Cierran galerón donde se alojaban jornaleros en Sinaloa

·2  min de lectura

CULIACÁN, Sin., marzo 20 (EL UNIVERSAL).- Con la defunción de una bebe de nueve meses de nacida, de nombre Lupita, en la sindicatura de Juan José Ríos, Ahome, se procedió al cierre de un galerón de cuarterías, donde son alojadas las familias de jornaleros agrícolas al detectar a siete niños más con problemas de salud por falta de higiene.

En la supervisión inicial del predio, donde se asienta una población flotante que desarrolla actividades en el campo, el personal de la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios detectó a siete infantes con padecimientos, por los siete de ellos fueron enviados al Hospital General para su atención.

Aurelio Roy Navarrete Cuevas, titular del Instituto Estatal de Protección Civil, señaló que derivado de la nueva defunción de un bebé de sólo nueve meses de edad, hija de una familia de jornaleros agrícolas, diversas dependencias estatales procedieron a efectuar una revisión integral de la zona donde son alojados los jornaleros.

Señaló que se analizan las condiciones de salud, la calidad del suelo, agua y los alimentos que consumen, dado que se han presentado tres defunciones de infantes, uno de ellos, ocurrió a inicios de este mes, de una pareja de Tarahumaras.

Comentó que se va a inspeccionar todas las cuarterías donde son alojados por trabajadores del campo que proceden del sur del país y de la zona serrana de Chihuahua y Sinaloa, dentro de la jurisdicción de los municipios de Ahome y Guasave.

Un reporte preliminar emitido por el Hospital General sobre los siete hijos menores de familias de jornaleros agrícolas, estableció que dos de ellos presentan cuadros complicados de salud.

Con la reciente defunción de una bebé de nueve meses de nacida, suman tres muertes de recién nacidos, entre familias de trabajadores del campo, el caso más reciente, tuvo lugar en la sindicatura de Adolfo Ruiz Cortines, donde una joven madre de 18 años, de origen Tarahumara, reportó el fallecimiento de su bebé de seis meses de nacido.

Sobre el nuevo hecho, la madre del bebé Lupita, el sábado pasado solicitó el auxilio de paramédicos de Cruz Roja al detectar que su niña no reaccionaba, luego de dos días de presentar vómitos y alta temperatura, al presentarse los socorristas, detectaron que la menor no presentaba signos vitales.

Cuitláhuac González Galindo, secretario de Salud del Estado, descartó que exista un brote de algún virus en las zonas agrícolas donde laboran familias de jornaleros, por las tres defunciones que se han presentado con recién nacidos.

Señaló que dadas las formas de vida de muchas de estas familias que pertenecen a algunas etnias y su exposición a situaciones de vulnerabilidad, sus hijos se vuelven más propensos a presentar cuadros de problemas de salud que se agravan.