Científicos encuentran nuevo sistema solar que podría albergar vida extraterrestre

·2  min de lectura

Los científicos han encontrado un nuevo sistema planetario de dos mundos distantes… que podría servir como hogar para la vida extraterrestre.

Los dos planetas están en órbita alrededor de una pequeña y fría estrella llamada LP 890-9. Se trata de la segunda estrella más fría que alberga planetas, después de la intrigante TRAPPIST-1.

Uno de los planetas del sistema se conoce como LP 890-9b, y es apenas un 30 por ciento más grande que la Tierra. Está tan cerca de esa fría estrella que un año dura solo 2,7 días.

Y el sistema tiene otro planeta totalmente desconocido, que ha sido bautizado como LP 890-9c. Este planeta tiene un tamaño similar al primero, es un 40 por ciento más grande que la Tierra, pero su año es más largo, ya que tarda 8,5 días en dar la vuelta a la estrella.

La nueva investigación se hizo con telescopios terrestres denominados Speculoos: Search for habitable Planets EClipsing ULtra-cOOl Stars (búsqueda de planetas habitables que eclipsan estrellas ultrafrías). Las estrellas muy frías como LP 890-9 requieren este tipo de observaciones de seguimiento porque los telescopios espaciales pueden tener dificultades para detectarlas.

Los científicos habían iniciado las nuevas observaciones con la esperanza de confirmar la existencia del primer planeta, que fue detectado por primera vez como un mundo potencial por el Transiting Exoplanet Survey Satellite (Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito) de la NASA, que busca planetas fuera de nuestro sistema solar. Pero las observaciones también encontraron el segundo planeta.

Este último planeta se encuentra dentro de la “zona habitable” de la estrella, lo que significa que no es ni demasiado caliente ni demasiado frío para la vida extraterrestre.

“La zona habitable es un concepto según el cual un planeta con condiciones geológicas y atmosféricas similares a las de la Tierra, tendría una temperatura superficial que permitiría que el agua se mantuviera líquida durante miles de millones de años”, dijo Amaury Triaud, profesor de Exoplanetología de la Universidad de Birmingham y líder del grupo de trabajo de Speculoos que programó las observaciones que condujeron al descubrimiento del segundo planeta.

“Esto nos da una licencia para observar más y averiguar si el planeta tiene una atmósfera y, de ser así, estudiar su contenido y evaluar su habitabilidad”.