Anuncios

La confesión de Alberto Fernández a Luis Lacalle Pou en su última cumbre del Mercosur

El presidente saliente de la Argentina, Alberto Fernández, el presidente de Paraguay, Santiago Peña, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y el presidente de Bolivia, Luis Arce, en la cumbre del Mercosur en Río de Janeiro
El presidente saliente de la Argentina, Alberto Fernández, el presidente de Paraguay, Santiago Peña, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y el presidente de Bolivia, Luis Arce, en la cumbre del Mercosur en Río de Janeiro - Créditos: @Silvia Izquierdo

MONTEVIDEO.- El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, asistió ayer a una nueva Cumbre del Mercosur sabiendo que en su discurso haría mención a dos grandes temas –el Tratado de Libre Comercio (TLC) con China y las negociaciones del bloque con la Unión Europea– y que volvería a criticar el funcionamiento de la alianza sudamericana. Pero había además una serie de buenas noticias sobre las que estuvo pensando en las horas antes al encuentro, y que terminó mencionándolas para usarlas de ejemplo positivo.

Esas novedades constituyen el resultado de un cambio en la relación bilateral con Brasil desde que asumió Luiz Inácio Lula da Silva y a los pocos días visitó Uruguay para quedar con el compromiso de llevar adelante tres obras de infraestructura en la frontera entre ambos países, cuya etapa inicial ha avanzado a una velocidad más rápida de la esperada por el gobierno uruguayo.

Este lunes 11 de diciembre, de hecho, fecha en la que se inaugurará el Aeropuerto binacional de Rivera, está marcada en el calendario en la Torre Ejecutiva desde hace días, no solamente porque congregará a casi todo el gabinete de Lacalle Pou y a cuatro ministros del gobierno de Lula, sino porque además se espera que se firme la licitación para la construcción de un nuevo puente sobre el río Yaguarón, y las obras del dragado del canal San Gonzalo, algo que tiene particularmente entusiasmado al mandatario uruguayo, indicaron a El País fuentes de Presidencia.

Y en su discurso ante el resto de los presidentes del bloque ayer al mediodía, en el Museo de Amanhã (Río de Janeiro), dejó en claro que sentía “satisfacción” con esto. Y detalló que el lunes habrá un hito “importante” en la relación bilateral con Brasil ya que Lula terminaría de confirmar que cumplió “con la palabra”, algo que “debería ser la norma”.

Lacalle Pou y Lula
Lacalle Pou y Lula - Créditos: @[e]CLAUDIA MARTINI

“Es un avance en lo que hace a las relaciones bilaterales”, remarcó Lacalle Pou.

Ese cumplimiento del mandatario brasileño se enmarca en el giro que buscó imprimir en su política exterior, que tiene, entre otros rasgos identificados por la Cancillería que hoy conduce Omar Paganini, una apuesta a liderar un proceso de mayor integración regional, integración directamente “física”, como dijo el propio Lula en su discurso de apertura, en donde llamó a ese objetivo un “sueño”.

La confesión de Fernández

En lo medular, y casi que con un aire de resignación por la insistencia que ha mantenido a lo largo de los meses, Lacalle Pou reiteró ante sus pares la necesidad que tiene Uruguay en avanzar todo lo posible en dirección a Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, algo que le ha valido reproches en casi todas las cumbres de las que participó, especialmente de la Argentina y Brasil.

Pero ayer, con un escenario diferente al de otras instancias –dado por el hasta ahora óptimo relacionamiento con Lula y la transición de gobierno en la Argentina, que tendrá a Javier Milei al frente de una política exterior que la Torre Ejecutiva espera abierta y liberal– el presidente decidió dar algún paso más allá. Y exigió entonces a los socios del bloque que asuman qué posición van a tener con la definición uruguaya de buscar ese TLC.

“Lo que quiero es que nos digan la verdad, no porque se nos engañe, sino que nos digan cuál es la voluntad de los países” en este tema, dijo Lacalle Pou, que entonces denunció ciertas prácticas diplomáticas de sus vecinos a las que ya había hecho referencia en otras oportunidades que han perjudicado a Uruguay.

“Todos sabemos que los respectivos servicios exteriores han hablado con China para alertar que no sería bien visto que Uruguay avance bilateralmente. No estoy diciendo nada nuevo”, dijo, y generó el reproche en la sala al que Lacalle Pou reaccionó enseguida diciendo que si estaba equivocado que lo dijeran así se quedaba “tranquilo.”

Fernández y Lula da Silva.
Fernández y Lula da Silva. - Créditos: @MAURO PIMENTEL

Eso motivó que, más tarde, Alberto Fernández hiciera una confesión: según pudo saber El País, el argentino señaló a su turno –en el marco de un discurso que a ojos del gobierno uruguayo fue “muy extenso” e innecesario dado su contexto político– que tenía la necesidad de ser “transparente” y admitir que él en persona había llamado a China para comunicar que no le parecía correcto que Uruguay avanzara con la potencia asiática hacia el mentado TLC.

De acuerdo a la percepción de la delegación uruguaya, la acotación de Fernández, inesperada, fue en un “muy buen tono”, y no alteró el “clima distendido” que hasta el momento había tenido la cumbre.

Críticas y UE

Lacalle Pou volvió a dejar sentada su tesis de que el Mercosur está estancado y que incluso le parecía “medio ilógico que una asociación de países gobernados por distintas personas y partidos políticos no quieran modernizarse, y que quieran anclarse en el pasado”.

Y luego cuestionó el mal funcionamiento en aspectos fundamentales del bloque. “Tengo balanza comercial deficitaria con los tres países del Mercosur, pero además, en su totalidad, ha descendido la participación del bloque en nuestro comercio exterior y ha crecido China y otros países”, dijo.

Y a continuación criticó a la Argentina por las dificultades que ha impuesto el gobierno de Fernández al comercio fronterizo. Los productos uruguayos tienen “serias complicaciones” a la hora de ingresar al país vecino, insistió. “Productos que son de consumo en la Argentina. No estamos hablando de economía artificial”, añadió.

Lacalle Pou
Lacalle Pou - Créditos: @MAURO PIMENTEL

El Mercosur, volvió a definirlo, es una “zona de libre comercio imperfecta”, que Uruguay ya propuso cambiar durante la Presidencia Pro Témpore en 2022. “(Pero) la verdad es que no ha habido ninguna voluntad porque no se ha trabajado seriamente en este tema”.

Sobre la Unión Europea, ratificó su escepticismo, pero aquí también habló en términos positivos sobre la gestión realizada en esta materia por Lula, quien lideró durante este semestre las conversaciones con los europeos. Así, celebró “el gran esfuerzo” del brasileño, pese a que de momento no condujeron a resultados concretos que no sea una declaración en la que se estima que “prontamente” podría cerrarse ese acuerdo.

Por Joaquín Silva