En un contexto inflacionario y de devaluación, Boric expande el gasto social en Chile

·4  min de lectura
El gobierno chileno anunció el lunes un plan de ayudas sociales y económicas de invierno por unos 1200 millones de dólares
El gobierno chileno anunció el lunes un plan de ayudas sociales y económicas de invierno por unos 1200 millones de dólares

SANTIAGO, Chile.– El presidente chileno Gabriel Boric anunció el lunes la entrega de subsidios por 1200 millones de dólares al 60% de los sectores más vulnerables para atenuar los efectos de una oleada inflacionaria que llega a 12,5% en 12 meses.

Al anunciar las ayudas, el mandatario precisó que los recursos para financiarlas provendrán de una mayor recaudación de la declaración anual de ingresos de este año.

“Tenemos una situación donde hay una presión muy grande hacia las familias, por el alza del costo de la vida y como gobierno no podemos ser indiferentes a aquello”, declaró Boric, que aprovecho de pedir al Congreso que el proyecto de ley con las ayudas, “se tramite con la mayor celeridad”.

El ministro de Hacienda, Mario Marcel, anunció al detallar las medidas que la próxima semana se harán anuncios en favor de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Precisó que las ayudas incluyen un bono de 120.000 pesos chilenos (123 dólares) que favorecerá a 7,5 millones de las personas con menos recursos en un país e 19 millones de personas. Dijo que también se extenderán por dos meses, hasta septiembre, las licencias a mujeres con hijos recién nacidos, unas 15.000, y hasta fin de año el subsidio que reciben los trabajadores por una nueva contratación, que hasta mayo favoreció a unas 380.000 personas.

Oleada inflacionaria

Chile vive una oleada inflacionaria debido a factores externos, como el incremento del precio internacional del petróleo –que importa casi en un 100%– y del valor de los alimentos, que en torno al 50% vienen del exterior. A esto se suma el valor del dólar, que ha alcanzado cifras históricas. La inflación acumulada en doce meses llega a un 12,5%. El país sudamericano calcula el índice inflacionario con una canasta que incluye en torno a 2/3 de productos importados.

Marcel dijo que el gobierno busca suavizar el impacto en algunos rubros como los combustibles –que el país importa casi en su totalidad–, así como el aumento de la canasta básica.

”Lo que estamos haciendo nosotros es usar los mecanismos que tenemos para estabilizar algunos precios, tenemos un mecanismo de estabilización de los precios de los combustibles (...) por lo que hemos podido amortiguar más que países que simplemente han eliminado su impuesto específico”, explicó el funcionario.

Un tablero muestra los tipos de cambio cruzados entre las monedas extranjeras y el peso chileno, en Santiago, Chile, el jueves 23 de junio de 2022. (AP Foto/Esteban Felix)
Un tablero muestra los tipos de cambio cruzados entre las monedas extranjeras y el peso chileno, en Santiago, Chile, el jueves 23 de junio de 2022. (AP Foto/Esteban Felix)

A los factores externos, en 2021 influyó en la inflación una oleada consumista luego que los chilenos retiraron más de 51.000 millones de dólares desde sus fondos de pensiones y porque la mayoría recibió subsidios estatales por unos 35.000 millones de dólares para mitigar los efectos de la pandemia.

Rosanna Costa, presidenta del Banco Central, ha dicho que cerca de 2/3 de la inflación acumulada desde inicios de 2021 se vincula a factores internos, en alusión al “significativo incremento” de la demanda ese año.

Chile concluyó 2021 con una inflación anual de 7,2% y el Banco Central estima que este año bordeará un 10%. Los años anteriores el país vivió décadas con un costo de la vida anual cercano al 3%.

Un operador de moneda extranjera en Santiago dijo que la incertidumbre interna “se ha traducido en una fuga de capitales por parte de agentes externos y también algunos locales que han salido a comprar dólares para invertir en países que para ellos representan un menor riesgo”.

Golpe a la popularidad del presidente

El aumento de la inflación sumado al incremento de delitos armados, afectan desde hace varios meses la popularidad de Boric, cuya desaprobación se ubica en torno al 40%-50%, según coincidentes encuestas.

Boric, que asumió hace exactos cuatro meses, heredó ambos factores del gobierno de su antecesor, Sebastián Piñera, al igual que un incremento de la violencia en dos regiones del sur del país, donde indígenas mapuches presionan por la devolución de tierras ancestrales, los menos de forma violenta, y atentados cometidos por ladrones de madera y por grupos de narcotraficantes, según las autoridades.

En este contexto, el 4 de septiembre los chilenos acudirán a las urnas para aprobar o rechazar una propuesta de nueva Constitución para reemplazar a la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet. Hasta ahora, los sondeos muestran una ventaja del rechazo al nuevo texto.

Agencias AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.