¿Por fin el cine regresa a la normalidad?

·9  min de lectura

NUEVA YORK (AP) — Por primera vez en tres años, la industria cinematográfica está volviendo lentamente a toda potencia para el fin de año. Las alfombras rojas de los festivales se han desenrollado, las campañas para los Oscar se preparan. Grandes estrenos largamente esperados como “Black Panther: Wakanda Forever” (“Pantera Negra: Wakanda para siempre”) y “Avatar: The Way of Water” (“Avatar: El camino del agua”) están por llegar a cartelera.

Pero tras el tumulto de la pandemia, ¿podría la temporada de fin de año volver a ser como antes? Muchos esperan que sí. Después de dos ediciones en primavera, los Premios de la Academia han vuelto a su fecha más tradicional de comienzos de marzo. Los Globos de Oro, tras casi ser cancelados, están preparando su regreso. Algunas películas, también están tratando de recapturar el espíritu de antaño. En el Festival de Cine de Toronto en septiembre, “Glass Onion: A Knives Out Mystery” (“Puñales por la espalda: El misterio de Glass Onion”) de Rian Johnson apartó el mismo cine en el que se estrenó su precuela “Knives Out” (“Entre navajas y secretos” y “Puñales por la espalda”) con entradas agotadas hace casi exactamente tres años.

“Pareciera que fue ayer”, dijo Johnson riendo. “Bueno, algunas cosas ocurrieron”.

Tras un otoño prácticamente borrado en 2020 y una temporada 2021 afectada por las variantes delta y ómicron del COVID-19, este otoño (boreal) podría quizá, sólo quizá, ser algo más parecido al renacer cultural que ocurre cada fin de año, cuando llegan la mayoría de las mejores películas de cada vuelta al sol.

“Todos, creo, estamos tratando de lograr al menos una versión de lo que conocíamos antes”, dijo Johnson. “Como con todo, simplemente tienes que entrar al agua y ver cómo está. Realmente espero que al menos la ilusión de normalidad se mantenga. Creo que así es toda la normalidad”.

Pero “Glass Onion”, con Benoit Blanc interpretado por Daniel Craig en un nuevo misterio, es también un recordatorio de lo mucho que ha cambiado todo. Después de que “Knives Out” fuera un éxito de taquilla para Lionsgate, sumando 311 millones de dólares a nivel mundial para ese estudio, Netflix destinó 450 millones de dólares para asegurar los derechos de dos secuelas. Y a pesar de que los exhibidores y la empresa de streaming analizaron un posible estreno en cines más grandes para “Glass Onion” –que sería un éxito si lo tuviera- un estreno más modesto en salas está previsto para antes de que la película se estrene el 23 de diciembre en Netflix.

El equilibrio entre estreno en cine y streaming sigue sin definirse. Pero después de una chispa en la taquilla de verano (boreal) y un prospecto en evolución para el streaming, de acuerdo con Wall Street, los estrenos en cine, con sus ventas anuales de miles de millones de dólares por boletos y su marca cultural, lucen bastante bien. Por primera vez en años, la asistencia al cine se ve fuerte y está de vuelta. O al menos así parecía hasta que llegó agosto, con un ritmo especialmente lento que terminó con el impulso, principalmente por la escasez de nuevos estrenos.

“Si revisas cuántas películas tuvimos en comparación con lo que los resultados que tuvimos, estamos operando a niveles de 2019”, dijo John Fithian, presidente de la Asociación Nacional de Propietarios de Cines. “Teníamos 70% del suministro de películas de gran estreno en los primeros siete meses y logramos 71% de los resultados que tuvimos en el mismo periodo en 2019. Los cinéfilos están acudiendo en cifras prepandémicas, es sólo que necesitamos nuevas películas”.

Este será un problema menos grave cuando llegue la temporada de fin de año. “Wakanda Forever” (11 de noviembre) y “The Way of the Water” (16 de diciembre) podrían competir con el éxito de verano “Top Gun: Maverick” (que ha recaudado 1.360 millones de dólares a nivel mundial y contando) por la película más vista del año. Aunque está menos claro si el grupo robusto de películas aptas para adultos y contendientes por los Oscar pueden impulsar una vez más la asistencia al cine. La ganadora del Oscar a mejor película del año pasado, “CODA” (“CODA: Señales Del Corazón”) de Apple TV+, se impuso en la temporada de premios sin haber ganado un centavo en la taquilla.

Entre las películas más esperadas que se estrenarán en el circuito de festivales de fin de año están la cinta semiautobiográfica de Steven Spielberg “The Fabelmans” (noviembre 23); “Blonde” (septiembre 23), protagonizada por Ana de Armas como Marilyn Monroe; “TÁR” de Todd Fields (octubre 7), con Cate Blanchett; “Empire of Light” (“Imperio de la luz”) de Sam Mendes (diciembre 9); “The Son” (noviembre 11), la continuación de Florian Zeller tras “The Father” (“El padre”); la saga de Emmett Till de Chinonye Chukwu “Till” (octubre 14); “The Banshees of Inisherin” (“Almas en pena de Inisherin”) de Martin McDonagh (octubre 21); “Armageddon Time” de James Gray (octubre 28); y la galardonada con la Palma de Oro en Cannes “The Triangle of Sadness” (“El triángulo de la tristeza”), cuya actriz Charlbi Dean falleció esta semana en Nueva York, para (octubre 7).

Películas de superhéroes como “Black Adam” (octubre 21) protagonizada por Dwayne Johnson, películas para niños como “Lyle Crocodile” (“Lilo Cocodrilo”) con Javier Bardem (octubre 7), películas de terror como “Halloween Ends” (“Halloween: La Noche Final”) para el 14 de octubre, comedias románticas “Ticket to Paradise” (“Pasaje al paraíso”) con Julia Roberts y George Clooney (octubre 21), y más aventuras aéreas como “Devotion” (“Devotion. Una historia de héroes”) para noviembre 23, también forman parte de la oferta, al igual que importantes títulos de los servicios de streaming como “My Policeman” de Amazon (octubre 21), con Harry Styles. Netflix ofrecerá “Bardo” (en cines el 4 de noviembre), de Alejandro González Iñárritu; “White Noise” (en cines el 25 de noviembre) de Noah Baumbach; y “Pinocchio” (“Pinocho”) de Guillermo del Toro (en streaming el 9 de diciembre).

Si buena parte de la temporada de películas de fin de año se trata de restaurar lo que se perdió hace unos años, para algunas de las películas próximas a estrenarse el punto es el cambio. “Woman King” (“La mujer rey”) para el 16 de septiembre, dirigida por Gina Prince-Blythewood y protagonizada por Viola Davis, es una épica basada en hechos reales sobre un ejército de guerreras femeninas del oeste de África. Para Prince-Blythewood, la cineasta de “Love & Basketball” y “The Old Guard” (“La vieja guardia”), “Woman King” representa “la oportunidad de replantear lo que significa ser mujer y femenina”.

“No creo que hayamos visto una película como esta antes. Tanto de nuestra historia ha sido oculto, o ignorado, o borrado”, dijo Blythewood.

La cineasta mencionó películas como “Braveheart” (“Corazón valiente”), “Gladiator” (“Gladiador”) o “Last of the Mohicans” (“El último de los mohicanos”) como ejemplo de la narrativa masculina clásica en películas heroicas.

“Esta era nuestra oportunidad para contar nuestra historia en este género”, dijo.

“Bros” (“Bros: Más que amigos”) para el 30 de septiembre, también, es algo diferente. La película protagonizada y coescrita por el comediante de “Billy on the Street” Billy Eichner, es la primera comedia romántica gay de un importante estudio (Universal). Todo su elenco principal es integrante de la comunidad LGBTQ. Las comedias no han tan buenos resultados en los cines en años recientes, pero “Bros”, producida por Judd Apatow, espera que una nueva perspectiva de un impuso a este género.

“Es una película histórica de muchas maneras”, dijo Eichner. “Eso no es algo en lo que pensamos cuando la desarrollamos primero. Nadie se sienta a decir ‘vamos a escribir una película histórica’. Dijimos ‘vamos a hacer una película comiquísima’. Hará reír a la gente, pero es totalmente diferente a lo que la mayoría de la gente ha visto”.

“Bros” y “Woman King” son producciones que buscan cambiar el panorama en Hollywood. Eso también es parte de la naturaleza de “She Said” (“Ella dijo”), para el 18 de noviembre, una dramatización de la investigación de las periodistas de The New York Times Jodi Kantor y Megan Twohey sobre el exproductor de cine Harvey Weinstein. “Women Talking” de Sarah Polley (diciembre 2) de igual manera relata la lucha de la vida real de mujeres. Está basada en eventos de 2009, cuando mujeres menonitas de Bolivia se unieron tras haber sido drogadas y violadas por hombres en su colonia.

La comentada película de Olivia Wilde “Don’t Worry Darling” (“No te preocupes cariño”), protagonizada por Florence Pugh y Harry Styles como una pareja casada en la década de 1950 que vive una pesadilla/fantasía masculina en un suburbio, toca algunos de los mismos temas a través de un lente de ciencia ficción.

“Quiero hacer algo que sea realmente entretenido, divertido e interesante, pero de hecho es mi forma de provocar conversaciones sobre asuntos reales como la autonomía del cuerpo”, dijo Wilde. “No sé si sería tan oportuno como lo es ahora. Nunca en mis peores pesadillas había pensado que Roe (el fallo que legalizaba el aborto en Estados Unidos) habría sido revocado justo antes del estreno de esta película”.

Otros calendarios de producción parecen existir casi aparte de nuestra realidad terrenal. “Avatar: The Way of the Water” de James Cameron debutará 13 años después de “Avatar” de 2009 (que se mantiene como la película con mayores ingresos de la historia), esta segunda entrega se iba a estrenar originalmente en 2014. Desde entonces tantas fechas han ido y venido que las secuelas, cuatro películas, están previstas para ser estrenadas en los próximos cinco años, parecían a veces un Godot que no iba a llegar.

Hablando desde Nueva Zelanda, donde “The Way of the Water” está siendo mezclada y musicalizada, el productor Jon Landau prometió que la espera está por terminar.

“Finalmente está por ocurrir”, dijo Landau. “Esos retrasos, como los llaman, fueron realmente para que nosotros creáramos la base para una saga de películas. No era decir: ‘hagamos el guion bien’. Era decir: ‘hagamos los cuatro guiones bien’”

Medir el cambio en la industria del cine es incluso más difícil cuando se trata del tiempo entre las películas de “Avatar”. Cuando la primera “Avatar” estaba en cines, el 3D se anunciaba (una vez más) como el futuro. Barack Obama estaba en el primer año de su gobierno. Netflix rentaba DVDs por mail.

“Mucho ha cambiado, pero muchas cosas no han cambiado”, dijo Landau. “Una de las cosas que no han cambiado es: ¿Por qué la gente busca entretenimiento ahora? Al igual que lo hicieron cuando la primera película de ‘Avatar’ fue estrenada, lo hacen para escapar, para escapar del mundo en el que vivimos”.

___

La periodista de The Associated Press Lindsey Bahr contribuyó a este despacho.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP