Dos de los clubes más poderosos de Brasil disputan en Montevideo el principal trofeo de Sudamérica

·3  min de lectura
Foto del jueves del plantel de Flamengo entrenando en el estadio de Peñarol antes de la final de la Copa Libertadores en Montevideo.

26 nov (Reuters) - Con una plantilla llena de estrellas y entrenadores expertos en torneos internacionales, dos de los clubes más poderosos de Brasil se enfrentarán el sábado en Montevideo para disputar el principal trofeo de clubes del continente: la Copa Libertadores.

Flamengo y Palmeiras chocarán desde las 17:00 hora local (2000 GMT) en el estadio Centenario de Montevideo bajo la conducción del árbitro argentino Néstor Pitana, en un duelo que enfrentará a los dos últimos campeones de la competencia.

Será también la segunda final continental entre equipos brasileños de este año tras la definición de la Copa Sudamericana la semana pasada entre Athletico Paranaense y Bragantino, que terminó con la victoria del primero por 1-0.

Palmeiras buscará convertirse en el primer equipo en dos décadas en levantar la copa por segunda vez consecutiva de la mano de Abel Ferreira, el portugués que lo condujo al título el año pasado ante Santos. El último club en alcanzar esa marca fue Boca Juniors en 2000 y 2001.

Con una potente ofensiva liderada por Gabriel Barbosa, "Gabigol", el campeón de las dos últimas ediciones de la liga brasileña Flamengo, tratará de repetir la hazaña de 2019, cuando venció al por entonces campeón vigente River Plate en Lima.

Ambos van por su tercera Libertadores: Palmeiras levantó el trofeo el año pasado y en 1999 frente Deportivo Cali de Colombia y Flamengo lo hizo en 2019 y 1981, cuando le ganó al Cobreloa de Chile. Y son dos de los clubes más ricos de Brasil, que invirtieron en importantes contrataciones las últimas temporadas.

DUELO DE ENTRENADORES

La final será también un duelo entre dos grandes entrenadores: Ferreira, quien aspira a convertirse en el primer hombre que gana dos Libertadores seguidas desde que Carlos Bianchi lo hiciera con Boca, y Renato Gaúcho, que llegó a Flamengo en julio tras una etapa estelar en el Gremio, equipo al que llevó a ganar la copa en 2017.

Ambos tienen una gran personalidad y carreras exitosas, pero afrontan el partido bajo diferentes niveles de presión.

El equipo de Ferreira no ganó ninguno de sus últimos cuatro partidos, pero el entrenador sigue siendo considerado un icono en el club, en gran parte por haber conquistado el título continental el año pasado.

Renato Gaúcho, por su parte, ganó la Copa Libertadores como jugador y entrenador, pero es criticado por los hinchas por la selección de sus jugadores, por no celebrar los goles con suficiente entusiasmo e incluso por hablar con rivales durante los partidos.

Para los entrenadores, llegar a la final puede no ser suficiente para mantener sus puestos de trabajo, según Tostão, el excampeón del mundo que ahora es columnista en Brasil.

"Si Flamengo es campeón, será aclamado sobre todo por su calidad individual, además de los elogios a Renato (...) Si Palmeiras gana el título, se dirá que Abel Ferreira es un gran estratega", escribió Tostão.

Pero "ambos corren un gran riesgo de ser despedidos si pierden".

(Escrito por Daniela Desantis en Asunción, con reporte de Andrew Downie. Editado por Javier Leira)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.