Científicos descubren nuevas especies de dinosaurios con una armadura puntiaguda extraña

·3  min de lectura

Los científicos han descubierto una nueva especie de dinosaurio con picos óseos “extraños” que se proyectan desde sus costillas, un avance que dicen que llenará un “importante vacío en la evolución”.

La nueva especie llamada Spicomellus afer es la más antigua de un grupo de dinosaurios llamados anquilosaurios, conocidos por la extraordinaria armadura ósea, y la primera de su tipo en ser descubierta en el continente africano, según los investigadores, incluida Susannah CR Maidment del Museo Nacional de Historia del Reino Unido.

Las costillas puntiagudas que se ven en el dinosaurio que vivió hace unos 160 millones de años también son una característica “extraña” que no se ve en ninguna otra especie de vertebrados viva o extinta, explica el estudio, que fue publicado en la revista Nature Ecology and Evolution.

“El espécimen consiste en una costilla con una armadura dérmica puntiaguda fusionada a su superficie dorsal, una morfología sin precedentes entre los vertebrados extintos y existentes”, escribieron los científicos en el estudio.

Si bien los fósiles de dinosaurios herbívoros acorazados, como el famoso Stegosaurus, han sido ampliamente descubiertos en los continentes del norte, los investigadores dicen que esta es la primera vez que se encuentran los restos de uno en África.

A lo largo de los años, se han desenterrado varios dinosaurios acorazados, algunos con filas de placas óseas incrustadas en la piel, y en los que crecieron púas de estas placas óseas, y otros con un gran garrote óseo al final de la cola.

Sin embargo, destaca el dinosaurio recién descubierto.

Los paleontólogos dicen que los picos protectores en este anquilosaurio son particularmente especiales, ya que la característica, que habría alineado los lados de este animal, en realidad está fusionada con los huesos de las costillas.

En la investigación, los científicos analizaron histológicamente secciones del fósil haciendo divisiones delgadas en partes de los restos.

Leer más: Huellas fósiles muestran a los humanos en América del Norte 11 mil años antes de lo que se pensaba

Descubrieron que la estructura ósea en las partes puntiagudas tenía una firma que solo se ve en los anquilosaurios de este período.

“Cuando obtuvimos el fósil, pensamos que probablemente era parte de un estegosaurio porque habíamos encontrado un estegosaurio en el sitio donde se originó. Pero simplemente no vemos estegosaurios con este tipo de armadura”, explicó el Dr. Maidment.

Dado que el fósil está en fragmentos, los científicos señalan que en la actualidad es imposible decir cómo se veía esta poderosa bestia y cómo las púas se fusionaron con el hueso.

Los investigadores esperan que nuevas excavaciones en Marruecos puedan desentrañar más detalles, incluido si esta especie de anquilosaurio fue solo una experimentación única o temprana en el curso de la evolución de la armadura en los dinosaurios.

Relacionados

Revista Scientific American decide respaldar a Joe Biden; es su primer respaldo en 175 años de historia

Apocalipsis del internet: Supertormenta solar “demasiado fuerte” para soportar, dicen los científicos

Club de las Chicas con Agallas hace ciencia en Galápagos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.