, en la vida de su entonces marido. Ahora 25 años más tarde, la famosa entrevista ha vuelto a estar en el punto de mira después de que el hermano de Diana, el conde de Spencer, exigiera una investigación sobre los métodos que empleó el periodista para lograr su testimonio. La investigación judicial concluyó que la Princesa fue manipulada y coaccionada con documentos falsos para que hablara y la respuesta del príncipe Guillermo fue demoledora. "A mi madre no solo le falló un reportero que iba por su cuenta, sino los directivos de la BBC, que miraron para otro lado en lugar de hacerse las preguntas más difíciles. Estos fallos, identificados por periodistas de investigación, no solo decepcionaron a mi madre y a mi familia, también al público", aseguró en un comunicado sin precedentes en el que afirmaba que el programa nunca debería ser emitido de nuevo.

VER GALERÍA

Diana de Gales
Diana de Gales

La gota que colmó el vaso

Aún escocían heridas cuando la BBC anunció el documental que ahonda precisamente en una de las cuestiones más sensibles y que más ríos de tinta han hecho correr en los últimos meses: el deterioro de la relación entre los príncipes Guillermo y Harry. Fue la gota que colmó el vaso y la familia real dio un golpe en la mesa haciendo frente común ante lo que han calificado como "chismes", pero, ¿qué consecuencias tendrá esta declaración de guerra al gigante público de la radio y televisión británicas?

La mas inmediata afecta a la emisión del Concierto de Navidad en la abadía de Westminster, que ya no correrá a cargo de la BBC, sino que lo retransmitirá la cadena ITV. Este movimiento pone en cuestión el futuro de otros proyectos que, sobre todo el duque de Cambridge, tenía con la BBC. Uno de ellos, los premios Earthshot, los Oscar de la ecología que tanto enorgullecen al hijo de Carlos de Inglaterra, que se organizaron en colaboración con la cadena pública. Mientras los Windsor mantienen las espadas en alto, falta conocer los próximos pasos tanto de la BBC como de los demás medios de comunicación. No hay duda de que la competencia intentará hacerse con los proyectos en los que decidan prescindir del famoso canal, pero por otra parte, las hostilidades con la prensa no suelen salir demasiado bien a la casa real británica o si no que se lo digan a los duques de Sussex. No obstante, conviene recordar que ahora quien se ha puesto en pie de guerra ha sido el núcleo duro de la casa real.

Haz click para ver el documental de Harry de Inglaterra, su capítulo monográfico de la serie Royals. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.