Por qué China lanzó las maniobras militares más grandes de su historia cerca de Taiwán y cuáles son los riesgos

·8  min de lectura
Un avión de guerra A J-16 detectado en espacio aéreo de Taiwán
Un avión de guerra A J-16 detectado en espacio aéreo de Taiwán - Créditos: @-

PINGTANG, China.– China inició hoy las más importantes maniobras militares de su historia alrededor de Taiwán, en una demostración de fuerza tras la visita a la isla de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

En una escalada de las tensiones, Taiwán envió aviones de combate hoy para advertir que 22 aviones chinos se encontraban en su zona de defensa aérea.

Los 22 aviones chinos cruzaron brevemente la llamada “línea media” del estrecho de Taiwán, en el marco de vastas maniobras militares ordenadas por Pekín, denunció el Ministerio de Defensa de Taiwán. El ministerio indicó que ordenó desplegar “sistemas de misiles de defensa aérea” y un sistema de alertas para vigilar la trayectoria de los aparatos chinos.

La línea media es una coordenada no oficial pero de aceptación general, a medio camino entre las costas de China continental y las de Taiwán, una isla considerada por China como parte de su territorio. Las incursiones de algunas de las partes más allá de esa línea son poco frecuentes.

Pelosi, segunda en línea de sucesión presidencial, es la jerarca estadounidense de más alto perfil en visitar Taiwán en 25 años. Durante su paso por la isla, aseguró que su presencia fue para “dejar claro, de forma inequívoca”, que Estados Unidos no abandonará a Taiwán.

En respuesta, China prometió castigar a quienes le ofendieron y anunció los ejercicios militares en las aguas en torno a Taiwán, que incluyen algunas de las rutas marítimas más transitadas del mundo. Hoy realizó las mayores maniobras militares en la zona.

Los ejercicios militares chinos

Los ejercicios comenzaron al mediodía e incluyeron fuego real en aguas del norte, sur y este de Taiwán, que Pekín reclama como propias. La volatilidad en la zona del estrecho está en su peor momento en un cuarto de siglo.

El Ejército chino dijo alrededor de las 15.30 horas (7.30 GMT) que realizó múltiples disparos de misiles convencionales en aguas del este de Taiwán como parte de los ejercicios planificados en seis zonas diferentes que se extenderán hasta el mediodía del domingo.

El Ministerio de Defensa de Taiwán dijo que se habían disparado 11 misiles balísticos chinos Dongfeng en aguas cercanas a la isla. La última vez que esto ocurrió fue en 1996.

Las autoridades taiwanesas dijeron que los ejercicios violan las normas de Naciones Unidas, invaden su espacio y amenazan la libre navegación aérea y marítima.

Medios de prensa oficiales recuerdan que se trata de “maniobras militares a gran escala”, que incluyen disparos de artillería y misiles en seis áreas marítimas vedadas para la navegación y sobrevuelo, en un entrenamiento del Ejército Popular de Liberación (EPL). Esas áreas invaden las aguas territoriales e interiores de Taiwán, así como la Zona Económica Exclusiva de Japón.

Los ejercicios se centran en entrenamientos conjuntos con sesiones de bloqueo, asalto a objetivos marítimos, ataques a tierra firme y actividades de control del espacio aéreo, como parte de una prueba general de capacidades militares de combate y coordinación de tropas, según un despacho de la agencia de noticias Xinhua.

El ejército chino, con dos millones de efectivos, es el mayor del mundo y su armada tiene más barcos que la de Estados Unidos. Las fuerzas armadas de Taiwán no pueden compararse en número, pero ha prometido resistirse a las medidas coercitivas para imponer el dominio del Partido Comunista Chino sobre la democracia insular autónoma.

“Hará falta una dura diplomacia para restablecer un equilibrio estable”, dijo la politóloga de la Universidad de Stanford Kharis Templeman. “No sé cómo se desarrollará finalmente este enfrentamiento, pero creo que nos esperan unas semanas agitadas”.

Un cliente y un miembro del personal ven un informe de noticias sobre los ejercicios militares chinos, en un salón de belleza en Taipei, Taiwán, el jueves 4 de agosto de 2022.
Un cliente y un miembro del personal ven un informe de noticias sobre los ejercicios militares chinos, en un salón de belleza en Taipei, Taiwán, el jueves 4 de agosto de 2022. - Créditos: @Chiang Ying-ying

“Esta es la primera vez que el EPL lanzará artillería real de largo alcance a través del Estrecho de Taiwán”, publicó el periódico estatal Global Times antes del inicio de las maniobras.

Taipéi afirmó que monitorea de cerca los ejercicios y que sus fuerzas se preparan para un conflicto, pero que no lo busca. ”El ministerio de Defensa Nacional sostiene que mantendrá el principio de prepararse para la guerra sin buscar la guerra, con la actitud de no escalar el conflicto ni causar disputas”, dijo la dependencia taiwanesa en un comunicado.

A su vez, los ministros de Relaciones Exteriores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) alertaron el jueves que la situación “podría desestabilizar a la región y eventualmente provocar (...) conflictos abiertos y consecuencias impredecibles entre grandes potencias”.

¿Por qué China emprende estas acciones y qué busca conseguir?

China ha declarado cada vez con más fuerza que Taiwán debe quedar bajo su control, por la fuerza si es necesario, en desafío a Washington y a otros defensores de la democracia de la isla. La visita de Pelosi se produjo en un momento especialmente delicado, cuando el presidente chino y jefe de las fuerzas armadas, Xi Jinping, se prepara para buscar un tercer mandato de cinco años como líder del Partido Comunista en el poder. Xi no ha nombrado a ningún sucesor y ha acumulado amplios poderes a pesar de las críticas a su gestión de la economía, en parte como resultado de su enfoque de línea dura respecto al Covid-19 y de un marcado deterioro de las relaciones con Occidente.

Xi ha dicho que el destino de Taiwán no puede quedar sin resolver indefinidamente y oficiales militares estadounidenses han dicho que China podría buscar una solución militar en los próximos años. La Constitución china incorpora a Taiwán a su territorio nacional y su ley antisecesión de 2005 amenaza con una invasión si “se agotan completamente las posibilidades de una reunificación pacífica”, que se considera aplicable en caso de una declaración formal de independencia o de una intervención extranjera.

En esta foto publicada por la agencia de noticias china Xinhua, el presidente chino Xi Jinping, visita la comunidad de Guyuanxiang en el distrito de Tianshan en Urumqi, en la región autónoma uigur de Xinjiang, en el noroeste de China, el miércoles 13 de julio de 2022.
En esta foto publicada por la agencia de noticias china Xinhua, el presidente chino Xi Jinping, visita la comunidad de Guyuanxiang en el distrito de Tianshan en Urumqi, en la región autónoma uigur de Xinjiang, en el noroeste de China, el miércoles 13 de julio de 2022. - Créditos: @Yan Yan

El gobierno chino insiste en que Taiwán acepte su tesis de que la isla forma parte de China, cuyo único gobierno legítimo se encuentra en Pekín. Ante las amenazas militares de China y su incesante campaña para aislar diplomáticamente a Taiwán, los isleños apoyan mayoritariamente el statu quo de la independencia de facto. Este sentimiento se ha visto reforzado por la despiadada represión de los derechos políticos y la libertad de expresión en Hong Kong, que China ha promovido durante mucho tiempo como modelo para su futuro gobierno de Taiwán.

¿Cuál ha sido la respuesta de Taiwán y de Estados Unidos?

Taiwán ha puesto en alerta a su ejército y ha realizado simulacros de defensa civil. Aunque su fuerza aérea, su armada y sus 165.000 miembros son una fracción del tamaño de las de China, se han reforzado con armamento de alta tecnología y sistemas de alerta temprana destinados a dificultar al máximo una invasión china. La invasión de Ucrania por parte de Rusia, que China ha apoyado tácitamente, también ha servido de llamada de atención a Taipei, que ahora busca revisar su entrenamiento y sus tácticas.

Numerosos medios navales y militares estadounidenses están desplegados actualmente en zonas cercanas a Taiwán, incluido el portaaviones USS Ronald Reagan y su grupo de combate. Washington ha rechazado ampliamente las afirmaciones de China de que el Estrecho de Taiwán es territorio chino soberano y mantiene el derecho a navegar frente a los puestos de avanzada chinos en el Mar de China Meridional, a pesar de las protestas chinas.

Un equipo de rescate participa en un simulacro de respuesta de emergencia en la ciudad de Nuevo Taipei el 14 de julio de 2022.
Un equipo de rescate participa en un simulacro de respuesta de emergencia en la ciudad de Nuevo Taipei el 14 de julio de 2022. - Créditos: @I-HWA CHENG

¿Cuáles son los riesgos y cuánto durarán las tensiones?

No está claro si China intentará mantener las tensiones en un nivel alto incluso después de que finalice la actual ronda de ejercicios. Portavoces de los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa, de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Gabinete y de otros departamentos han prometido que la administración de la presidenta Tsai Ing-wen y el gobierno estadounidense pagarán un precio por la visita de Pelosi, pero no han dado detalles sobre cómo y cuándo se logrará ese objetivo.

Tras la visita, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, declaró a la Radio Pública Nacional de Estados Unidos que “la posibilidad de que se produzca algún tipo de incidente es real”, dada la magnitud de las maniobras chinas.

Dichas maniobras amenazan con interrumpir las cadenas de suministro mundiales, ya comprometidas por la pandemia de Covid y la guerra en Ucrania. Tocan puntos de rutas comerciales entre las más transitadas del planeta y de una importancia crucial, ya que conectan con el mundo las fábricas de semiconductores y equipos electrónicos del Este de Asia y también se utilizan para el transporte de gas natural.

“Creemos que lo que China está haciendo aquí no es responsable. Creemos que está escalando las tensiones innecesariamente”, dijo Sullivan.

El antiguo modus vivendi entre Washington y Pekín está siendo “seriamente cuestionado” por ambas partes, señaló Templeman, el politólogo de la Universidad de Stanford.

Washington ha contraatacado a Pekín con visitas de alto nivel, una relajación de las restricciones a los contactos oficiales y la venta de armas.

“Washington, en general, se ha vuelto mucho menos preocupado por ofender a China y mucho menos deferente con las demandas de Pekín relacionadas con Taiwán”, concluyó el experto.

Agencias AFP, ANSA, AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.