El Senado aprueba al juez propuesto por Bolsonaro para el Supremo

Agencia EFE
·3  min de lectura

Brasilia, 21 oct (EFE).- La Comisión de Constitución y Justicia del Senado brasileño aprobó este miércoles el nombramiento del juez Kassio Nunes Marques como nuevo miembro de la Corte Suprema, aunque esa decisión aún debe ser refrendada por el pleno de la Cámara alta.

Nunes Marques fue propuesto por el presidente, Jair Bolsonaro, como décimo primero miembro del Supremo en lugar del magistrado Celso de Mello, quien integraba el tribunal desde 1989 y se jubiló este mes al llegar a los 75 años, edad límite para los jueces en Brasil.

Por imperativos constitucionales, Nunes Marques se sometió a un largo interrogatorio en la Comisión de Constitución y Justicia, que aprobó su nombramiento en una sesión que duró cerca de diez horas en las que respondió a todo tipo de cuestiones.

La decisión, adoptada por 22 votos a favor y 5 en contra, será sometida ahora al pleno de los 81 senadores, en el que se prevé que también será aprobado sin dificultades, con lo que en los próximos días asumiría su nuevo puesto en el Supremo.

UN JUEZ GARANTISTA QUE PREOCUPA A LA LAVA JATO

Nunes Marques es conocido como conservador y en medios jurídicos se elogia su carácter técnico, su discreción y el garantismo de sus decisiones, que para muchos críticos puede favorecer a políticos acusados de corrupción, que están en todo el espectro ideológico.

En ese punto se afincaron varios de los senadores que defienden la operación anticorrupción Lava Jato, que destapó vastas tramas de ilegalidades en la petrolera Petrobras y otras estatales y ahora está en la mira de algunos magistrados del Supremo y de la Fiscalía, que han advertido sobre ciertos "excesos" en sus prácticas.

Con relación a la Lava Jato, Nunes Marques fue preguntado en forma directa por algunos senadores, pero se evadió sutilmente, aunque sin dejar de reconocer su talante garantista, que aplica sin diferenciar a delincuentes comunes o políticos acusados de corrupción.

En ese sentido, explicó que eso sólo significa que, como juez, está convencido de que los ciudadanos tienen derecho a usar todos los recursos que permite la ley para defender su inocencia.

Algunos senadores interpretaron esa posición como un endoso a las críticas de los supuestos "excesos" de la Lava Jato, que desde su propio inicio, en 2014, intenta cambiar la legislación para permitir que un condenado en segunda instancia vaya a prisión, pese a que le restan dos apelaciones, incluida una última ante el Supremo.

UN GUIÑO A LOS SENADORES EVANGELISTAS

Nunes Marques tampoco ocultó su deseo de intentar aproximarse a senadores del grupo parlamentario evangelista, que forma parte de la base política de Bolsonaro y que en principio reaccionó en contra de su candidatura.

El presidente había anunciado el año pasado que, cuando tuviera la oportunidad, postularía para el Supremo a un juez "terriblemente evangelista", pero se inclinó al final por un conservador católico.

Nunes Marques evitó hablar de asuntos religiosos, pero sí dejó claro que comparte muchas de las ideas de los evangelistas. Se declaró en contra del aborto y "a favor de la vida", recitó algunos versículos de la Biblia y hasta dijo que reza todas las noches.

"Lo aprendí con mi madre. Rezar de rodillas, al pie de la cama, con las manos juntas y en posición de súplica", indicó.

(c) Agencia EFE