¿Comadronas sobre ruedas? Clínica para ambulante lleva sus servicios a un vecindario de Miami

Getty Stock Image Library

La atención prenatal puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones durante el embarazo. Pero no todo el mundo tiene acceso a ella.

Algunos futuros padres dudan si acudir a un bullicioso hospital o a la consulta de un médico. Quizá prefieran un parto natural.

Ahí es donde entran las comadronas. Son profesionales calificadas que ofrecen cuidados prenatales, durante el parto y el posparto.

Y a partir de enero, una nueva clínica móvil de comadronas recorrerá los vecindarios históricamente negros de Miami-Dade para facilitar el camino a las futuras madres sobre los cuidados prenatales y posparto, incluidas las pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual.

La clínica, instalada en una ambulancia reconvertida, hará paradas en vecindarios como Opa-locka, Overtown, North Miami y Liberty City. Según Jamarah Amani, directora ejecutiva de Southern Birth Justice Network, se trata de zonas que históricamente han dependido de las comadronas y que registran altos índices de desigualdad sanitaria.

Aunque las muertes relacionadas con el embarazo son poco frecuentes, unas 700 mujeres mueren cada año en Estados Unidos por complicaciones relacionadas con el embarazo, según los CDC. Y las mujeres negras tienen tres veces más probabilidades de morir por causas relacionadas con el embarazo que las blancas, debido a diversos factores, entre ellos “la variación en la calidad de la atención a la salud, las afecciones crónicas subyacentes, el racismo estructural y los prejuicios implícitos”, señalan los CDC.

The Children’s Trust y Humana Healthy Horizons están ayudando a financiar la clínica móvil de la organización.

La misión de Southern Birth Justice Network es poner la obstetricia al alcance de todo el mundo, “especialmente de las comunidades afroamericana, hispana, joven, inmigrante, indígena, LGBTQ+, de bajos ingresos y otras comunidades marginadas” y ampliar “la justicia en el nacimiento mediante la narración de historias, la educación popular y la organización comunitaria para mejorar el acceso a la obstetricia y la atención de la comadrona”, según su portal digital.

“Creemos que los derechos humanos básicos de deben respaldarse por el acceso a los cuidados que necesitan y merecen. Y esa atención debe reflejar las comunidades de las que proceden”, afirma Amani, que es comadrona licenciada en la Florida.

En la clínica móvil, los futuros padres podrán hablar y recibir atención de comadronas que podrán ofrecerles apoyo, responder a sus preguntas y remitirlas a especialistas. La clínica no es una sala de partos móvil, aunque los trabajadores pueden facilitar referencias para partos en casa y centros de maternidad.

Según Amani, los servicios prenatales y posnatales de la clínica estarán disponibles para todo el mundo, independientemente de su capacidad de pago.

¿Por qué algunas familias quieren una comadrona?

Amani explica que hay varias razones por las que algunas familias buscan una comadrona en lugar de un médico en la maternidad de un hospital. A veces tiene que ver con el costo, con no querer someterse a otra cesárea o por motivos culturales. A menudo se debe a que la familia desea “una atención más individualizada, humanista y holística”, explica Amani. Las comadronas también pueden colaborar con el ginecólogo-obstetra o el médico de atención primaria.

“Las comadronas adoptarán un enfoque más sistémico, analizando el estilo de vida de la persona, su nutrición, su estado emocional, y posiblemente recomendando cosas como suplementos o hierbas que podrían tener menos efectos secundarios que, por ejemplo, los medicamentos”, explicó Amani.

La Florida ha sido líder en garantizar que la obstetricia siga siendo legal, dijo Amani. En la Florida, se requiere una licencia para ejercer la partería. También hay matronas enfermeras, que están autorizadas por la Junta de Enfermería.

“La gente busca una atención más holística, más integral. La gente quiere que sus cuidadores les escuchen, y que sean capaces de ofrecer orientación y sabiduría que esté en consonancia con su cultura, con su fisiología con sus prioridades para su propia salud, una atención que esté informada sobre el trauma”, dijo Amani. “Y eso ayuda a que las familias y las comunidades estén completas. Y eso es lo que pretendemos ofrecer”.

La comadrona añadió: “Vivimos en un sistema muy tóxico, donde los índices de disparidad en la salud son realmente altos. Y creo que haciendo este tipo de trabajo de sanación es como empezamos a arreglar las cosas. Hay muchos agujeros en nuestro sistema. Y esto es un pequeño parche, pero cuanto más trabajo de este tipo hagamos, más empezaremos a curar y arreglar el sistema”.

Lo que hay que saber para una visita

Para las personas interesadas en visitar la clínica móvil de partería, la mejor manera de consultar su calendario es seguir a la Southern Birth Justice Network en las redes sociales o consultar su página web para obtener información sobre cómo concertar una cita. Su primera parada será el 14 de enero en Liberty City.