Anuncios

Condenan a 3 agentes por caso de violencia policial en suburbios de París

ARCHIVO - Personas marchan por las calles de Aulnay-sous-Bois, al norte de París, Francia, sosteniendo un cartel en el que se lee "Justicia para Theo" durante una protesta, un día después de que un policía francés fuera acusado de violencia durante un control de identidad, el lunes 6 de febrero de 2017. (AP Foto/Milos Krivokapic, Archivo)

PARÍS (AP) — Un tribunal francés condenó a tres policías por “violencia voluntaria” contra un asistente social juvenil de un suburbio de París que sufrió graves lesiones en el recto tras ser agredido con una porra policial durante un control de identidad hace siete años.

Los tres agentes fueron condenados a penas de prisión condicional. El agente que utilizó la porra para golpear a Théo Luhaka fue condenado a 12 meses de prisión con suspensión condicional, mientras que los otros dos presentes en el lugar de los hechos recibieron tres meses cada uno.

Luhaka, un asistente social afrodescendiente que tenía 22 años en ese momento, presentó una demanda acusando a los agentes de agredirle durante un control de identidad en febrero de 2017 en Aulnay-sous-Bois, un suburbio de clase trabajadora al noreste de París con una gran población migrante.

Activistas de derechos humanos desde hace mucho habían denunciado el abuso de poder que la policía francesa ejerce en los controles de identidad de personas de raza negra.

El tribunal de la localidad de Bobigny, a unos 9 kilómetros (5 millas) al noreste de la capital francesa, retiró el viernes la acusación de “dolencia permanente”. Anteriormente se había retirado el cargo de violación.

Medios franceses publicaron que los abogados declararon que, a pesar de la levedad de las penas, el veredicto supuso un cierre para Luhaka.

“Es una decisión... que tomamos como una victoria”, declaró Antoine Vey, abogado de Luhaka, según el diario Le Monde. Luhaka no habló, pero había dicho anteriormente que se sentiría aliviado si se condenaba a los policías.

El abogado de Marc-Antoine Castelain, el agente que recibió la condena de 12 meses, también acogió con satisfacción el veredicto.

De acuerdo con lo que reportó Le Monde, Thibault de Montbrial dijo que: “La primera impresión de nuestro cliente es el inmenso alivio de que, por primera vez, a los ojos de Francia, se ha establecido que ... no es un criminal”. Y agregó que el tribunal había dejado las cosas claras sobre su actuar en aquel momento.

La ira generalizada estalló después que apareciera en internet un video que aparentemente mostraba la detención de Luhaka el 2 de febrero de 2017. El incidente fue seguido de una semana de protestas en los suburbios de París, muchas de las cuales degeneraron en violencia.

A menudo han estallado disturbios a raíz de controles policiales de identidad que han salido mal. Más recientemente, la muerte a tiros de Nahel Merzouk, un joven de 17 años de origen argelino, durante un control policial de identidad el pasado mes de junio desencadenó días de disturbios en toda Francia.