Anuncios

Chiwetel Ejiofor dirige el drama biográfico “Rob Peace”

PARK CITY, Utah, EE.UU. (AP) — Chiwetel Ejiofor había leído “The Short and Tragic Life of Robert Peace” de Jeff Hobbs años antes de que Antoine Fuqua le preguntara si podría considerar escribir y dirigir una adaptación.

El libro, que explora la compleja vida de un chico brillante que creció en Orange, Nueva Jersey, fue escrito por el antiguo compañero de cuarto de Peace en Yale. Su historia no encajaba perfectamente en los tropos familiares sobre comienzos difíciles, padres encarcelados o ideas demasiado simplistas sobre alcanzar el éxito y “salir” de un entorno adverso. Esta era una persona que quería permanecer ligada a su comunidad, a su padre, y también tener éxito en sus estudios y en el atletismo (waterpolo), primero en el bachillerato St. Benedict de Newark y luego en Yale, donde estudió bioquímica molecular y biofísica.

Nueve años después de graduarse de la universidad, en los que volvió como maestro a su antigua escuela preparatoria, viajó mucho, consideró la posibilidad de estudiar un posgrado y ganó dinero vendiendo marihuana, Peace fue asesinado. Algunas de las versiones lo atribuyeron al hecho de que regresó al lugar de donde vino. Ejiofor dijo que la madre de Peace les dijo que después de su muerte, los equipos de televisión llegaron y filmaron la basura en las calles en vez de la comunidad.

Pero Hobbs y, posteriormente, Ejiofor vieron algo más complicado y matizado en la idea defectuosa de “movilidad social” y en la “confluencia de raza, vivienda, educación y el sistema de justicia penal”. Y, lo que es más importante, sentía que no había visto estas ideas en el cine.

“Pensé que era muy especial y muy poderoso”, dijo Ejiofor a The Associated Press en una entrevista reciente. “Fue una especie de coincidencia que yo hubiera tenido esta gran respuesta al libro, pero no lo había perseguido de ninguna manera. Aproveché la oportunidad”.

Fuqua, quien se asoció con la esposa de Hobbs, Rebecca, para adaptar la película, pensó que Ejiofor sería la persona adecuada después de ver su primer largometraje, “The Boy Who Harnessed the Wind” (“El niño que domó el viento”), sobre un niño de 13 años en Malawi que recurre a su creatividad después de que su familia ya no puede pagar la escuela.

“Sabía que estaba destinado a ser una película”, escribió Antoine Fuqua en un correo electrónico. “Estaba claro que el enfoque humanista (de Chiwetel) para contar historias encajaba perfectamente para llevar la vida de Rob a la pantalla”.

“Rob Peace” tendrá su estreno mundial en el Festival de Cine de Sundance el lunes, donde espera encontrar un distribuidor para ser presentada al mundo.

“Películas como esta necesitan ser amadas para que existan, y eso requiere a muchísimas personas”, dijo el productor Alex Kurtzman, quien se aproximó a Ejiofor mientras lo dirigía en la serie “The Man Who Fell to Earth”. “No se hacen películas como esta por dinero. No haces películas como esta por ninguna otra razón que no sea que esta es una historia importante que contar. Y por alguna razón, tenemos la suerte de poder contarlo”.

Para interpretar a Rob, quien lleva la película a cuestas y lograr vivir en los mundos muy diferentes que atravesó en su vida, Ejiofor y su director de casting encontraron a Jay Will, un recién graduado de la escuela de artes Juilliard.

“Nunca sentí que fuera una historia sobre alguien que fuera capaz de interpretar un papel en diferentes lugares”, dijo Ejiofor. “Era una historia sobre alguien que de manera muy natural y consistente era todas estas cosas a la vez. Realmente tenías que invertir y creer eso de él. Jay lo hizo de forma muy natural porque eso también es parte de su experiencia. También es un actor fabuloso y tiene un gran carisma y un encanto real”.

La actuación es un escaparate sustancial para Will, un rostro nuevo que había hecho algo de televisión, incluyendo “The Marvelous Mrs. Maisel” y “Tulsa King” de Taylor Sheridan, que aún no se ha estrenado.

Mary J. Blige ya estaba a bordo para interpretar a su madre, Jackie, y Camila Cabello hace el papel de una novia intermitente, Naya. Ejiofor se eligió a sí mismo para el papel del padre, Skeet, lo suficientemente consciente de sí mismo como para saber que, debido a que estaba en su timonel, simplemente estaría dirigiendo a otro actor para que lo interpretara como él lo haría.

“Es una especie de personaje voluble, en cierto modo”, dijo Ejiofor. “Tiene que haber una secuencia de signos de interrogación sobre él, pero también tienes que sentirte muy atraído por él. Y el viaje de Rob está impulsado por esa especie de vínculo magnético que tiene con su padre”.

Al igual que con “The Boy Who Harnessed the Wind”, la dinámica director-actor, padre-hijo también terminó ayudando a la película.

Kurtzman se maravilló por la capacidad de Ejiofor para navegar con elegancia y calma por tres papeles muy diferentes (guionista, director y actor) bajo el entorno de alta presión de hacer una película independiente de bajo presupuesto en sólo 28 días sin dinero para horas extras.

“Nunca lo vi quebrarse, romperse, estresarse”, dijo Kurtzman. “Que fuera capaz de mantener el espacio para esas tres cosas al mismo tiempo y saber cómo ponerlas en una caja mientras el reloj estaba corriendo, eso es un verdadero artista”.

Igualmente importante para Ejiofor era hacer que la película se viera hermosa. Había quedado horrorizado por la historia de los reporteros de televisión y la basura, y buscó a la directora de fotografía de “Beanpole” y “The Last of Us”, Ksenia Sereda, para hacer realidad esta visión.

“Lo que ha hecho aquí es elevar esto con una verdadera elegancia y belleza y estilo para contar la historia, que no necesariamente se siente como lo hemos visto antes dentro de este tipo de experiencia cinematográfica”, dijo.

Todas estas facetas trabajan juntas para cambiar los estereotipos y las expectativas. Ejiofor quiere que el público tenga una sensación de esperanza en la historia de Rob, así como que se sienta enriquecido al conocerlo.

“Al final de la película, no sólo te quedas con esta desolación. Obviamente es una historia trágica, pero es mucho, mucho más rica que eso”, dijo. “Comprender su viaje, creo, es profundamente importante, enriquecedor y esclarecedor. Lo ha sido para mí”.