Anuncios

Cierra Estados Unidos dos puentes fronterizos

HERMOSILLO, Son., diciembre 6 (EL UNIVERSAL).- Las autoridades de Estados Unidos tienen cerrados dos puentes que hacen frontera con Sonora y Coahuila, con el argumento de que los agentes están destinados a labores de apoyo de la Patrulla Fronteriza, para el control del paso de migrantes.

Desde el pasado 27 de noviembre se encuentra cerrado el Puente Internacional 1 de Eagle Pass, frontera con Piedras Negras, Coahuila, mientras que este lunes 4 de diciembre fue cerrado el cruce fronterizo Lukeville-Sonoyta, en Sonora.

Ante esta situación, los alcaldes de los municipios sonorenses de Sonoyta, Peñasco y Caborca sostuvieron ayer una reunión con el encargado del Puerto Fronterizo en Lukeville, Peter J. Bachalier, a quien le informaron sobre las acciones y estrategias que se implementarán en Sonora para buscar la reapertura del puerto de cruce fronterizo.

Previo a este encuentro, los funcionarios se reunieron con autoridades estatales, representantes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con quienes acordaron el incremento de personal para la instalación de diferentes puntos y filtros migratorios, así como la disposición de autobuses y albergues temporales para disminuir de manera inmediata el flujo de personas de diferentes nacionalidades que buscan cruzar hacia Estados Unidos por Sonora.

En el comunicado emitido no se precisó el origen de los recursos para dichas acciones.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, había advertido un flujo masivo de migrantes en la frontera suroeste de Estados Unidos por lo que tomó como medida restrictiva temporal el cierre de este cruce.

En Coahuila, el cierre del Puente Internacional 1 de Eagle Pass cumple este miércoles nueve días en un cierre parcial, que impide el cruce en coche de Piedras Negras a Eagle Pass, sin embargo, el paso peatonal está abierto y el cruce vehicular de Eagle Pass a Piedras está libre.

En su momento, el alcalde de Eagle Pass, Rolando Salinas precisó que estas órdenes provienen del Departamento de Aduana y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) y no de la ciudad fronteriza. El motivo también fue “un aumento en el número de cruces de migrantes”.

En este punto se reporta un paso de migrantes muy variable. Durante días no llega nadie y de repente cruzan 200 o 300 personas, ocasionalmente se ven grupos de 30 o 40 personas en la carretera, quienes no entran a la ciudad, se van directo al río para intentar cruzar.