Columna: En medio del tribalismo y la polarización, estas elecciones ponen de manifiesto el estado de ánimo del país

Estados Unidos ha conocido tiempos difíciles. La guerra. La depresión.

Para la mayoría de la gente es irrelevante comparar las angustias de hoy. Lo único que importa es que estamos viviendo estos tiempos difíciles, y aunque la historia demuestra que el país ha soportado cosas mucho peores, eso no es un gran consuelo.

La inflación roe nuestros sueldos. El miedo a la delincuencia llena a muchos de presentimientos. El derecho al aborto, una vez garantizado por la Constitución, se ha desvanecido de repente y otros derechos, como el matrimonio entre personas del mismo sexo, parecen abiertos a la interpretación.

Bajo el peso de estas preocupaciones, nuestro sistema político se tambalea.

Los candidatos se centran menos en ampliar su apoyo que en instar a sus seguidores más rabiosos a acudir a las urnas. El tribalismo ha crecido tanto que, por muy defectuoso que sea un candidato, algunos prefieren perder un miembro antes que cruzar y apoyar a un miembro del partido contrario.

Las obscenas sumas de dinero financian un incesante aluvión de anuncios que nos ponen los sentidos a flor de piel. El debate está lleno de alegre malicia; para algunos en la derecha, el intento de asesinato de la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes y el brutal ataque a su marido no fueron cosas horribles sino apenas el objeto de una broma.

Lo más preocupante es que el fundamento mismo de nuestra república democrática -la celebración de elecciones libres y justas y la voluntad de atenerse al resultado- ya no puede darse por sentado, ya que una buena parte de los republicanos se niega a reconocer la clara victoria del presidente en 2020. Algunas de las voces más fuertes del partido -que se hacen eco del mendaz líder del partido en el exilio- persisten imprudentemente en sembrar dudas infundadas sobre nuestro sistema de votación.

Estados Unidos desestabilizado

En una nación profundamente dividida, lo único que une a los estadounidenses es un sentimiento compartido de malestar. La gran mayoría cree que el país va en la dirección equivocada, pero son menos los que se ponen de acuerdo sobre el motivo y sobre qué partido político es el culpable.

David Kennedy, historiador de Stanford, ha escrito obras magistrales sobre algunos de los peores momentos del país, incluida la Gran Depresión. En cierto modo, dijo, lo que está ocurriendo hoy es aún más inquietante.

La Depresión, dijo, fue un choque abrupto que envalentonó a los líderes del país y fomentó un cambio creativo y duradero que mejoró la vida de innumerables millones de personas. "Lo que afrontamos hoy no es la culminación de un montón de cosas que han estado supurando y acumulando impulso y fuerza durante al menos una generación, si no un poco más", dijo Kennedy.

Entre ellas, citó la globalización, que ha desplazado económicamente a un gran número de estadounidenses, y la incapacidad de un sistema político polarizado y fratricida para responder adecuadamente a la pérdida de medios de vida y de lo que, para muchos, era un modo de vida tranquilizador.

El resultado de las elecciones de hoy martes parece poco probable que produzca los cambios -más cooperación, mayor compromiso, una atmósfera política menos tóxica- que muchos votantes dicen querer.

"Estamos atrincherados", dijo Kennedy. "La polarización significa parálisis. La parálisis significa que no se avanza".

::

Si la historia sirve de guía, el control nominal del Congreso por parte de los demócratas está a punto de terminar.

Los republicanos sólo necesitan ganar cinco escaños para obtener la mayoría en la Cámara. En todas las elecciones de mitad de mandato, excepto en tres, desde el inicio de la Guerra Civil, el partido del presidente ha perdido escaños. El promedio del último siglo es de 28.

Esto se debe a que las elecciones intermedias son casi siempre un referéndum sobre el titular del cargo, y los votantes que más probablemente salgan a las urnas son los que están descontentos con el estado actual de las cosas.

Con la inflación desbocada y los temores de una recesión en aumento, los índices de aprobación del presidente Biden están hundidos en el rango medio-bajo del 40%. Eso sugiere que hay mucho descontento que busca una salida.

La lucha por el Senado, que está dividido al 50%, parece menos segura. El partido en la Casa Blanca ha perdido escaños en el Senado en 19 de las 26 elecciones intermedias desde que se inició la elección directa de los senadores en 1914. La pérdida promedio en el último siglo es de cuatro escaños.

Dado que se presentan a nivel estatal, y no en distritos repletos de votantes de uno u otro partido, los candidatos al Senado han sido tradicionalmente juzgados por sus méritos individuales y por la calidad de sus campañas. Pero eso puede estar cambiando.

"Los demócratas están motivados para votar al demócrata y los republicanos para votar al republicano", dijo Charlie Cook, que ha pasado décadas analizando las elecciones para su guía de campaña homónima y no partidista. "Espero muy pocas deserciones".

Con los dos partidos casi igualados, eso significa que varias contiendas podrían ir en cualquier dirección y, con ellas, el control del Senado. Ya sea que los demócratas o los republicanos estén a cargo, es probable que ninguno de los dos partidos tenga una mayoría abrumadora cuando el próximo Congreso tome posesión.

Los profesionales de la política tienen un término para la dinámica que impulsa las elecciones en el clima actual. Se llama partidismo negativo. En pocas palabras, muchos votantes pueden no estar especialmente entusiasmados con las opciones que ofrece su partido, pero temen o detestan aún más a los candidatos que se presentan en el otro bando.

Así, por muy incompetente y falto de verdad que parezca Herschel Walker, la inmensa mayoría de sus compañeros republicanos de Georgia probablemente votarán por él en lugar de apoyar al actual senador demócrata Raphael Warnock. Por muy preocupante que parezca la salud de John Fetterman -los efectos persistentes de una apoplejía que sufrió en mayo se manifestaron dolorosamente en un debate el mes pasado-, la abrumadora mayoría de sus compañeros demócratas de Pensilvania están prácticamente seguros de respaldarle para el Senado frente al republicano Mehmet Oz.

Optar por lo que parece la opción menos mala -un defecto que se ha vuelto familiar para muchos votantes- ha generado una persistente falta de fe en nuestros líderes elegidos, un sentimiento que ha crecido constantemente desde la época de la guerra de Vietnam.

Una reciente encuesta de la NBC reveló que menos de la mitad de los encuestados dijo que siempre o casi siempre confía en su gobernador y sólo un poco más de un tercio dijo que confía en el presidente o en su representante en el Congreso.

Esa actitud despectiva no es de extrañar cuando tantos votantes emiten su voto con una mano mientras se tapan la nariz con la otra.

::

Si, como parece probable, la Cámara de Representantes cambia, continuará un patrón de volatilidad política que ha sido un sello distintivo de este todavía joven siglo.

A partir de 1960, hubo tres elecciones en 18 años en las que el control de la Casa Blanca, el Senado o la Cámara de Representantes cambió de partido. En los 18 años siguientes hubo cuatro. Desde el año 2000, ha habido nueve elecciones en las que el poder ha cambiado. Las del martes podrían ser las décimas.

Hay varias razones que explican este cambio acelerado.

Internet facilita más que nunca la recaudación de fondos, produciendo más candidatos viables.

Los dos grandes partidos tienden a extralimitarse una vez que alcanzan el poder, lo que provoca una reacción de arrepentidos entre algunos votantes.

Y no menos importante es la escasa paridad entre los partidos y la ordenación ideológica -azules más azules, rojos más rojos- que ha alejado a demócratas y republicanos y ha hecho que sus respectivos partidarios voten cada vez más al unísono.

Lynn Vavreck, profesora de ciencias políticas de la UCLA, ha coescrito un nuevo libro en el que describe la "calcificación" de nuestra política. Se producen acontecimientos sísmicos -una pandemia que ocurre una vez en el siglo, un ajuste de cuentas histórico por generaciones de discriminación racial, un intento de golpe de Estado destinado a anular las elecciones de 2020- y apenas alteran el equilibrio político de un Estados Unidos dividido por el centro.

Dado ese equilibrio, un pequeño cambio en el electorado cada dos años ha dado lugar a que uno u otro partido gane poder en Washington.

"La calcificación no significa que el mismo partido gane todas las elecciones", dijo Vavreck. "Significa que estamos atrapados en el filo de la navaja y que nos inclinamos hacia un lado, hacia el otro, hacia un lado, hacia el otro".

Si lo que quieren los votantes es un cambio -un fin a la naturaleza sangrienta de la política actual, una sensación más tranquilizadora de estabilidad en Washington-, no parece que esté a la vista.

Pero hay, como sugiere Vavreck, un rayo de esperanza al cierre de esta agria temporada electoral.

"Digamos que los candidatos que pierden, sean quienes sean, reconocen sus resultados electorales. Hacen lo que estamos acostumbrados a que hagan los candidatos, que es... dar las gracias a sus partidarios por haber trabajado duro y decir algo así como: 'Vamos a dar una oportunidad al otro tipo. Ha ganado limpiamente'. Eso es un paso enorme, enorme, en la dirección correcta", dijo.

"Si eso no ocurre", continuó Vavreck, "es muy malo".

Y, mirando hacia atrás, puede que consideremos estos tiempos como buenos en comparación con lo que sigue.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.