El Consejo de Médicos se expidió sobre la investigación de las muertes de bebés: qué pidió

·3  min de lectura
La Justicia investiga las muertes de bebés entre marzo y junio en el Hospital Materno Neonatal de Córdoba
La Justicia investiga las muertes de bebés entre marzo y junio en el Hospital Materno Neonatal de Córdoba - Créditos: @Sebastián Salguero

CÓRDOBA.— El Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba pidió a la Justicia, a través de un comunicado, informar de “manera precisa, adecuada y científica” sobre las sospechas por la muerte de al menos cinco bebés en el Hospital Materno Neonatal de esta ciudad entre marzo y junio pasados. El hecho, que conmociona a toda la sociedad, es investigado por el fiscal Raúl Garzón en paralelo a un expediente administrativo del Ministerio de Salud provincial. Por ahora, las sospechas apuntan a una enfermera que habría actuado de manera intencional.

El Consejo de Médicos le pidió a la Justicia de Córdoba que cuente lo que está pasando “para evitar que haya sensacionalismo”. Además, manifestó su “solidaridad” con las familias de los bebés fallecidos: “Sentimos como propio el dolor de los familiares y de la sociedad”.

“Ante la gravedad de los hechos —sigue—, estamos convencidos de que ameritan una investigación profunda, sin sensacionalismos, sin interpretaciones apresuradas y sin hipótesis infundadas, que tiendan a criminalizar al médico”.

También plantea que, como médicos, se “solidarizan con los colegas” del Materno Neonatal, “institución históricamente reconocida por la excelencia en la atención” y “señera en la salud pública”.

El pueblo de 25 casas de adobe que se esconde dentro de un extenso salar y se volvió un imán de aventureros

“Que la comisión de cualquier delito debe ser investigado, juzgado y condenado como lo señalan las leyes. Que las menciones a cualquier accionar médico, o de algún miembro de los equipos de salud, sin pruebas fehacientes, son por lo menos irresponsables y que no contribuyen en la búsqueda de la verdad”, señala en otro párrafo el texto firmado por la Junta Directiva del Colegio.

En esa línea menciona: “Apelamos a la ética de la comunicación, mediante el ejercicio de la prudencia y la responsabilidad en el manejo de la información a la opinión pública en resguardo de la comunidad, para evitar la pérdida de la confianza en las instituciones y en el equipo de salud”.

“Ni sensacionalismo, ni hipótesis infundadas, ni prejuzgamientos —finaliza—. Como institución estamos comprometidos con la sociedad, apegándonos a la ley y al rigor científico”.

Hipótesis

En el contexto de la investigación, de donde surge la hipótesis sobre el presunto accionar de una enfermera que está, junto a otras ocho personas, separadas de su cargo desde junio—, Garzón citó a las familias de los bebés fallecidos, mientras espera los resultados de los estudios complementarios de las autopsias.

Hasta el momento están los resultados de dos autopsias, que son las que presentan más presencia de potasio de lo habitual en el cuerpo de los bebés muertos, dato que coincide —según dijo la abogada de María Martín, cuyo bebé logró sobrevivir— con el de los análisis que le hicieron a esa criatura que sobrevivió después de 30 días de internación. La beba nació el 6 de junio, día en que murieron dos y se convirtió en un punto de quiebre en la causa.

No hay imputaciones en la causa y desde la Justicia insisten en que no las habrá hasta tener “más que indicios”. Por eso esperan los resultados de todas las pericias forenses ordenadas. Ni el Fiscal ni el Ministerio de Salud harán más declaraciones hasta tanto no haya novedades para determinar si se trató de mala praxis o de una acción intencional.

Hay expectativas de que sigan sumándose denuncias a medida que pasen los días y la investigación se extendería a todo este año para tratar de ser lo más profunda posible. Hay familias de bebés que murieron, según les indicaron, por muerte natural que ahora quieren tener la seguridad de que haya sido así.

Los cinco bebés muertos nacieron sanos, de mamás sanas y de embarazos sin sobresaltos, e involucionaron de manera “anormal” en las 24 horas posteriores al parto hasta fallecer. Esas características determinaron que sean “sospechosos” sus decesos.