Científicos logran explicar los rastros fósiles hallados en cuarcita de 1200 millones de años

·3  min de lectura
Cuarcita con restos de animales excavadores. La escala está marcada en centímetros
STEFAN BENGTSON/SWEDISH MUSEUM OF NATURAL HISTORY

Cuando los animales se mueven, dejan huellas, como huellas de dinosaurios o madrigueras de gusanos. Estas revelan cómo se movían las especies antiguas, cómo se alimentaban y cómo interactuaban entre sí. Los rastros de fósiles son tan antiguos como el mundo animal. Por lo tanto, los geólogos quedaron atónitos por el descubrimiento en Australia Occidental de rastros de animales excavadores en la cuarcita antigua, un tipo de roca que se formó cuando los sedimentos arenosos se sometieron a altas presiones y temperaturas.

Tras décadas de misterio, logran esclarecer el complejo origen del Gigante de Segorbe

“La cuarcita es tan dura como el concreto e imposible de penetrar para los animales excavadores”, dijo en un comunicado Bruce Runnegar, profesor emérito de UCLA en el Departamento de Ciencias de la Tierra, Planetarias y Espaciales y coautor de la nueva investigación, publicada en PNAS. “Por lo tanto, los rastros tendrían que haberse hecho mientras la arena aún estaba suelta. Pero la arena se depositó hace 1700 millones de años, mil millones de años antes de la aparición de los primeros animales en el registro fósil, y su transformación en cuarcita ocurrió más que hace 1200 millones de años, mucho antes que los fósiles de animales más antiguos, que tienen menos de 600 millones de años“.

Un equipo sueco-australiano-chino-estadounidense ofreció ahora una solución a este acertijo. Los científicos presentan una explicación que no requiere animales irracionalmente antiguos o gusanos masticadores de hormigón con dientes de diamante.

El hallazgo se produjo en Australia Occidental
El hallazgo se produjo en Australia Occidental


El hallazgo se produjo en Australia Occidental

El grupo midió la edad de la arena en las madrigueras utilizando minerales radiactivos inusuales. “La edad resultó ser más de mil millones de años más joven que la cuarcita circundante”, dijo el coautor Birger Rasmussen, profesor adjunto de la Universidad de Australia Occidental. “Las madrigueras, por tanto, podrían haber sido hechas por animales”.

Pero, ¿cómo pueden los animales excavar a través de la cuarcita dura? La respuesta fue dada por investigaciones microscópicas, que mostraron que los granos se habían separado primero en las superficies de contacto, lo que resultó en una matriz friable, y luego se fusionaron nuevamente a través de la deposición posterior de cuarzo, devolviendo la roca al estado de cuarcita dura. “Un proceso similar produjo la materia de las piedras de Stonehenge”, dijo Runnegar.

Un nuevo estudio genómico prueba la raíz itálica de los enigmáticos etruscos

Por lo tanto, se había abierto una ventana en el tiempo para permitir la excavación, informan los investigadores. Mediante comparaciones con los estratos sedimentarios circundantes, los científicos podrían fechar esta ventana hace unos 40 millones de años, durante la época del Eoceno de la historia de la Tierra.

“Lo más probable es que los rastros fueron hechos por crustáceos, que invadieron el suroeste de Australia durante una transgresión marina de corta duración asociada con la apertura del Océano Austral”, dijo el autor principal Stefan Bengtson, profesor emérito y paleontólogo del Museo Sueco de Historia Natural.

Estos rastros de fósiles en las rocas ‘incorrectas’ fueron un misterio durante medio siglo”, dijo Bengtson. “Estamos contentos de haber podido demostrar los procesos geológicos que resuelven este enigma”, finalizó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.