Anuncios

El expresidente chileno Sebastián Piñera murió de asfixia por sumersión; él piloteaba

SANTIAGO (AP) — El expresidente chileno Sebastián Piñera murió de “asfixia por sumersión”, según confirmó el miércoles la fiscalía, un día después de que perdió la vida al desplomarse el helicóptero en que viajaba con otras tres personas.

El presidente Gabriel Boric declaró tres días de luto nacional en una jornada llena de homenajes y muestras de afecto de miles de chilenos. Las muestras de aprecio llegaron desde diversos puntos del planeta: decenas de mandatarios expresaron sus condolencias y destacaron su figura.

El que fuera dos veces presidente de Chile (2010-2014 y 2018-2022) será despedido en un funeral de Estado. Durante sus dos mandatos tuvo que enfrentar la reconstrucción tras el terremoto de magnitud 8,8 que golpeó el sur del país en 2010, el rescate de 33 mineros luego de pasar 69 días atrapados en una mina del desierto de Atacama, la pandemia de COVID-19 y el estallido social de 2019.

“Estoy muy agradecido”, fue un placer conocerlo, declaró Jimmy Sánchez, uno de los 33 mineros rescatados, una de sus hazañas más populares y épicas como presidente. “Nos devolvió la vida”.

El cuerpo del exmandatario fue trasladado al Servicio Médico Legal de Valdivia el martes en la noche, donde se le practicó una autopsia. El miércoles por la mañana fue recibido en el aeropuerto de Santiago por Boric, quien estuvo acompañado de la viuda, Cecilia Morel, y otros familiares.

Por la tarde llegó al antiguo Congreso chileno, en un trayecto seguido por centenares de personas. Una multitud de gente de diversas edades lo visitó con banderas, flores, retratos acompañados de las palabras “gracias por todo” y la consigna “Chi-chi-chi le-le-le”, en una despedida sorprendentemente masiva.

Uno de los momentos más emotivos del homenaje ocurrió cuando varios de los ministros de Estado del gobierno de Boric hicieron guardia de honor al lado del féretro del exmandatario, en una muestra de respeto más allá de diferencias ideológicas.

La investigación de la fiscalía de la región de Los Ríos —donde ocurrió el suceso bajo malas condiciones climáticas— incluye peritajes a la aeronave para conocer las causas precisas de la caída, la cual se produjo poco después del despegue en un trayecto corto sobre el Lago de Ranco, más de 900 kilómetros al sur de Santiago. El exmandatario conocía bien la zona, ya que ahí tenía una residencia de verano que frecuentaba para practicar deportes de aventura.

Mientras cientos de personas le rendían homenaje en Santiago, Valdivia y la zona del Lago de Ranco, muchas se agolparon en la puerta de su casa en un barrio acomodado de la capital chilena. También se concentraron cerca del Servicio Médico Legal de Valdivia.

El Congreso volverá a abrir sus puertas todo el jueves para que el público se acerque a despedirse. El viernes se llevará a cabo el funeral de Estado.

Piñera era un experimentado piloto de helicópteros, según declaró el martes su exministro de Defensa, Alberto Espina, y piloteaba la aeronave. Los otros tres pasajeros sí pudieron salvarse.

Karla Rubilar, quien fue ministra en varios puestos durante el segundo mandato de Piñera, dijo a medios chilenos que en el helicóptero viajaba una hermana del expresidente. Ésta habría declarado que sus últimas palabras fueron: “salten ustedes del helicóptero porque si yo salto les va a caer encima”, una expresión que para la exministra resume el carácter de Piñera.

Su partido de centroderecha Renovación Nacional destacó la importancia de su figura el martes por la noche, colocando su nombre y su año de nacimiento en el acceso a sus instalaciones. También abrió un libro de condolencias.

Piñera fue el primer gobernante de derecha en dirigir el país desde el retorno de la democracia en 1990. Encarnó una derecha más renovada que pudo ejercer una autocrítica sobre el papel de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y fue uno de los dirigentes derechistas que votó “no” en el plebiscito que puso fin a la dictadura.