Así controlará China que los niños cumplan la regla de jugar solo 3 horas de videojuegos a la semana

·6  min de lectura
SHANGHAI, CHINA - JULY 31: People play online games at the booth of Huya, a Chinese live-streaming platform for video games and e-sports, during the 19th China Digital Entertainment Expo & Conference (ChinaJoy) at Shanghai New International Expo Centre on July 31, 2021 in Shanghai, China. (Photo by VCG/VCG via Getty Images)
El gobierno chino intenta revertir la inmensa afición, que a veces se convierte en adicción, a los video juegos online, luego de que financió el desarrollo de la industria del video juego y permitió que los video juegos sean considerados un deporte profesional. (Photo by VCG/VCG via Getty Images)

Los niños chinos comenzaron el año escolar sorprendidos con una noticia que pudiera mejorar su nivel académico pero que pondrá una camisa de fuerza a sus aficiones digitales. A partir de septiembre de 2021, los menores de 18 años sólo podrán jugar videojuegos 3 horas a la semana.

Los chicos ni siquiera podrán negociar con sus padres el horario de sus 180 minutos de diversión. La agencia de noticias Xinhua informó que los menores tendrán acceso a los videos online de 8 p.m. a 9 p.m. los viernes, sábados, domingos y días festivos.

El gobierno de Beijing es conocido por imponer medidas autoritarias sobre su inmensa población, pero esta vez las reglas intentan frenar el complejo problema social de la adicción infantil a los video juegos.

China tiene más de 720 millones de jugadores digitales, de los cuales 110 millones tienen menos de 18 años, dijo a Fortune Daniel Ahmad, analista de Niko Partners.

Ahmad reconoce que es muy difícil estimar el número de menores adictos a los video juegos, pero teme que podría ser sustancial por el número de noticias sobre el tema divulgadas en la gran prensa.

Las conservadoras cifras oficiales dicen que 62,5 por ciento de los jóvenes chinos juegan videojuegos con frecuencia y que el 13,2% de los menores chinos juegan más de dos horas diarias los fines de semana. Pero en un país de 1.400 millones de habitantes, estamos hablando de decenas de millones de niños.

Los jugadores digitales adultos de todo el mundo dedican un promedio de 8,5 horas semanales a su afición, mientras que los jugadores chinos pasan 12,4 horas semanales conectados.

La promoción del lucrativo negocio del videojuego

Los especialistas dicen que la naturaleza ubicua y adictiva de los juegos chinos que ahora intentan frenar es una de las consecuencias de los controles del estado sobre la industria de los video juegos. La prohibición sobre las video consolas extranjeras decretada hace 15 años impulsó a los desarrolladores chinos a programar juegos disponibles a todo el que tuviera acceso a un teléfono inteligente.

Y Beijing financió la industria de los video juegos móviles crear el mayor mercado de juegos digitales del mundo. La Oficina Nacional de Estadística clasificó oficialmente a los deportes digitales como deportes profesionales en 2019 y en 2020 los gobiernos municipales de Beijing y Shanghái anunciaron subsidios y campañas de promoción para desarrollar los “e-sports” en sus ciudades.

En el doloroso año que marcó el inicio de la pandemia, con millones de jóvenes confinados en sus hogares, la industria de los video juegos creció a niveles históricos al alcanzar ganancias por 29.200 millones de dólares anuales, lo que significó una mejora del 30,9% frente al año anterior.

Ahora las autoridades se han visto en la necesidad de rectificar sus planes y restringir el vínculo entre los video juegos y la juventud. Y la única manera que ha encontrado es imponer intrusivos sistemas de verificación de identidad y tecnologías de reconocimiento facial para mantener a su infancia alejada de la fantasía virtual.

Reconocimiento facial como control social

Las organizaciones de derechos humanos llevan años denunciando el uso invasivo de la tecnología como mecanismo de control del comportamiento de los ciudadanos chinos.

La red de cámaras instaladas en millones de puntos estratégicos en gran parte del inmenso territorio chino ya ha detectado a casi todos los ciudadanos del país. Cnet informó que una filtración de la base de datos en 2019 mostró la magnitud del sistema de vigilancia china, capaz de registrar 6,8 millones de imágenes diarias de cámaras colocadas en alrededor de hoteles, parques, escuelas. Cada fotografía está acompañada de detalles los detalles de la persona identificada.

Otra parte del sistema de vigilancia usa las cámaras de los dispositivos móviles de los ciudadanos para imponer el control social.

El gobierno chino exige el uso del nombre real y el número telefónico personal de cada usuario para registrarse en las plataformas digitales, lo que vincula la presencia online con su verdadera identidad.

Para hacer cumplir la reglamentación de los juegos en línea, el gobierno no monitoreará directamente a los niños, sino que exigirá a las compañías de juegos vigilar que sus jugadores estén usando sus nombres reales y bloquear a los que intenten registrarse con alias o como incógnitos.

Empresas como Tencent usan la tecnología de reconocimiento facial para confirmar que los usuarios son verdaderamente quienes dicen ser. Esos sistemas han sido afinados desde las primeras restricciones publicadas en 2019, que limitaban el uso de video juegos de menores a 90 minutos diarios y prohibía jugar entre las 10 p.m. y las 8 a.m.

Esa legislación también limitó el monto que los menores podían gastar en micro transacciones dentro de los juegos, que variaban entre 28 y 57 dólares dependiendo de la edad del niño. A pesar de las restricciones, cada vez hay más denuncias de niños que vaciaron involuntariamente las cuentas bancarias de sus padres mientras jugaban.

La Dirección Nacional de Publicación y Prensa de China dijo que las nuevas restricciones buscan dar respuesta a un problema social. “Recientemente, muchos padres han informado que la adicción a los juegos de algunos adolescentes ha afectado salud física y mental y su vida escolar, causando un indescriptible sufrimiento a muchos padres y convirtiéndose en dolor en el corazón del pueblo”.

Las reglas aplican a los videojuegos online, pero, como suele ocurrir con todo en internet, existen muchas maneras evadir las reglas. Una manera es comprar una consola de video juego en el mercado negro donde existen unidades de PlayStation y Xbox adquiridas en el extranjero. Y cómo esos artefactos están configurados para seguir las leyes estadounidenses o japonesas, los usuarios seguramente podrán jugar tanto tiempo como lo deseen.

Sebastian Francois, un experto en la industria china de los videojuegos cree que los jugadores digitales más comprometidos encontrarán la manera de burlar las restricciones usando sistemas virtuales privados (VPNs) para acceder a plataformas de juego en el extranjero, o registrándose a los juegos usando las cuentas de sus padres o abuelos.

Fuentes: Fortune, Cnet, Mic, Bloomberg.

Historias que también te gustarán:

(VIDEO) Trucos para burlar la tecnología de reconocimiento facial

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.