Anuncios

El jefe de la ONU y presidente de la COP28 se enfrentan por los combustibles fósiles

Líderes mundiales y delegados caminan en la Expo City de Dubái antes de la Cumbre Mundial de Acción por el Clima durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) en Dubái, Emiratos Árabes Unidos

Por Valerie Volcovici, William James y Elizabeth Piper

DUBÁI, 1 dic (Reuters) -El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, instó el viernes a los líderes mundiales reunidos en la cumbre climática COP28 a planificar un futuro sin combustibles fósiles, afirmando que no hay otra forma de frenar el calentamiento global.

Un día después de que el presidente de la COP28, el sultán Ahmed al-Jaber, propuso seguir utilizando combustibles fósiles, Guterres afirmó: "No podemos salvar un planeta en llamas con una manguera de incendios de combustibles fósiles".

"El límite de 1,5 grados sólo es posible si finalmente dejamos de quemar todos los combustibles fósiles. No reducirlos", dijo, refiriéndose a las tecnologías incipientes para capturar y almacenar las emisiones de carbono.

Las visiones contrapuestas resumen la cuestión más controvertida a la que se enfrentan los líderes mundiales en la cumbre climática de la ONU de este año en los Emiratos Árabes Unidos, un país petrolero.

El rey Carlos III de Reino Unido suplicó a los líderes mundiales que avancen en la agenda climática global.

"Los científicos llevan mucho tiempo advirtiéndolo y estamos viendo cómo se alcanzan puntos de inflexión alarmantes", afirmó.

"A menos que reparemos y restauremos rápidamente la economía de la naturaleza, basada en la armonía y el equilibrio, que es nuestro sustento último, nuestra propia economía y supervivencia estarán en peligro", dijo el rey, que ha dedicado la mayor parte de su vida adulta a hacer campaña en favor del medio ambiente.

Los comentarios de Carlos, cuyo papel como jefe de Estado británico es principalmente ceremonial, parecieron contradecir a su Gobierno.

El primer ministro Rishi Sunak, a quien se esperaba en la COP28 el viernes para anunciar 1.600 millones de libras (2.020 millones de dólares) en financiación para el clima, ha dado marcha atrás en varias medidas nacionales que habían sido establecidas por Gobiernos anteriores para ayudar al país a cumplir sus objetivos de emisiones netas cero para 2050.

Una antigua presidente de las Islas Marshall, cuyo país se enfrenta a las inundaciones provocadas por la subida del nivel del mar debido al cambio climático, dimitió el viernes de la principal junta consultiva de la COP28 en protesta por el apoyo de EAU al uso de combustibles fósiles.

En su carta de dimisión, Hilda Heine se mostró "profundamente decepcionada" por el hecho de que EAU haya usado su papel en la COP28 para negociar acuerdos petrolíferos y gasísticos. Los EAU han negado rotundamente las acusaciones.

"Estas acciones socavan la integridad de la presidencia de la COP y del proceso en su conjunto", escribió Heine, añadiendo que restaurar la confianza significa lograr "un resultado que demuestre su compromiso con la eliminación progresiva de los combustibles fósiles".

OPCIONES PARA ACUERDO

Lejos del escenario principal, las delegaciones y los comités técnicos se pusieron a trabajar en la evaluación de los avances en el cumplimiento de los objetivos climáticos globales, en concreto el del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados (3,6 grados Fahrenheit), por encima de las temperaturas preindustriales.

Los científicos dicen que un aumento de la temperatura global por encima de este umbral desencadenará impactos catastróficos e irreversibles en todo el mundo.

Naciones Unidas publicó el viernes su primer borrador de lo que podría servir de plantilla para un acuerdo final de la cumbre COP28, que finaliza el 12 de diciembre.

El borrador ofrece "elementos básicos" para un resultado político e incluye varias opciones para abordar el problema central de si los combustibles fósiles deben desempeñar un papel en el futuro, y en qué medida.

Una de las opciones consiste en incluir compromisos para reducir o eliminar progresivamente el uso de combustibles fósiles, abandonar la energía del carbón y triplicar la capacidad de las energías renovables para 2030.

También se debatirá si se eliminan gradualmente las subvenciones a los combustibles fósiles, que el año pasado ascendieron a unos 7 billones de dólares, y si se incluyen disposiciones para la tecnología de captura y eliminación de carbono.

El jueves, Jaber, de los EAU, instó a los países a colaborar con las petroleras para alcanzar una posición común.

La cumbre también logró una victoria temprana al aprobar un nuevo fondo para ayudar a las naciones pobres a hacer frente a los desastres climáticos.

(1 dólar = 0,7910 libras)

(Reporte de Valerie Volcovici, William James y Katy Daigle; editado en español por Benjamín Mejías Valencia y Javier López de Lérida)