Colombia recibe credenciales de embajador de Venezuela

·3  min de lectura

BOGOTÁ (AP) — El embajador de Venezuela, Felix Plasencia, presentó el miércoles copia de las cartas credenciales que lo acreditan como representante diplomático en Colombia, país con el que se están restableciendo relaciones diplomáticas luego de un quiebre de más de tres años.

El acto protocolario privado tuvo lugar en la cancillería colombiana ubicada en Bogotá ante el ministro de Relaciones Exteriores, Álvaro Leyva. Durante su visita oficial, Plasencia posó para una fotografía al lado de una frase de Simón Bolívar escrita en piedra: “Cada Estado debe darse el régimen que quiera y el resto de los Estados respetar esa condición”.

El embajador de Colombia en Venezuela también presentó sus credenciales el lunes ante el presidente Nicolás Maduro, quien celebró lo que llamó una nueva etapa de relaciones de “hermandad, paz y respeto”. Armando Benedetti dijo a la prensa que a fines de septiembre se podría dar un encuentro entre Maduro y el flamante mandatario colombiano Gustavo Petro.

La relación bilateral se renovó con el gobierno de Petro, el primer presidente de izquierda en la historia de Colombia, quien ha dado un giro al reconocer a Maduro como presidente legítimo de Venezuela y no al líder opositor Juan Guaidó, como lo había hecho su antecesor Iván Duque (2018-2022).

El último punto de quiebre entre los dos países vecinos, que han tenido una larga historia de desencuentros, se dio en febrero de 2019 cuando Maduro rompió relaciones y exigió al cuerpo diplomático colombiano abandonar Venezuela. Desde Caracas acusó a Duque de prestar su territorio para agredir a Venezuela luego de su reconocimiento a Guaidó y su apoyo a la oposición.

Plasencia tiene experiencia en la diplomacia. Fungió como canciller del gobierno de Maduro entre agosto de 2021 y mayo pasado en reemplazo de Jorge Arreaza. En 2020 se desempeñó como embajador en China.

Para el exembajador de Colombia en Cuba, Julio Londoño, con la presentación de las credenciales inicia un largo camino, debido a que los dos países tienen por delante el reto de normalizar todos los aspectos de la agenda bilateral congelados.

“Los dos gobiernos tienen que ir avanzando poco a poco, porque los efectos de la situación con Venezuela fueron muy hondos. Será una tarea que se tiene que dirigir desde el alto nivel, la cancillería y el gobierno nacional”, dijo Londoño a The Associated Press.

Aunque se han iniciado conversaciones entre los dos gobiernos y los empresarios, aún no hay una fecha prevista para la reapertura comercial de la frontera, donde hay gran expectativa entre los pobladores que recuerdan los tiempos de bonanza en los que el intercambio comercial llegó a ser de más de 7.000 millones de dólares en 2008.

También se espera que se restablezca la cooperación en materia de seguridad. Gran parte de los 2.200 kilómetros de frontera han sido permeados por grupos al margen de la ley que se disputan el control del contrabando, el narcotráfico y el tráfico de migrantes.

Colombia alberga 2,4 millones de venezolanos que salieron en los últimos años de su país debido a la crisis económica y política. El anterior gobierno colombiano puso en marcha una estrategia para legalizar la situación de la mayoría de los migrantes y permitirles tener identificación y acceder a beneficios sociales.

El presidente Petro ha dicho que garantizará el derecho de asilo y el refugio de los migrantes venezolanos luego de que el vicepresidente del partido oficialista venezolano Diosdado Cabello le solicitara extraditar a los opositores que están en Colombia.

Los dos países tienen el reto de restablecer la institucionalidad, Colombia con la reapertura de los 15 consulados que tenía en Venezuela. Mientras que Venezuela tiene algunos consulados en mal estado, uno de ellos fue saqueado en Bogotá y sufrió un incendio.