Colombia abre nueva macro investigación de crímenes de FARC

·3  min de lectura

BOGOTÁ (AP) — El Tribunal de Paz de Colombia abrió el viernes una nueva macro investigación sobre miles de homicidios, masacres, atentados con explosivos, personas mutiladas por minas y casos de violencia sexual cometidos durante las últimas décadas por la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“En este caso, una vez se culmine, se cubre el horizonte de criminalidad de las FARC. Es el caso de mayor cobertura, es masivo”, dijo el viernes a la prensa el magistrado Eduardo Cifuentes, presidente del tribunal.

Desde 2019, el Tribunal de Paz no abría un nuevo “macrocaso”, es decir, una investigación que agrupa crímenes cometidos en el conflicto armado interno en busca de la sanción de los máximos responsables. Se suma a otros siete que avanzan enfocados en el secuestro, la utilización de niños para la guerra y las ejecuciones extrajudiciales por parte del Ejército.

Los ex guerrilleros de bajo rango y la que fuera la cúpula de las FARC serán llamados a rendir versión ante el tribunal. En caso de que digan la verdad sobre sus delitos podrían obtener sanciones que no impliquen privación de la libertad, previamente consultadas con las víctimas. En cambio, si niegan su responsabilidad y son vencidos en juicio, podrían ser condenados a una pena máxima de 20 años de cárcel.

Más de 13.000 guerrilleros entregaron las armas y se comprometieron a cumplir un acuerdo de paz firmado en 2016 entre el Estado y las FARC para poner fin a cinco décadas de confrontaciones. Fruto de ese acuerdo fue creada la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el tribunal especializado en juzgar hechos del conflicto armado.

Con la apertura de una nueva macro investigación, el tribunal espera sacar de la “impunidad” miles de casos que por años estuvieron represados en la fiscalía.

“Aquí partimos de una alta tasa de impunidad y la respuesta a la justicia va a ser necesaria y oportuna para las víctimas”, explicó Cifuentes.

El Tribunal de Paz estima que en Colombia hay unas 50.000 personas que fueron víctimas de minas antipersonal, artefactos explosivos y ataques perpetrados por las FARC. También más de 54.000 fueron víctimas de desplazamientos forzados, 48.000 de homicidios y 2.300 de violencia sexual.

En sus épocas de guerra, las FARC cometieron dichos crímenes para ejercer control social y territorial entre la población y confrontar a las fuerzas de seguridad estatales y a otros grupos armados como los paramilitares, indicó el tribunal.

Más de ocho millones de víctimas dejan ver la magnitud del conflicto armado en Colombia. Aunque el Tribunal de Paz investiga gran parte de los crímenes, hay víctimas y organizaciones civiles que aún solicitan la apertura de nuevos “macrocasos”.

Con nueva información recolectada, el tribunal anunció que abrirá próximamente otros tres grandes casos: crímenes cometidos por la fuerza pública en asociación con estructuras paramilitares; crímenes en contra de pueblos étnicos; y la violencia sexual y otros crímenes motivados por el género, sexo, orientación o identidad de género de la víctima.

“Este es un logro de las víctimas y sobrevivientes de violencia sexual. Son ellas quienes han puesto sus voces y dolor para que se reconozca el daño que han sufrido”, manifestó a través de Twitter Jineth Bedoya, la periodista que logró que la Corte Interamericana de Derechos Humanos declarase responsable al Estado colombiano por un caso de violencia sexual y quien se ha convertido en la voz de miles de víctimas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.