El conflicto mapuche provocó la primera baja en la gabinete de Gabriel Boric

·3  min de lectura
La saliente ministra Jeanette Vega
La saliente ministra Jeanette Vega

SANTIAGO, Chile.- En la primera baja del gabinete desde que asumió en marzo pasado, el presidente chileno, Gabriel Boric, informó la tarde de este jueves la renuncia a la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega, por contactos con un líder mapuche, ahora detenido, que había llamado a la resistencia armada.

Vega presentó su renuncia luego de que se filtrara un llamado realizado al líder y fundador de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul por parte de una asesora suya. Llaitul fue detenido este miércoles acusado de atentar contra la “seguridad del Estado”.

“Debemos ser cuidadosos del fondo y también de la forma”, indicó Boric en el marco de su visita a la región de Atacama, en el norte del país, en referencia a los motivos por los que aceptó la renuncia. Agregó tener la “convicción de que en esta materia, las señales que demos y la señales que dé yo en particular deben ser claras, sí al diálogo, no a la violencia, quienes no entienden esa premisa básica, tienen el deber de enfrentarse a las instituciones del Estado de derecho que desde el gobierno vamos a defender”.

El presidente de Chile, Gabriel Boric
El presidente de Chile, Gabriel Boric

Boric anunció que designó como ministra subrogante a la subsecretaria de Evaluación Social, Paula Poblete, economista y militante de Revolución Democrática, consignaron los medios locales radio Cooperativa y el diario La Tercera.

A través de un informe reservado, se dio a conocer que el 11 de mayo una asesora de la ministra Vega se contactó vía telefónica con Llaitul. El diálogo entre ambas partes se dio el mismo día en que el sitio Werken Noticias publicó una entrevista a Llaitul donde criticaba la idea de Boric de avanzar en un “Estado Intermedio” en la Macrozona Sur y llamaba a “organizar la resistencia armada”. “Ella (la ministra) me pidió la posibilidad de contactarlo y ver la posibilidad de poder tener una conversación en este momento con usted, por teléfono?”, fue lo que le dijo la personera del gobierno, identificada por el citado medio como Tania Santis, para luego continuar la conversación vía WhatsApp, por lo cual no se tiene mayor registro de lo conversado entre ambos.

Una vez conocida la información, la oposición arremetió en contra de la secretaria de Estado, pidiendo su renuncia e incluso, deslizando la posibilidad de impulsar una acusación constitucional en contra de Vega.

El senador opositor derechista Rojo Edwards, del Partido Republicano, afirmó que Boric debe dar información de cuáles fueron todos los contactos de su gobierno con el líder mapuche. “El presidente debe garantizar a la ciudadanía que nadie más de su círculo de confianza tiene o ha tenido contactos con la CAM y debemos saber si la ministra Vega actuó con colores propios o no. Las responsabilidades del caso no se extinguen con esta renuncia porque existió por varios meses una defensa política encubierta del gobierno para con el señor Llaitul”, dijo.

La situación prendió las alertas en La Moneda (sede del Gobierno), donde minutos después de conocerse la noticia cerca del mediodía los ministros del comité político se reunieron de urgencia para abordar la situación de Vega. De hecho, cuando la situación se difundió, el mandatario izquierdista, que asumió el 11 de marzo pasado, se estaba bajando del avión que lo había trasladado desde la capital Santiago al Aeródromo Desierto de Atacama, en Caldera.

Agencias AP y AFP