Anuncios

Cientos protestan en Argentina para exigir derogación de la ley de aborto

BUENOS AIRES (AP) — Cientos de personas se manifestaron en la capital de Argentina el sábado para expresar su rechazo por la ley de aborto que rige en el país desde 2020, en momentos en que el gobierno del presidente ultraderechista Javier Milei ha mostrado su rechazo a esta norma.

Los manifestantes mostraron pancartas en las que se leía: “Argentina sin Aborto”, “Derogación del Aborto Ya” o “La vida no se negocia”, muchos de ellos ataviados con la bandera argentina y también con imágenes de miniaturas de bebés y de fetos.

La convocatoria no fue muy masiva, pero se vio posiblemente alentada por las ideas del actual presidente argentino que ha mostrado en distintas instancias su rechazo contra el aborto e intentos por derogar la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Milei, quien asumió el 10 diciembre, considera esa ley como un “asesinato agravado por el vínculo”.

“Estoy en contra del aborto”, dijo a The Associated Press Ana Susnik, jubilada de 67 años, una de las manifestantes. “La gente que aborta después eso le queda para toda la vida... Si se legaliza el aborto va a haber más”, consideró.

“Estoy aquí para defender la vida y defender a la mujer”, señaló Jorge Correa, médico ginécologo de 59 años. Estar “en contra del aborto es estar a favor de la mujer, porque el ser de la mujer es la maternidad y la maternidad es lo que el mundo necesita”.

La protesta, aunque no muy multitudinaria, generó la reacción en la tarde de las máximas autoridades del país.

“Terminar con la vida de un ser humano indefenso no es un derecho. Argentina siempre debe ser tierra de Vida. #MarchaPorLaVida ”, tuiteó a través de la red social X, antes conocida como Twitter, la vicepresidenta Victoria Villaruel, junto a una imagen en que se afirmaba que hasta enero de 2024 se había registrado 245.000 abortos, “equivalentes a más del total de habitantes de la Provincia de Tierra de Fuego (190.641)”, rezaba la imagen que acompañaba a la publicación. “Este no es el camino”, señalaba.

Más tarde la misma imagen era retuiteada por el presidente Javier Milei. “El aborto es un asesinato agravado por el vínculo y la desproporción de las fuerzas. Si Usted está viendo este post y es de los que pondera positivamente este tipo de aberraciones, agradezca a su madre por no pensar del mismo modo”, señalaba el mandatario en su red social.

Un grupo de legisladores del partido gobernante La Libertad Avanza presentó un proyecto para derogar la ley de interrupción voluntaria del embarazo en Argentina, aprobada por el Congreso a fines de 2020.

El texto plantea penas de tres a 10 años de prisión para quien cause un aborto e incluso la condena de la mujer que se lo practique aunque haya sido victima de una violación, con la excepción de que así lo decida un juez.

El proyecto de ley ingresó en febrero a la Cámara de Diputados. En su campaña por la presidencia, Milei había anticipado que, de alcanzar el poder, buscará la derogación de la ley que despenalizó la interrupción del embarazo y que contempla el derecho a decidir y acceder al aborto libre y gratuito hasta la semana 14 de gestación.

La norma vigente —sancionada por el Congreso en diciembre de 2020 y promulgada por el entonces presidente Alberto Fernández en enero de 2021— permite realizar el aborto fuera de ese plazo si el embarazo fue resultado de una violación o si está en peligro la vida o la salud integral de la mujer.

La ley tardó décadas en aprobarse tras la lucha sostenida de los movimientos feministas en el país, que buscan como uno de sus objetivos evitar las muertes de la mujer que supone el aborto clandestino.

En Latinoamérica el aborto es legal en Cuba, Guyana, Guyana Francesa, Uruguay y algunos estados de México. En otros países como Chile se permite la interrupción del embarazo por violación, malformación del feto o cuando peligra la vida de la madre. En Nicaragua, Haití, El Salvador y República Dominicana la restricción es total.