Conmoción en Brasil por el aborto de una niña de 11 años que fue violada y presionada por una jueza

·5  min de lectura
El presidente brasileño Jair Bolsonaro condenó el procedimiento
El presidente brasileño Jair Bolsonaro condenó el procedimiento

BRASILIA.– Una niña de 11 años que fue violada se sometió a un aborto legal luego de que, durante semanas, una jueza federal la presionase y le impidiese poner fin al embarazo, dijo la fiscalía de Brasil.

El hospital Polydoro Ernani de São Thiago tomó “medidas para interrumpir el embarazo de la menor” tras la solicitud formal realizada en nombre de la familia de la niña, explicó la fiscalía federal del estado de Santa Catarina en un comunicado el jueves.

Por su parte, el hospital explicó en una nota que no podía hacer comentarios porque el caso está bajo secreto judicial.

Según informó la prensa brasileña, la niña presuntamente sufrió abuso sexual a los 10 años por un miembro de su propio hogar.

Tras ser llevada a un hospital en la ciudad de Florianópolis, los médicos detectaron que tenía 22 semanas de embarazo, por lo que le negaron el procedimiento para abortar y afirmaron que solo se lo realizarían con una autorización judicial.

El Consejo de Tutela de la ciudad donde vivía cuando fue violada contactó entonces al Ministerio Público de Santa Catarina (MPSC) que, a su vez, presentó una solicitud para que la niña fuera llevada a un albergue temporal.

Algunos activistas antiaborto sostienen que las recomendaciones del Ministerio de Salud instan a limitar el procedimiento a las 20 o 22 semanas, pero Daniela Félix, abogada de la familia de la niña, y otros expertos legales apuntaron que la ley brasileña no contempla límite alguno en el caso de una víctima de violación o cuando la vida de la madre está en peligro.

La niña estaba en la semana 29 del embarazo (unos siete meses) cuando se le practicó el aborto el miércoles en la noche, en medio de la indignación contra la jueza Joana Ribeiro Zimmer por su actuación en el caso.

A principios de semana, el organismo de control judicial del país dijo que investigaría a Zimmer por haberle preguntado a la menor, durante una vista grabada el 9 de mayo, si entendía cómo se producían los embarazos y por sugerirle que “aguantara un poco más” para salvar al feto. También la alentó a elegir un nombre.

“En cuanto al bebito, ¿comprendiste que si haces una interrupción, nace el bebé y tenemos que esperar a que muera ese bebé? ¿Entendiste eso? ¿Que es cruel? Nace el bebé y llora hasta que muere”, le dice la jueza.

La niña dijo en repetidas ocasiones que no quería dar a luz.

La ley brasileña permite el aborto en tres casos: violación, riesgo para la vida de la madre y casos de encefalitis, en los que el feto no tiene un cerebro funcional.

La reacción de Bolsonaro

El caso ha provocado un debate entre los partidarios del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro y los del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva.

Tras conocerse la noticia del aborto, Bolsonaro, que aspira a la reelección ante Da Silva, tuiteó: “Lo único cierto de la tragedia de la niña embarazada de 7 meses es que tanto ella como el bebé fueron víctimas, almas inocentes, vidas que no deben pagar por lo que no son culpables, sino ser protegidas del entorno en el que viven, de la del dolor del trauma y del acoso despiadado de los grupos pro-aborto”.

“Sabemos que este es un caso delicado, pero quitarle la vida a un inocente, además de violar el derecho fundamental de todo ser humano, no cura las heridas ni hace justicia a nadie, al contrario, ¡el aborto solo agudiza esta tragedia! ¡Siempre habrá otras formas!”, continuó y compartió la foto de un bebé recién nacido con 25 semanas.

“Solicité al MJ y al MMFDH investigar los atropellos cometidos por los involucrados en este proceso que provocó la muerte de un bebé sano a los 7 meses de gestación, la violación del secreto de justicia y el desacato total a las leyes y principios éticos, la exposición de una niña de 11 años”, agregó el mandatario.

Por su lado, Da Silva dijo en abril que se debería permitir abortar a cualquier persona, pero días después se retractó afirmando que se opone al aborto, aunque cree que las mujeres deberían poder elegir por una cuestión de salud pública.

El caso, reportado por la web The Intercept Brasil la semana pasada, hizo que asociaciones de jueces y grupos de derechos humanos pidieran la destitución de Zimmer.

La jueza, quien anunció que abandonaba el Juzgado de la Niñez donde trabajaba, dijo en un comunicado el miércoles que “no hablaré sobre parte de la vista, que se filtraron de manera ilegal” y apuntó que mantendría silencio sobre el caso “para garantizar la debida y total protección de la menor”.

Ribeiro Zimmer fue ascendida y trasladada a otra ciudad, aunque afirmó que había sido nombrada antes de que saliera a la luz el caso y que decidió aceptar el nuevo cargo.

Agencia AP

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO | Farmacias en México y videos en YouTube: El aborto autogestionado en Texas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.