A contramano de la noche esteña, el “Club de las 5 AM” aterrizó con su movida saludable

·4  min de lectura
La primera edición del Club de las 5 AM, en Punta del Este, con yoga en la terraza del Enjoy para coronar la mañana
Domitila Dellacha

PUNTA DEL ESTE (Enviada especial).- Mientras en la exclusiva noche esteña algunos bailan hasta entrado al amanecer, un grupo se maneja a contramano. Cuando el reloj todavía marca las 4 de la madrugada, medio centenar de personas se congregaba esta mañana sobre la Mansa para dar inicio al día con cinco kilómetros de actividad física, meditación y yoga. Encabezados por el DJ y conductor, Ale Lacroix, el Club de las 5 AM llegó al balneario uruguayo.

La iniciativa se trata, según describe Lacroix a LA NACION, de un cambio de hábito cuyos beneficios busca predicar. Su camino surge luego de haber encontrado el libro “El Club de las 5 de la mañana”, de Robin Sharma. Desde entonces, asegura, su vida dio un giro y espera poder motivar a otros a seguir el mismo rumbo.

Ale Lacroix, embajador del Club de las 5 AM en Buenos Aires, trajo la propuesta a Punta del Este
Domitila Dellacha


Ale Lacroix, embajador del Club de las 5 AM en Buenos Aires, trajo la propuesta a Punta del Este (Domitila Dellacha/)

Según el bestseller del autor canadiense, levantarse a esa hora permite aprovechar el momento en que el mundo está en calma. Así, Sharma advierte que para lograr nuevos hábitos, como levantarse tan temprano, se requiere persistencia y llama a ese momento del día “la hora sagrada”.

“El Club de las 5 AM”: los secretos de quienes madrugan para hacer gimnasia, meditar y estudiar

“Es un hábito que me ha cambiado la vida y quiero compartirlo porque a mí me hizo bien”, sostiene. “¿Por qué las 5 de la mañana? Es la hora que le ganamos al mundo, es la hora previa a que todo el mundo comienza. Son sesenta minutos para maximizar el día”, justifica.

El concepto del club supone destinar una hora diaria a las cinco de la mañana a tres momentos: veinte minutos de ejercicio físico, veinte minutos de meditación y veinte minutos de estudiar algo nuevo. “Simplemente es modificar un hábito, un desafío que rinde sus frutos”, sostiene.

La primera edición del Club de las 5 AM, en Punta del Este, con entrada en calor minutos después de las 4 de la madrugada
Domitila Dellacha


La primera edición del Club de las 5 AM, en Punta del Este, con entrada en calor minutos después de las 4 de la madrugada (Domitila Dellacha/)

La práctica individual –que le tomó más de 60 días de trabajo para ser incorporada en su vida- derivó en la creación del club de las 5 am, cuya primera convocatoria reunió solo a una persona en la Facultad de Derecho de la UBA. “Eso para mí fue un montón”, recuerda emocionado. Lo que siguió fue un llamado todos los meses a hacer cinco kilómetros de la forma que uno quiera. Así creció, poco a poco, incluso en un año de restricciones por la pandemia. Doce meses después, con unas 70 personas que se reúnen todos los meses en el Paseo Costero de Vicente López, Lacroix trajo el concepto a Punta del Este.

Este miércoles 5 de enero a las 5 de la madrugada, medio centenar de personas se encontraron sobre la playa Mansa, en la puerta del hotel Enjoy, para sumarse a la propuesta. Todos, salvo uno, participaron por primera vez de la iniciativa.

Jessica Frendzel y su marido, Walter, escucharon hablar del Club de las 5 AM en la conserjería del clásico hotel de Punta del Este y decidieron participar sin dudarlo. “Siempre nos gusta innovar, hacer algo distinto cuando estamos de vacaciones. Ahora es cuando uno se permite hacer algo diferentes ”, asegura el matrimonio a este medio, mientras camina en dirección a la playa Brava.

La salida del sol estaba prevista para las 5.32. Unos minutos antes, las cincuenta personas que llegaron al trote, en bicicleta o caminando y se reunieron sobra la arena húmeda, luego de un día de fuertes tormentas en el Este.

La primera edición del Club de las 5 AM, en Punta del Este, minutos antes del amanecer en la playa Brava
Domitila Dellacha


La primera edición del Club de las 5 AM, en Punta del Este, minutos antes del amanecer en la playa Brava (Domitila Dellacha/)

“Esto es imponente. Cuando hacés de esto un hábito, todos los amaneceres son distintos”, afirma Lacroix, mientras charla con los convocados a una mañana distinta. El elenco de deportistas madrugadores estuvo compuesto por argentinos, uruguayos y hasta una madrileña.

Mónica Belloni, una economista uruguaya que vacaciona en el Este con sus hijas, celebra haberse sumado a la actividad. “A veces te despertás y te obligás a volver a dormir cuando podrías estar acá”, afirma, con la mirada puesta en el mar. “Está el preconcepto de muchos que madrugar es para locos, pero es un hábito saludable”, advierte.

Durante décadas, Lacroix vivió de noche. Su rutina como DJ significaba no acostarse antes del mismo horario que hoy predica como un antes y un después en su vida. Risueño, sostiene: “Me fui apartando hacia nuevos horizontes”.

La primera edición del Club de las 5 AM, en Punta del Este
Domitila Dellacha


La primera edición del Club de las 5 AM, en Punta del Este (Domitila Dellacha/)

Al igual que en sus ediciones bonaerenses, el evento matutino se coronó con una sesión de yoga en la terraza del hotel Enjoy, donde hubo aplauso cerrado para los presentes. “No vinieron a Punta del Este por eso, pero acá estamos, sonrientes a las 5 de la mañana”, dice Lacroix, desbordado de felicidad por la actividad.

“La victoria es de cada uno de ustedes”, asegura.

Si bien la práctica individual es celebrada mensualmente en Buenos Aires, la iniciativa esteña se repetirá todos los miércoles de enero, de forma gratuita y en el mismo punto de partida de La Mansa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.