Conspiraciones en Florida y Enrique Tarrio, el centro de las audiencias de la comisión sobre el 6 de enero

·3  min de lectura

Cuando la Comisión Selecta de la Cámara de Representantes celebró su primera audiencia pública el jueves por la noche, sobre el ataque del 6 de enero, un año y medio después de que se produjera el atentado, necesitaba captar la atención de la gente.

Así que se centró en la historia de dos grupos rivales de extrema derecha, los Proud Boys y los Oath Keepers, que unieron fuerzas la víspera de los disturbios, en una reunión que sus líderes llevaron a cabo en un garaje de Washington a pocas cuadras del Capitolio.

Enrique Tarrio, de 38 años, residente de Miami y líder de los Proud Boys el 6 de enero de 2021, fue uno de los integrantes del grupo que ocupó un lugar destacado en la primera audiencia de la comisión, en la que se expuso el caso de que el ataque fue premeditado para trastocar la certificación de las elecciones de 2020.

La comisión llamó como uno de sus primeros testigos a un documentalista que siguió a los Proud Boys durante ese fatídico día y captó el momento. Mientras buscaba una entrevista con Tarrio, se enteró de la cita en el garaje y filmó el intercambio.

Mientras se desarrollaba el ataque, Tarrio –quien estaba en Baltimore durante los disturbios– se atribuyó el mérito en internet. La comisión destacó su cita. “No se equivoquen”, escribió. “Nosotros lo hicimos”.

Entre las nuevas revelaciones de la comisión, que celebrará media docena de audiencias durante las próximas semanas, el documentalista reveló que varios centenares de Proud Boys se adelantaron hacia el Capitolio antes de que el presidente Donald Trump, hablando cerca de la Casa Blanca en la Elipse, dijera a sus seguidores que marcharan hacia allí, mientras el Congreso votaba para certificar su derrota.

La comisión selecta de la Cámara de Representantes encargada de investigar el ataque del 6 de enero en el Capitolio se reúne para declarar en desacato a uno de los aliados del expresidente Donald Trump, el exestratega Steve Bannon, en el Capitolio en Washington, el 19 de octubre de 2021. De izquierda a derecha, la representante Stephanie Murphy, demócrata de Florida; el representante Pete Aguilar, demócrata de California; el representante Adam Schiff, demócrata de California; la representante Zoe Lofgren, demócrata de California; el presidente Bennie Thompson, demócrata de Mississippi; la vicepresidenta Liz Cheney, republicana de Wyoming; el representante Adam Kinzinger, republicano de Illinois; el representante Jamie Raskin, demócrata de Maryland, y la representante Elaine Luria, demócrata de Virginia (AP Photo/J. Scott Applewhite, File)
La comisión selecta de la Cámara de Representantes encargada de investigar el ataque del 6 de enero en el Capitolio se reúne para declarar en desacato a uno de los aliados del expresidente Donald Trump, el exestratega Steve Bannon, en el Capitolio en Washington, el 19 de octubre de 2021. De izquierda a derecha, la representante Stephanie Murphy, demócrata de Florida; el representante Pete Aguilar, demócrata de California; el representante Adam Schiff, demócrata de California; la representante Zoe Lofgren, demócrata de California; el presidente Bennie Thompson, demócrata de Mississippi; la vicepresidenta Liz Cheney, republicana de Wyoming; el representante Adam Kinzinger, republicano de Illinois; el representante Jamie Raskin, demócrata de Maryland, y la representante Elaine Luria, demócrata de Virginia (AP Photo/J. Scott Applewhite, File)

Tarrio y otros Proud Boys también fueron mostrados en videos reconociendo que el comentario de Trump sobre su grupo en un debate presidencial de 2020 –que los Proud Boys deberían “mantenerse alejados pero alerta”– fue interpretado por los seguidores como una luz verde y dio lugar a un aumento en el número de miembros.

Tarrio, que anteriormente había sido director estatal en la Florida de un grupo de Latinos for Trump, no fue el único personaje de la Florida que se destacó en el ataque de ese día.

El primer grupo de estilo militar que irrumpió a través de las puertas del Capitolio, leal a los Oath Keepers, fue liderado por Kelly Meggs –”Gator One”– junto con su esposa y un contingente de floridanos que durante meses habían planeado y entrenado para su misión.

Tarrio y Joseph Biggs, de 38 años y oriundo de Ormond Beach, Florida, fueron acusados hace unos días bajo cargos federales de conspiración “por oponerse por la fuerza a la autoridad del gobierno de Estados Unidos” debido a su papel en el 6 de enero.

La vicepresidenta Liz Cheney, republicana de Wyoming, a la izquierda, reacciona con el presidente Bennie Thompson, demócrata de Mississippi, después de la presentación del video de apertura mientras la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos celebra su primera audiencia pública para revelar las conclusiones de una investigación de un año de duración, en el Capitolio en Washington, el jueves 9 de junio de 2022.
La vicepresidenta Liz Cheney, republicana de Wyoming, a la izquierda, reacciona con el presidente Bennie Thompson, demócrata de Mississippi, después de la presentación del video de apertura mientras la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos celebra su primera audiencia pública para revelar las conclusiones de una investigación de un año de duración, en el Capitolio en Washington, el jueves 9 de junio de 2022.

Biggs también apareció en la audiencia, y un agente de la Policía del Capitolio herido ese día lo describió como el que lideró el primer empuje para traspasar las barricadas de seguridad.

Junto con las acusaciones del Departamento de Justicia, la comisión está presentando nueva evidencia de las estructuras de poder basadas en la Florida que organizaron el motín del Capitolio.

No todos los personajes principales de la investigación del 6 de enero proceden de la Florida, y los manifestantes llegaron de todas partes de los Estados Unidos.

Stewart Rhodes, texano, fundador y líder de los Oath Keepers, también fue procesado a principios de este año, acusado de intentar frustrar la transición pacífica del poder. Estuvo con Tarrio en la reunión en el garaje el 5 de enero.

Pero ningún estado tiene más residentes que enfrentan cargos federales por su conducta ese día que el Estado del Sol.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.